Cine PARA VER 13 PELÍCULAS FRANCESAS

En medio de la terrible crisis económica que azota a Europa y el mundo, el cine francés no sólo ha mantenido su ritmo de producción sino también ha incrementado su nivel de calidad —con algunas piezas notables como Un profeta, de Jacques Audiard y El silencio de la Lorna, de los hermanos Pierre y Jean-Luc Dardenne, que se han impuesto en numerosos festivales internacionales—  y ha ampliado su oferta temática. Año tras año, gracias al esperado y ya tradicional Festival de Cine Francés, los venezolanos podemos acercarnos a su producción más reciente para disfrutar durante unas semanas de un cine distinto, con profundos rasgos nacionales, que se mantiene incólume pese a todos los obstáculos económicos. Desde el viernes 24 de abril tenemos disponible una selección de 13 largometrajes que hablan muy bien de la industria cinematográfica de Francia. Esa vigésima cuarta edición de la muestra gala es posible gracias, de nuevo, al trabajo del circuito Gran Cine y de Queiroz Publicidad, los grandes propulsores del evento, con el respaldo de la Alianza Francesa y la Embajada de Francia en Venezuela. Ahora les comento las películas.

UN PROFETA (“Un prophète”, Francia, 2009), de Jacques Audiard. Uno de los platos fuertes del festival. Excelente drama carcelario que expone el juego del poder en una cárcel de la Francia de hoy. Condenado a seis años de prisión, el joven árabe Malik El Djebena apenas sabe leer ni escribir e ignora cuál es su idioma materno: francés o árabe. Constituye la representación de los inmigrantes en la Freancia de hoy. Cuando llega a la cárcel, completamente solo, es arrinconado por el cabecilla de la banda de corsos que domina la prisión. Le encomienda una serie de “misiones” que debe cumplir para hacerse más fuerte y ganarse la confianza del líder. Pero Malik es valiente y aprende rápido, e incluso se atreve a hacer sus propios planes. Pasa de ser un hombre sumiso a un hombre determinante. Muy buen guión y un a magnífica dirección. Obtuvo el Premio Especial del Jurado en Cannes el año pasado y fue postulada al Globo de Oro y al Oscar como película no hablada en inglés. Ganó 9 premios César de la academia francesa, incluyendo mejor película, director, actor principal y guión.

EL SILENCIO DE LORNA (“Le silence de Lorna”, Bélgica, Francia e Italia, 2008), de Pierre y Jean-Luc Dardenne. Otro de los platos fuertes.
Lorna es una joven albanesa residente en Bélgica, aspira a comprar un bar con su novio Sokol, para ello se asocia con Fabio, un mafioso que ha organizado un matrimonio de conveniencia entre Claudy y ella para que así pueda obtener la nacionalidad. Según el plan de éste, Lorna debería casarse más tarde con un delincuente ruso que también pretende adquirir la nacionalidad belga, pero para que este segundo matrimonio sea posible, Fabio planea asesinar a Claudy. Recibió el premio al mejor guión en el Festival de Cannes del año pasado.

EL ÚLTIMO DE LOS LOCOS (“Le dernier des fous”, Francia, 2006) de Laurent Achard. En la granja de sus padres, Martin de once años, asiste desamparado a la desintegración de su familia: Su madre encerrada en el mundo que la rodea no sale de su cuarto; su hermano mayor se ahoga en alcohol, mientras su padre es solo un espectador impotente de la desintegración familiar. Este segundo largometraje de Achard es sobre un niño de once años que asiste desamparado a la desintegración de su familia que vive en una granja. Obtuvo el premio Jean-Vigo e igualmente el premio de la puesta en escena en el Festival de Locarno.

ASESINAS (“Meurtrieres”, Francia, 2006), de Patrick Grandperret. Nina y Lizzy se conocen en el hospital psiquiátrico donde ambas están ingresadas. Nina, atormentada por la culpa, sufre una depresión desde la trágica muerte de su padre. Lizzy, una chica algo desequilibrada, permanece en el sanatorio tras su último intento de suicidio. Un sábado por la noche Lizzy convence a Nina para escapar de la clínica y salir a quemar la ciudad. Juntas se sienten fuertes y eufóricas, sin suerte y sin dinero pero con un montón de sueños; hasta que un hombre irrumpe en su camino e impone un cambio de planes. Es el viaje trágico de dos adolescentes en libertad. Una historia inspirada en hechos reales, que fue presentada en Cannes en la sección Una Cierta Mirada.

DE UN DÍA PARA OTRO (“Du jour au lendemain”, (Francia, 2006), de Philippe Le Guay y con Benoît Poelvoord. La vida es ingrata para François Bethier: un perro le aúlla todas las noches sin dejarlo dormir, su cafetera le explota en la cara por las mañanas y su jefe lo humilla y amenaza con despedirlo. Extrañamente, de un día para otro, todo lo que era violento o molesto para François se transforma como si fuera un milagro. Una comedia con rasgos del absurdo.

EL PRIMERO QUE LLEGUE (“Le premier venu”, Francia y Alemania, 2008) de Jacques Doillon. Se trata de la continuación perfecta de las líneas exploradas por el cine de su autor desde hace ya casi cuarenta años: el trabajo minucioso de los diálogos, la tensión milimétrica entre los gestos, las miradas y las palabras que engloban ese mundo cómicamente dramático de los personajes doillonianos por excelencia. Y el punto de partida es Camilla, una chica de alrededor de veinte años que decide ponerle un poco de emoción a su vida anónima, grisácea y solitaria, de la forma más sencilla posible: saliendo a encontrar una pareja, con cualquier persona que venga.

EL ÚLTIMO COMBATIENTE (“Denier maquis”, Francia y Argelia, 2008) , de Rabah Ameur-Zaimeche. Se presentó en la Quincena de los Realizadores de Cannes y trata sobre un grupo de trabajadores mecánicos inmigrantes. Muestra un universo completamente hermético en el que Mao, el patrón, intenta lograr la paz social acometiendo la construcción de una mezquita. No obstante, los verdaderos problemas de la comunidad surgen cuando el patrón decide nombrar al imán sin el consenso de los demás.

EN LA VIDA (Dans la vie, Francia, 2008) de Philippe Faucon. Esther, quien tiene religión judía, necesita de cuidados constantes. Pero su mal humor acaba con la paciencia de todas las enfermeras que están a cargo de su cuidado. De pronto, una mujer llamada Halima, musulmana practicante, se encarga de Esther. Inesperadamente, las dos mujeres congenian. Gracias a la energía de Halima, Esther vuelve a tener ganas de vivir.

FRANCIA (“La France”, Francia, 2007) de Serge Bozon. Otoño de 1917. A lo lejos la guerra. Camille vive pendiente de las noticias de su marido. Un día recibe una nota de ruptura. Trastornada y dispuesta a todo decide vestirse de hombre para buscarlo. Descubrirá lo que no pudo imaginar y nadie le dijo: lo que es Francia en la realidad. Propone un nuevo enfoque al tema de la Primera Guerra Mundial. Fue galardonado con el Premio Jean Vigo en mayo de 2007, y también fue presentado en la Quincena de los Realizadores de Cannes.

LA HORA CERO (“L’heure zero”, Francia, 2006) de Pascal Thomas. Este realizador adapta por segunda vez una novela de Agatha Christie, después de hacerlo en 2005 con La desaparición de Madame Rose. De nuevo cuenta con la colaboración de André Dussollier y de su actriz favorita Catherine Frot para narrar esta historia de crimen y misterio cuya investigación no la lleva a cabo alguno de los famosos personajes de Christie, Miss Marple o Hércules Poirot, sino el superintendente Battle, rebautizado en la cinta como el Comisario Bataille.

LOS QUE QUEDAN (“Ceux qui restent”, Francia, 2007) de Anne Le Ny. Sus personajes Bertrand y Lorraine son los que quedan, los que merodean los pasillos haciéndose preguntas prohibidas, hablan fuerte en la cafetería y fuman a escondidas en la azotea del hospital. Todo para soportar la culpa de estar vivos, han decidido ayudarse a vivir y a seguir amando. La actriz Anne Le Ny debuta tras las cámaras con este film cuyo guión también le pertenece. Pone en escena a dos intérpretes reconocidos como lo son Vincent Lindon y Emmanuelle Devos en un drama nominado a los César como mejor ópera prima y guión original. Se trata de la relación de dos seres en medio del amor, la enfermedad y la muerte.

ME LLAMO ELIZABETH (“Je m’appelle Elisabeth”, Francia, 2006), de Jean-Pierre Améris. Betty es una niña de 10 años asustada por fantasmas y rincones oscuros. Cuando su hermana es enviada a estudiar fuera de la ciudad, ella se queda sola entre sus padres en proceso de separación y una nana casi muda. Un dia Yvon, internado en un asilo adjunto a la casa, se escapa de alli. Betty lo esconde varios dias en la cabaña de su jardin conviertiéndolo en su confidente y mejor amigo. Una niña esconde a un loco escapado de un asilo dirigido por su padre.

QUIEN ME AME, QUE ME SIGA (“Qui m’aime me suive”, Francia, 2006) de Benoît Cohen. Maxime es un médico brillante con una vida cómoda hasta el día en que encuentra a China que es cantante, entonces Max decide participar en un grupo de rock, trastornando su mundo.

About these ads

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en 1 y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s