PDVSA en dos tiempos MEMORIAS PETROLERAS, por Carlos Rasquin

Cuando en el año 1974 el gobierno de Carlos Andrés Pérez anunció el propósito de nacionalizar la industria petrolera, se generó un sentimiento de entusiasmo y orgullo venezolanista, de poder disponer de ese emporio productivo. También se acompañó de dudas y resquemores sobre la capacidad de los nacionales, para sostener la operatividad y beneficios de tan compleja y enorme tarea. Había inevitablemente, el temor de que se reprodujeran la improvisación, el desorden, la incompetencia, la corrupción e inestabilidad, que se veía en muchos ministerios y entidades públicas.

Para tranquilidad y beneplácito de todos, Petróleos de Venezuela no colapsó, sino se desarrollo con fluidez y éxito, siendo considerablemente preservada de la rebatiña partidista en los cambios de gobierno, convirtiéndose en la mayor empresa petrolera estatal del mundo.

Al comienzo del gobierno de Chávez, se iniciaron designaciones de directivos principales, o con clara falta de méritos, o francamente ajenos a la industria, pero que ofrecían simpatía y sujeción al gobierno central. No interesaba la eficiencia, solo importaba la lealtad al ejecutivo.

Esto trajo gran malestar en PDVSA, donde había una cultura de méritos comprobados, bastante respetada. Al malestar en PDVSA, se sumo el malestar nacional, por la imposición de 47 leyes, por vía habilitante, que violentaban instituciones y derechos de amplios sectores del país, lo cual llevó a paros generales (abril 2002) y luego a un paro petrolero, que fue una huelga casi unánime de los empleados de PDVSA. Fue un conflicto grave, ante el cual el gobierno tenía una rígida intención de no negociar y terminó expulsando a 19.000 empleados.

Transcurridos 10 años de esa crisis, no se puede entender alguna lógica o sentido válido en tan atroz decisión. Los petroleros de entonces, fueron tratados como enemigos del gobierno y dañinos para el país, a pesar de no haber sido activistas políticos durante mucho tiempo, y ser un contingente de indiscutible capacidad y rendimiento laboral y productivo. Dos eventos históricos destacan, La huelga petrolera del año 36, a un año de la muerte de Gómez, breve, pero concientizó y movilizo reivindicaciones y promoción de organizaciones sindicales y partidistas. La otra experiencia fue una protesta en el año 50, tiempos de dictadura, que costo el despido de trabajadores y sindicatos, hasta el año 58

La decisión de exterminio de esta legión de ciudadanos honestos y de alta utilidad para el país, con el pretexto de ser una amenaza, seguirá siendo un absurdo y un enigma. Avanzar y ejecutar esa mutilación a ese noble segmento de la fuerza productiva y haber eludido toda negociación, solo es explicable en razón de oscuros sentimientos de aversión a toda expresión de valía y eficiencia, que no se someta en obediencia y sumisión, al pretendido orden popular. Los supuestos socialistas, sofocaron una huelga, eliminando a los trabajadores.

La mitad del país quedo estupefacta y adolorida. Otra mitad guardó silencio y fue hipnotizada con la consigna del asaltante que reparte el botín: ahora PDVSA es de todos (¿?). Lo cierto es que PDVSA fue otra. Pobre nivel técnico, productividad estancada, desgaste en tareas demagógicas, proliferación de derrames y accidentes en todas las instalaciones, hasta llegar a la enorme tragedia de Amuay, clara y lógica expresión de una PDVSA desbaratada.

Mi hermano Edgar fue el gerente general de ese complejo de refinación Cardón-Amuay. Formado en universidades de alto nivel, con más de 20 años de excelente servicio, con admirable dedicación, al igual que todos los que hacían equipo con él. Participó en el paro del 2002 y se mantuvo en su casa en Cardón, resistiendo al desalojo que pretendió hacerle a él y a su familia, la Guardia Nacional. Estuvo así aislado una semana, con su esposa y sus tres menores hijos.

Solo nos pudimos comunicar con ellos, con ayuda de Globovisión. Mis padres y mis cuatro hermanos, nos presentamos en Aló Ciudadano y desde ese espacio recibieron bendiciones, el afecto y el aliento de los suyos. Al tiempo, como otras 19.000 familias, tuvieron que migrar del país, pues no cesó el cerco y el asedio. Con pesar, se regaron por todo el mundo, donde aportan su experiencia y generan alta productividad.

En fin, dos ejemplos de intervención en la industria petrolera. En el 1975, la bien pensada y madurada nacionalización, que fue una experiencia viable y conveniente para el desarrollo laboral, tecnológico y productivo del país. Después, la intervención conflictiva y destructiva del 2002, realizada en la vorágine de un saqueo populista, que comenzó con un el atropello y expulsión del valioso equipo humano que se logró en décadas y ha seguido en desastres continuos, hasta esta tragedia que ha costado equipos y decenas de ciudadanos.

¿Que nos ha pasado, que hemos permitido que todo se dañe a tal extremo?

* Carlos Rasquin es psiquiatra y psicoanalista.

carlosrasquin@gmail.com

About these ads

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en Otras voces y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s