Cine: MEMORIA DE UNA MUJER EN LA OSCURIDAD

olga.jpgMás de tres millones de espectadores convirtieron Olga en la película brasileña más exitosa de 2004. Sobre la base del guión de Rita Buzzar surgió la ambiciosa adaptación del libro homónimo de Fernando de Morais —que en 1985 fue un best seller en todo Brasil— dirigida por Jayme Monjardin, un realizador que proviene del mundo de la televisión. Es la película que el Instituto Cultural Brasil Venezuela presenta el próximo miércoles 20 de septiembre a las 6:45 p.m.

El film recrea de forma espectacular la vida de Olga Benário, la militante comunista alemana que en 1924 conoció en Moscú al líder revolucionario brasileño Luís Carlos Prestes, de quien se enamoró y a quien acompañó en la lucha clandestina contra el primer gobierno de Getúlio Vargas, en los albores del nazismo. Cuando escribo espectacular me refiero al despliegue de recursos de producción que permiten reconstruir los ambientes de Berlín, Moscú, Río de Janeiro y los campos de concentración nazi. Un dato: leí que las escenas ambientadas en el crudo invierno de estos últimos fueron totalmente filmadas en Bangu, uno de los barrios más calientes de Río de Janeiro.

Pero más allá de un innegable empaque de calidad internacional, lo importante de Olga reside en la trágica historia de esta judía alemana cuya vida evolucionó desde el dogmatismo marxista que en 1924 la obligó a abandonar a su burguesa familia berlinesa para incorporarse a la Unión Soviética hasta el inmenso drama personal y colectivo de los judíos que fueron a alimentar la cámara de gas hitleriana. Entre uno y otro extremo, el personaje se desarrolla, evoluciona, se convierte en otra persona. Olga deja de ser aquella militante ortodoxa, ajena a las veleidades pequeñas burguesas del amor y los sentimientos para descubrir, incluso, la intensa fuerza del amor materno. Si bien buena parte del relato aborda la relación afectiva entre ella y Luís Carlos Prestes, el nervio central de la película es la transformación de Olga, registrada como una experiencia mucho más importante que la trascendencia de Prestes como líder político. Estamos hablando de una mujer que fue entregada embarazada a Hitler por Getúlio Vargas. Una historia que merece ser contada para desmitificar la figura de un gobernante que fue no sólo un dictador sino, sobre todo, un fascista. El mismo hombre que se suicidó en 1954 durante su segundo gobierno.

El éxito del libro de Fernando de Morais y del film de Jayme Monjardin hay que buscarlo más en el campo del melodrama que de la historia rigurosamente citada. Lo cual es una virtud y un defecto al mismo tiempo, pues como virtud permite desacralizar las figuras políticas para presentarlas como seres humanos, pero como defecto las limita al campo del melodrama. No en balde el realizador proviene del terreno de las telenovelas y Olga es su debut como director de cine. Este desequilibrio se evidencia en unos diálogos más adecuados para el lenguaje de la televisión que para el cinematográfico.

Camila Morgado, también proveniente de la pantalla pequeña, se destaca de manera extraordinaria en su debut en el cine por su interpretación como Olga Benário. Ella es el centro dramático de la película. Su rostro, su mirada, sus palabras, sus gestos son determinantes. Su presencia opaca a otros intérpretes. Ella es Olga.
Si quiere ver esta película brasileña, que por ahora no estará disponible en las salas comerciales, acuda el próximo miércoles 20, a las 6:45 de la tarde, a la sede del Instituto Cultural Brasil Venezuela ubicada en la avenida San Felipe de La Castellana.

 

OLGA (“Olga”), Brasil, 2004. Dirección: Jayme Monjardin. Guión: Rita Buzzar, sobre la novela de Fernando Morais. Fotografía: Ricardo Della Rosa. Edición: Pedro Amorim. Música: Marcus Viana. Elenco: Camila Morgado, Caco Ciocler, Edgar Amorim, Odilon Wagner.

Anuncios

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en Cine y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s