Gerver Torres GRAN APAGÓN

gerver-1.jpgPara algunos venezolanos puede resultar paradójico que un gobierno que se encuentre estatizando todas las empresas eléctricas del país, tenga un apagón como el que ocurrió el martes en casi todo el territorio nacional. Se supone que estatizan para ampliar y mejorar la cobertura de los servicios. En realidad no es ninguna paradoja. El apagón es un resultado esperable de las políticas que se están ejecutando y, por ello, si algo podemos predecir con bastante certeza son los apagones que se están produciendo y los que vienen. Pueden llegar a ser tantos que podría terminar siendo más apropiado hablar de los alumbrones, o sea de los momentos en que vuelve la electricidad.

Lo dramático del asunto es que estos apagones son cosas de las que el mundo sabe ya muchísimo. Una de las cosas que sabe es que el Estado debe dedicarse a la regulación del sector y dejar a los privados, hasta donde sea posible, la generación, transmisión y distribución de la electricidad. Un estudio reciente del Banco Mundial, que evalúa las experiencia de mas de 77 países en desarrollo en los cuales el Estado ha ampliado considerablemente la participación de los privados en el sector eléctrico, concluye que los resultados han sido muy positivos en aumento de producción, cobertura, calidad, facturación y cobro, así como en la disminución de perdidas en la distribución. Por esa razón, el sector eléctrico sigue siendo una de las áreas que recibe mayor inversión privada, nacional y extranjera en el mundo entero…menos en Venezuela, Cuba, Bolivia y otros pocos, en los cuales lo que hay son apagones.

Los apagones de carácter nacional se sumarán a los otras expresiones cotidianas de la revolución: la escasez, la inseguridad, la corrupción. El apagón antes que eléctrico, es un apagón del cerebro, de las ideas, de la inteligencia de nuestros gobernantes. La revolución hace tiempo que perdió la luz y sin luz quiere dejar a Venezuela.

gerver@liderazgoyvision.org

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en 1. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s