Cine DOS DESTINOS QUE CASI SE CRUZAN

En la sorprendente Play, su ópera prima, la realizadora chilena Alicia Scherson establece una mirada distinta sobre la cotidianidad urbana de América Latina. En una Santiago en pleno verano surgen dos personajes y dos caminos que casi se cruzan, que casi marcan un después. En una calurosa mañana Tristán, un hombre de clase media de 33 años, pierde el empleo, su novia lo deja por un ruso y un maleante le roba el maletín que guarda buena parte su vida. Al día siguiente Cristina, una chica mapuche que vino del Sur y trabaja cuidando a un anciano húngaro, encuentra el maletín de Tristán. Comienza entonces una relación a distancia llena de sorpresas y equívocos pero también de verdades.

Play surge como una película chilena con rasgos muy particulares que la distinguen de las tendencias que cruzan el cine latinoamericano. Es una obra de intimidad, de identidad cercana, de circunstancias específicas. Tristán y Cristina son personajes diferentes pero afines. Son los protagonistas de una historia casi anónima perdida en las multitudes. Scherson se convierte en una especie de voyeur que presta sus ojos al espectador para que pueda seguir a una indígena que a su vez sigue a un hombre que ignora que es seguido, especialmente porque a menudo ignora lo que sucede a su alrededor.

Él arrastra su falta de ambición, su pesimismo crónico, su incapacidad para adaptarse a los otros seres humanos y a la vida que lo rodea. Su novia lo abandona porque no prefigura un futuro normal con él. Su madre ciega —vaya símbolo— lo ignora cariñosamente mientras vive un affair con un mago argentino. Los trabajadores de la construcción donde labora Tristán no saben si forma parte de ellos o de la patronal. Hasta un loco lo confunde con un tal Walter y le propina una pequeña paliza. En un momento dado, Tristán es un hombre detenido en el presente, sin futuro, con un pasado que poco le sirve.

Cristina, en cambio, escapa de un mundo rural para sumarse a la capital, desde donde guarda distancia de su madre. En sus ratos libres controla a los personajes de los videogames, pulsando el play con destreza y capacidad de manipulación. Pero sobre todo, allí en la calle, descubre el maletín de Tristán y aprende todo de él: su amor, su trabajo, su madre, sus gustos. Y lo sigue, lo observa, lo estudia, incluso lo salva. Aunque él ni su antigua novia ni la enfermera sepan que ella es quien lo ha salvado. Una especie de ángel que ha querido jugarc on él como si estuviese en un videogame. Pero los juegos, como todo, se acaban.

Esta novel realizadora nacida en Santiago hace 34 años dejó su profesión de bióloga para irse en 1994 a estudiar en la Escuela de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, en Cuba, donde filmó varios cortos en 16 mm, y luego ganó una beca Fullbrigh que la llevó a Chicago en 1999 para culminar un máster en bellas artes. Su primer trabajo de largometraje revela su capacidad para atrapar la intimidad de sus personajes y para expresarlos de una manera distinta, personal, poco común. Tendremos que esperar un segundo film para saber por dónde anda sus talentos. Si la quiere ver, acuda a la sala de la Cinemateca Nacional en el Celarg de Altamira.

PLAY, Chile, Argentina y Francia, 2005. Dirección y guión: Alicia Scherson. Producción: Sergio Gándara y Macarena López. Fotografía: Ricardo de Angelis. Montaje: Soledad Salfate. Música: Joseph Costa y Marc Hellner. Elenco: Viviana Herrera, Andrés Ulloa, Juan Pablo Quezada, Aline Kuppenheim, Coca Guazzani, Jorge Alis y Francisco Copello, entre otros. Distribución: Amazonia Films.

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en 1 y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s