Política ficción ¿DÓNDE ESTÁ EL GRAN HERMANO?

Arriba, el Gran Hermano siempre está arriba, observándolo todo y vigilando a todos. George Orwell lo dibujó con precisión en 1984, en un brillante ejemplo de literatura de anticipación escrito en 1948, pocos años después del término de la Segunda Guerra Mundial, en una clara alusión a una sociedad sometida al poder del totalitarismo y la autocracia y donde el Gran Hermano controla todo y ningún ciudadano tiene vida propia, independiente, personal. Tal es la idea que brota con fuerza entre nosotros cuando percibimos la amenaza del decreto que crea el Sistema Nacional de Inteligencia y Contrainteligencia en el marco de la Ley Habilitante.

Un sistema que establecerá redes sociales de delación sobre la base del miedo o de la conveniencia política. Nadie estará seguro de nada. Nadie confiará en el vecino. Todos viviremos bajo sospecha. Como pasaba durante la dictadura de Marcos Pérez Jiménez en nuestro país. O como sucedió durante los regímenes militares en el Cono Sur a mediados de los setenta. O como aconteció en Rumania o la República Democrática Alemana en la época del comunismo en Europa Oriental. ¿Por qué el gobierno se apura en aprobar la Ley del “Sapeo”, como se la llama? Porque el país se desborda por los cuatro costados. Porque tras casi diez años de “revolución” gatopardiana persisten o se acentúan problemas tan graves como la trágica inseguridad personal, la inflación indetenible, la escasez de alimentos, las extendidas fallas de infraestructura, la ausencia de un sistema de seguridad social, el control total e ineficaz de la economía, la erosión conceptual del sistema educativo y la dilapidación de 900 mil millones de dólares. Todo esto lo está viendo el Gran Hermano desde arriba. Pero la gravedad de este decreto ley es tal que distintos sectores de la sociedad venezolana han comenzado a reaccionar de forma decidida. Tal vez pasemos a otro clásico de Orwell: Rebelión en la granja.

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en 1 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s