Cine LA BASE MILITAR DE LA VERGUENZA

Lo primero que vemos es el rostro de George W. Bush en el momento en que afirma: «los tipos que están en Guantánamo son malos». Se refiere a los prisioneros de la base militar norteamericana ubicada en un costado de Cuba. Corte al rostro preocupado de Tony Blair, quien mira a lo lejos sin mucha certeza. Comienza entonces El camino a Guantánamo, un documental dramatizado que narra la historia de «los tres de Tipton», aquel trío de muchachos británicos de origen paquistaní que en septiembre de 2001 —a escasos días de los atentados contra Nueva York y Washington— fueron a una boda en Pakistán y cruzaron la frontera con Afganistán, donde fueron hechos prisioneros y acusados de formar parte de Al-Qaeda y, posteriormente, llevados a la base militar en Cuba, escenario de torturas y vejaciones infrahumanas. Tres años después, ya declarados inocentes, los tres muchachos de Birmighan contaron su historia a los cineastas ingleses Michael Winterbotton y Mat Whitecross. El resultado es una obra fuerte que conmueve por su valor testimonial.

Tras las primeras imágenes de una vida tranquila en las midlands, surgen las imágenes de los preparativos del viaje a Pakistán que se intercalan con los testimonios de los tres amigos que cayeron prisioneros. Con un montaje ágil se cuenta cómo deciden ir a Afganistán y la dramatización se intensifica cuando tres de los jóvenes fortuitamente caen prisioneros de la Alianza del Norte y luego son enviados a Cuba como sospechosos de ser miembros de Al-Qaeda. Los acompañan muchos otros que están ahí por razones igual de fortuitas.

Las torturas, los interrogatorios y las inhumanas condiciones de cautiverio son mostradas no tanto como un ejemplo de crueldad, sino de estupidez. La vívida reconstrucción de la experiencia en la isla no trata tanto de denunciar lo que ya se sabe sino de dejar un testimonio para el futuro, para cuando autoridades más racionales encuentren formas más racionales para luchar con el terrorismo islámico. Los detalles de todo lo que pasaron estos tres jóvenes están ahí para que nada se olvide, de modo que los futuros gobiernos de EE.UU. y el Reino Unido recuerden esta vergüenza cuando tengan que tomar otras decisiones ante otros problemas.

Más allá de la infamia con que cargará el gobierno estadounidense por la base en Cuba y el uso que le da, el documental también pone el acento en la participación británica en este caso. La acción sugiere discretamente que la inmediata presunción de culpabilidad que asumen los funcionarios británicos que interrogan a los jóvenes se debe tanto a la posición sumisa del gobierno británico ante EE.UU. como al hecho de que los acusados son morenos y no tienen nombres anglosajones ni celtas.

Esta película ganó el Oso de Plata a la mejor dirección en el Festival de Berlín, y cuando los actores y dos de los ex presidiarios volvían a Inglaterra fueron retenidos en el aeropuerto por la policía inglesa, insultados y hostigados. Tal vez este “premio” fue más valioso que el obtenido en Alemania pues es la prueba fehaciente de que el documental pegó donde más duele. Que, a fin de cuentas, es de lo que se trata todo esto.

EL CAMINO A GUANTÁNAMO («The road to Guantanamo»), Reino Unido y Pakistán, 2006. Dirección y guión: Michael Winterbotton y Mat Whitecross. Fotografía: Marcel Zyskinf. Montaje: Michael Winterbotton y Mat Whitecross. Música: Harry Scott y Molly Nyman. Elenco: Riz Ahmed, Frahad Harum, Waggar Siddiqui y Afrad Usman, entre otros. Distribución: Amazonia Films.

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en 1 y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s