Teatro PARA ALDEMARO, CON NOSTALGIA Y RESPETO

El 15 de septiembre de 2007 Aldemaro Romero entró en una dimensión aún más compleja, rica y legendaria. Con su muerte surgió la percepción de la ausencia, la comprensión de un legado que nos pertenece a todos los venezolanos y la nostalgia por una vida y una obra que trasciende la eterna y necia división entre los académico y lo popular. Esto es lo que nos permite conmovernos cuando vemos Aldemaro, ese homenaje musical y teatral que Federico Pacannins escribió, produjo y dirigió para que los demás recordáramos y disfrutáramos, de nuevo, a este maestro legendario.

Música, baile y actuación constituyen los soportes de este experimento escénico que se despliega como un acto amoroso en el que la amistad y la admiración dominan el desarrollo dramático. Es una suerte de crónica biográfica que se expresa, por una parte, como relato casi lineal sobre su biografía y, por la otra, como reconstrucción musical de su trayectoria. Lo cierto es que Pacannins no pretende otra cosa que homenajear al maestro de una manera legítima y personal.

En el primer caso, Beatriz Vázquez y Rafael Romero urden la trama siguiendo los pasos de Aldemaro —desde su Valencia natal y durante más de setenta años como melómano, compositor, intérprete, director orquestal, promotor cultural y tantos oficios más que ejerció desde una formación autodidacta. Actor y actriz, Romero y Vázquez encarnan la voz de la representación, que conduce a una postura más comprometida, más crítica con respeto al entorno cultural venezolano.

En el segundo curso narrativo, un muy eficiente quinteto de cantantes y bailarines interpreta la música criolla, el género cañonero, el bailable, el jazz, la música académica y la Onda Nueva de su inspiración. Canciones como De repente, Me queda el consuelo, Mambo timbal, De Conde a Principal, Quinta Anauco, Hablaré catalán, El catire, Esta noche me voy a emborrachar con mi mujer, Poco a poco y Tonta, gafa y boba conforman este recorrido por su repertorio. Algunos echamos en falta Doña cuatricentenaria, homenaje de un valenciano a su Caracas adoptiva, pero entendemos que no es posible incluir todas las creaciones de Aldemaro.

El quinteto compuesto por Sandra Yajure, Marcia Piña, Judy Buendía, Andrés Barrios y Jerry de Los Ríos desarrolla un trabajo interpretativo admirable. De una manera muy profesional, el qunteto desecha los estereotipos del musical y logra comunicar la importancia del personaje real que no acepta vivir acorralado por el miedo.

ALDEMARO. Libreto, dirección y producción: Federico Pacannins. Coreografía: Sandra Yajure. Dirección de arte: Carmen García Vilar. Dirección Musical: Jerry de Los Ríos con Antonio Mazzei en el piano, Gustavo Borrero en el bajo y Willy Díaz en la batería. Cantantes/actores: Sandra Yahjure, Marcia Piña, Judy Buendía, Andrés Barrios y Jerry de Los Ríos. Cronistas e intérpretes: Beatriz Vázquez y Rafael Romero.

Anuncio publicitario

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en 1 y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s