Iván Simonovis AQUEL 11 DE ABRIL

ivan-simonovis-21El 11 de abril del 2002 convergieron más de 100.000 personas; entre ellas, miembros de mi familia, amigos queridos, vecinos de toda la vida, así como gente de todas partes que confiaban en nosotros, eran tiempos de cambio y progreso para la policía venezolana. Seguramente, usted mismo que ahora me lee estuvo ahí y fue testigo de lo que aquí relato. Nuestro deber era defenderlos a ustedes y eso fue lo que hicimos hasta el final, incluso ahora, desde nuestras celdas. Porque hemos decidido que aún condenados a 30 años de injusta sentencia defenderemos la verdad y contaremos tantas veces como sea necesario lo sucedido. Para encubrir a los verdaderamente implicados en la masacre del 11 de abril se requerían culpables, funcionarios de diferentes niveles a quienes echarles fácilmente los 19 muertos encima. Y es aquí donde entramos en este juego político los 3 comisarios y los funcionarios de la Policía Metropolitana. Nuestros nombres y cargos han sido utilizados como bomba de humo para despistar a la masa, mientras los nombres de los verdaderos autores intelectuales y materiales se han ido desdibujando gracias a esta macabra estrategia.

Para montar la pantomima de nuestro juicio requirieron esfuerzo extra al que inicialmente tenía planteado: se presentaron más de 5.700 fotos, declararon cerca de 200 testigos, se mostraron más de 30 horas de videos, se dieron cita a 40 expertos para que prestaran su testimonio. Como si esto no fuera suficiente, se revisaron 50 experticias de todo tipo, sin embargo, con toda esta información, aún 7 años después de estos sucesos, la Fiscalía no ha encontrado ninguna prueba que nos incrimine, porque simplemente no existen.

Desesperados, buscaron y buscaron la manera de culparnos, pero no lo consiguieron y aún así nos sentenciaron hasta a la pena máxima.

En el caso de los funcionarios de la Policía Metropolitana no hay ni una sola prueba dentro de las 400 armas sometidas a experticia que los señalen como responsables, sin embargo, resuelta irónico, que aunque todos vimos en fotos y videos a cerca de 60 pistoleros ubicados en Av. Baralt y Puente Llaguno disparando a una masa de gente desarmada, sólo algunos fueron a juicio… y para colmo, todos ellos fueron absueltos porque NO se pudo demostrar su responsabilidad en ningún caso (cabe acotar que en un proceso más que expreso, duró sólo 3 meses).

Muchos dicen «vamos hacia una dictadura»; pues no señores, permítanme corregirles: «ESTAMOS en una dictadura» y nuestro caso y condena son sólo alguno de los elementos que así lo comprueban. Y si no es así, ¿por qué este juicio estuvo tan plagado de irregularidades desde su inicio? ¿Por qué este juicio se tardó tanto, convirtiéndose en el mundialmente reconocido «juicio más largo de la historia»? ¿Por qué el gobierno tuvo que poner tantos peones a trabajar para defender algo que evidentemente no era cierto? Me refiero a que la jueza del juicio del 11-A, llamada Marjorie Calderón Guerrero, es la esposa de un reconocido y muy conectado activista político del PSUV (partido del Presidente de la República Hugo Chávez) en el Estado Aragua, conocido como «El Chino». Por otra parte, la fiscal del Ministerio Público, llamada Haifa Aissami, cabeza principal del Ministerio Público en el caso, es hermana germana del actual ministro Tarek El Aissami. ¿Acaso les convenía?

¿Por qué se aplica la máxima sentencia si ninguno de los 196 testigos que declararon en el juicio atribuyó responsabilidades individuales de ninguno de los acusados? ¿Por qué si el comisario Domingo Chávez, del Cicpc y líder del equipo que se encargó de la investigación de los sucesos del 11 de abril, declaró durante el juicio que la investigación NO encontró elemento alguno o pruebas que demostraran que alguno de nosotros hubiera dado a nuestros subalternos órdenes de disparar para matar a personas el 11 de abril, así como tampoco de suministrarles armas (curioso resulta que estos dos son los hechos imputados en la acusación fiscal), recibieron 30 años cada uno? ¿Por qué cuando Chávez se «entera de la condena dice: «estoy de plácemes con esta sentencia», manifestando abiertamente sentirse complacido, como si se tratara de una ofrenda o sacrificio humano hecho por y para él?

El 3 de abril a las 11:45 am. fui juzgado a 30 años de presidio, sin derecho a ningún beneficio y basta con sacar un simple cálculo para entender que la muerte me alcanzará antes de cumplir esta condena. Sentado acá, en la soledad de este calabozo que me ha hecho entender las cosas desde otra perspectiva, no puedo dejar de pensar en lo que me esperaba ese día, justo después de despedirme de mis esposa e hijos, cuando salí a cumplir mi deber como desde hacia 23 años para aquel 2002… y es por ello que les digo «reaccionen pueblo». Esto nos está pasando a todos. No sólo a nosotros. El líder que estamos esperando para salvarnos está dentro de cada uno de nosotros. Actuemos antes de que Venezuela sea una gran cárcel por sí misma.

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en 1 y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Iván Simonovis AQUEL 11 DE ABRIL

  1. Prudencia dijo:

    Amigo! Simonovis, le digo que desde mi humilde hogar observo lo que pasa en este pais, se me hace un vacio en el estomago, ya que tengo hijos que apenas estan finalizando su carrera profesional y quisiera verlos formados aqui en mi Venenezuela, con sus familias y pensar por lo que ustedes estan pasando me da terror sin embargo durante todos estos ocho años, ya tratando de alejarme de las histerias colectivas, y de pensar que estoy un poco por encima de todo esto quisiera sugerirle que aun manteniendo su inocencia le dieran otro enfoque al caso de ustedes, ya que creo que esto no fue un hecho fortuito, esto estuvo planificado por varias personas de un lado y de otro y traten sus abogados de responsabilizar y sacar la verdad al aire, por que de ser como yo creo el alto mando militar de esa epoca, los politicos mas comnotados y empresarios estan involucrados en esto, no creo justo que sean ustedes los que tengan que cargar con este fardo.
    Saludos amigos, se que nunca habra una palabra de consuelo, ya que solo el que esta pasndo por la pena sabe cuanto sufre, FE Y ESPERANZA se que mas tarde que temprano se sabra la verdad.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s