Cine NOVELA DE ESTACIÓN

Crimen de autor 2

El escritor Pierre Laclos se libera de su "dueña" Judith Ralitzer en "Crimen de autor" de Claude Lelouch.

Autor de medio centenar de películas, Claude Lelouch supera los 70 años de edad y, sin embargo, se mantiene muy activo. Sus filmes tienen un sello personal que identifica un estilo narrativo muy propio en el que el encuadre y la angulación de sus imágenes son fundamentales. Desde que Un hombre y una mujer ganó la Palma de Oro de Cannes en 1966 y después el Oscar como película no hablada en inglés, la suerte le ha sonreído. Su filmografía es no sólo numerosa sino heterogénea. Se ha desplazado del drama romántico de Vivir por vivir a la adaptación muy personal de un clásico como Los miserables hasta una obra coral como Los unos y los otros o el film noir La bonne anné o la visión política del trabajo colectivo Lejos de Vietnam. De todo ha hecho Lelouch y no deja de sorprendernos con su más reciente trabajo, Roman de Gare, es decir, novela comprada en una estación de tren para pasar el rato, que se titula en Venezuela de una manera más creativa: Crimen de autor. Film de suspenso donde el juego de las apariencias se despliegan en sus 103 minutos para desarrollar una historia de escritores que engañan, cada cual a su estilo, y sorprenden al público hasta la última escena. Puro ingenio.

Se trata de una trama que se sustenta en los rasgos característicos de la novela de suspenso. Un «negro» —así se conocen en la industria editorial a los escritores que trabajan en el anonimato para que otros consagrados disfruten de la fama y las ventas— decide «abrirse» y convertirse en un escritor que firma sus textos. Pierre Laclos comienza a tejer una trama de romance y suspenso pero no en las letras sino en la vida real. Conoce a Huguette, una peluquera con muy baja autoestima que acaba de ser abandonada por su despótico novio. y accede a hacerse pasar por su prometido ante los padres de la chica. Digamos que conoce de primera mano las angustias de una muchacha que busca amor. Pero al mismo tiempo Pierre marca una ruptura con Judith Ralitzer, célebre autora de best-sellers que goza incluso de cierto prestigio en los círculos literarios, después de muchos años de trabajo «conjunto» que incluso abre la posibilidad del amor. A partir de estas dos situaciones, Lelouch arma su historia jugando con el espectador, proponiéndole pistas falsas, confundiendo personajes y construyendo un crimen totalmente elaborado de una manera personal por un escritor de talento. Lo dicho: un crimen de autor.

Como si confeccionara una «novela de estación», Laclos trabaja arduamente, disfrutando cada capítulo de su historia de amor y literatura. En el fondo es un gran manipulador que ejecuta un conductismo eficaz. Sabe cuál es el estímulo adecuado para provocar determinada sorpresa. De alguna manera este personaje constituye la reafirmación de los héroes de Lelouch, un poco al margen de la ley o simulando ser quienes no son. Es el duro (y enamorado) gángster que interpreta Lino Ventura en La bonne anné o el periodista famoso (que le monta los cuernos a su esposa) actuado por Ives Montad en Vivre pour vivre. Unos pillos simpáticos y políticamente incorrectos que buscan (y consiguen) la empatía del público. Todos los espectadores estamos a favor de Laclos y, por extensión, de Huguette, pero a veces nos sentimos manipulados no tanto por Laclos, el escritor, sino por Lelouch, el cineasta, quien juega con nuestras predicciones y nos conduce por caminos falsos. Maestro de la cámara, el veterano realizador parisiense juega a confundirnos y a generar sentimientos encontrados hacia un hombre que puede ser un asesino en serie recién fugado de la cárcel y aficionado a los trucos de magia.

Desconozco el trabajo previo de Dominique Pinon y debo reconocer que su interpretación como Pierre Laclos es no sólo convincente sino esencial. No es precisamente un galán. Más bien conforma la representación de ese ciudadano común, poco agraciado, anónimo en la gran ciudad, que lucha día a día y que es capaz de rebelarse ante su cotidianidad. Es un actor a tomar en cuenta por su dominio del gesto y la palabra. A su lado, la también desconocida para mi Audrey Dana protagoniza a Huguette, una muchacha como muchas: insegura, dependiente de su novio, madre soltera, hija de una familia campesina conservadora, que no opina de política y nada sabe de literatura. Muy buena actriz. Y desde luego, la siempre amable Fanny Ardant, como Judith Ralitzer. Lo que dijimos antes: Lelouch regresó con buen pie y muy fiel a sí mismo.

CRIMEN DE AUTOR («Roman de Gare»), Francia, 2007. Dirección y producción: Claude Lelouch. Guión: Claude Lelouch y Pierre Uytterhoeven. Fotografía: Gérard De Battista. Montaje: Charlotte Lecoeur, Stéphane Mazalaigue. Música: Alex Jaffray. Elenco: Fanny Ardant, Dominique Pinon, Audrey Dana, Zinedine Soulem, Michèle Bernier, Myriam Boye. Distribución: Embajada de Francia.

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en 1 y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Cine NOVELA DE ESTACIÓN

  1. A Ruiz dijo:

    Acertado comentario, felicito al redactor, recoge fielmente lo que es la pelicula

  2. Una película genial que ningún escritor o escribidor debería perderse. ¡Bravo!

  3. Manuel Guevara Baro dijo:

    Comparto completamente tu comentario sobre la pelicula: una película divertida, ingeniosa hasta el extremo, donde el director nos «vacila», nos engaña, se burla de nuestro modo de juzgar las cosas a partir de las apariencias… excelentes actuaciones de Fanny Ardant (extraordinaria, bella, sensual, elegante), de Dominique Pinon, extraordinario y de la tierna, vulnerable, conmovedora peluquera…

    Manuel

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s