Cine DESCUBRIENDO VERDADES Y MENTIRAS

Secretos del poder 3

Russell Crowe protagoniza a un periodista veterano dispuesto a llegar al hueso de la verdad.

Tras el éxito internacional de El último rey de Escocia, su director, Kevin McDonald,  ha reafirmado su carrera con Secretos del poder, adaptación norteamericana de una exitosa miniserie de la BBC del mismo nombre que narraba en 2003 cómo un parlamentario y un reportero en Londres se veían envueltos en un caso de asesinatos que, aparentemente, no guardaban relación entre sí pero que encerraban revelaciones terribles sobre los vericuetos del poder político, la ambición de las grandes corporaciones y el rol de los medios de comunicación independientes. En el caso del film de McDonald, la acción se traslada a Washington y plantea la corrupción en los altos mandos militares y la privatización —prácticamente— de la seguridad nacional estadounidense. Menudo asunto para un thriller que tiene derivaciones policiales y políticas.

Los guionistas Matthew Michael Carnahan (Leones por corderos, de Robert Redford), Tony Gilroy (Michael Clayton, dirigida por él mismo, y El abogado del diablo, de Taylor Kackford) y Billy Ray (La guerra de Hart, de Gregory Hoblit) se encargaron de elaborar un complejo libreto que logra desconcertar al espectador y conducirlo a un dilema moral que va más allá de las apariencias. Cal McCaffrey es un veterano reportero de un importante diario de Washington —con nuevos accionistas que exigen grandes ventas de ejemplares— cuyo olfato le lleva a desenmarañar los casos más oscuros de la política y las operaciones ilegales de ciertas empresas. Encarna la figura del eterno rebelde que mete las narices donde no lo han llamado. Incluido en el ámbito de su amigo Stephen Collins, respetado senador que preside el comité que supervisa los gastos de la Secretaría de la Defensa. Sonia Baker —asistente de Collins y ficha esencial en la investigación sobre las actividades fraudulentas de la empresa PointCorp— muere en un accidente en el metro de la ciudad. McCaffrey recibe el encargo de su editora Cameron Lyne de investigar el caso donde está involucrado su amigo el congresista.  Debe hacerlo con la ayuda de una joven bloguera del diario. Pronto el periodista descubre que Sonia fue asesinada y que había sido también amante de Collins. Las investigaciones policiales conducen hacia el senador. Desde luego, las cosas se complican y nada es lo que parece.

El realizador escocés Kevin McDonald no sólo es conocido por el film que le dio el Oscar como actor a Forrest Whitaker hace un par de años —que todo el mundo conoce— sino por el Oscar que él mismo ganó en 1999 por su documental Un día de septiembre, que reconstruyó de manera brillante el llamado septiembre negro en los Juegos Olímpicos de Munich en 1972, cuando ocho terroristas palestinos tomaron como rehenes a varios atletas israelíes y le dieron muerte a once de ellos. El mismo tema de la magnífica Munich de Steven Spielberg. Todo lo cual indica que McDonald sabe trabajar las angustias individuales en los dramas colectivos. En este caso demuestra pericia para conducir una historia de suspenso que no se limita a la acción sorprendente, sino que expande su relato hacia la comprensión de un mundo que se debate entre los intereses económicos de una empresa y los intereses de seguridad de la nación más poderosa del mundo.

El film de McDonalds ofrece la apariencia de una película comercial —con un reparto que incluye a imanes de taquilla como Russell Crowe, Ben Affleck y Helen Mirren— pero en realidad propone una reflexión sobre los intereses económicos que quieren manipular el mundo. Pero además de este punto, ya de por sí importante, se sumerge en los conflictos individuales de sus personajes más allá de la política y las manipulaciones de la corrupción. Entre McCaffrey y Collins no sólo hay una vieja amistad que se remota a la época universitaria sino al amor que hubo por una misma mujer. Entre MaCaffrey y su ayudante Della se encuentra la rivalidad profesional que se convierte en acicate para llevar adelante la investigación. Entre McCaffreyy su jefa Cameron se ubica el antagonismo entre el buen periodismo y la necesidad de vender periódicos. El oeriodista deviene en la bisagra de todo movimiento en la trama. Todo el poder —político, económico y mediático— está involucrado, pero sólo la postura ética puede develar los secretos sucios de la corrupción, la muerte y la persecución.

Secretos del poder ofrece más de lo que promete. Es mucho más que suspenso y acción. Siembra la duda sobre lo aparente y se da el lujo de cuestionar no sólo las instituciones sino las conductas individuales. Por eso el final se construye de una manera desconcertante. Hay un final más allá del aparente final. Eso sí: es un cine que sólo se puede producir en una sociedad democrática y socialmente madura, que es capaz no sólo de aceptar sino de estimular la crítica.

SECRETOS DEL PODER  («State of Play»), Estados Unidos-Gran Bretaña-Francia, 2009. Dirección: Kevin Macdonald. Guión: Matthew Michael Carnahan, Tony Gilroy, Billy Ray, basado en la serie de televisión de Paul Abott. Producción: Tim Bevan, Eric Fellner, Andrew Hauptman. Fotografía: Rodrigo Prieto. Montaje: Justine Wright. Sonido: Jay Wilkinson. Música: Alex Heffes. Elenco: Russell Crowe, Ben Affleck, Rachel McAdams, Helen Mirren, Robin Wright Penn, Jason Bateman, Jeff Daniels y Maria Thayer.

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en 1 y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s