Héctor Silva Michelena HACIA UN ESTADO DE TERROR

Héctor Silva Michelena 1Chávez acaba de visitar países dictatoriales, entre ellos la Rusia de Putin y Medvédev, su títere, donde lo fundamental fue la compra de más armamento agresivo. Recordemos que Putin impulsó una etapa del capitalismo salvaje con obvias características neo-soviéticas. Se formó una economía que es un curioso híbrido de mercado libre, dogma ideológico, control y represión; sobresale la enorme cantidad de pobres e indigentes, por los cuales el Kremlin se preocupa muy poco. Además florece un viejo fenómeno: la nomenklatura o gran clase burocrática soviética. Si el sistema económico cambió, aquella se adaptÓ para seguir enriqueciéndose. El resultado ha sido que bajo la opulenta burocracia de Putin florece una corrupción que supera con creces a la habida bajo el comunismo soviético.  Hoy devora a las PYMES y a la clase media.

Para recordar memoria: muerto Lenin, aunque no su ferocidad, su seguidor Stalin impuso la industrialización forzada y la colectivización masiva de la agricultura; esto fue el germen de un largo período de crímenes en masa.

Las matanzas de 1937-1938 prácticamente borraron del mapa a los viejos bolcheviques. De sus filas surgieron los altos y privilegiados funcionarios del partido y del gobierno, la llamada nomenklatura. Pertenecer a ella garantizaba un alto estatus y llegó a ser de facto hereditaria. Al caer la URSS la nomenklatura contaba con unos 750 mil miembros, que junto con sus familias, sumaban alrededor de 3 millones de personas.

Las llamadas “purgas” de la década de 1930 fueron una campaña de terror que, tanto por su ferocidad como por el número de víctimas, no han tenido parangón en la historia.

Esa Gran Purga fue supervisada con lupa por Stalin, cuyas instrucciones eran: golpear a las víctimas hasta que confesaran crímenes que no habían cometido. Luego eran desterradas o fusiladas.

Según evidencias extraídas de los archivos secretos dados a conocer tras la disolución de la URSS, durante los años 1937 y 38 cuando la Gran Purga se hallaba en su apogeo, los órganos de seguridad detuvieron por supuestas “actividades antisoviéticas” a 1.548.367 personas de las cuales 681.692 fueron fusiladas. La mayoría de los supervivientes acabaron en campos de trabajos forzados.

En 1941, cuando Alemania invadió la URSS, los campos del Gulag contaban con 2 millones 350 mil prisioneros. Los censos revelaron que entre 1932 y 1939 la población de la URSS disminuyó en unos nueve o diez millones de personas. La maquinaria del terror no perdonó ni al Ejercito Rojo ni a sus propios gestores. De los 5 mariscales, 3 fueron víctimas de la “liquidación”; de los 15 generales del ejército, 13 perecieron; de 9 almirantes, sólo quedó 1. Asimismo, Nikolái Ezhov ­algo así como el Himmler de Stalin-, que dirigió los asesinatos masivos como jefe de la NKVD entre 1936 y 1938; por un roce con Koba, éste lo detuvo y lo arrojó a aquella sangrienta caldera.

Los costos de la utopía socialista fueron asombrosos (escucha, Venezuela); se calcula el número global de víctimas del comunismo entre 80 y 100 millones de personas, 50 por ciento más que las muertes de las dos guerras mundiales.

Esto es lo que añora Chávez, al pie del enorme sepulcro. Revivir este horror desafía la historia y revela locura, definida como el acto de repetir lo mismo esperando otro resultado. Está a la vista un costoso fracaso. Nuestro gran poeta Rafael Cadenas lo dijo: “Es éste un estado de locura”.


Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en 1 y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s