Cine AMOR Y ESPIONAJE EN ESTA TIERRA PETROLERA

Un intento de contar una historia poco conocida

Ruddy Rodríguez y Alfonso Herrera en "Venezzia", ópera prima de Haik Gagarian

Una historia de amor en el marco de un capítulo casi desconocido de la participación de Venezuela en la segunda guerra mundial. De esta manera podría definirse esta película nacional que propone un interesante romance matizado con ciertas claves del cine de espionaje, una producción ambiciosa y los nombres de sus protagonistas principales: la venezolana Ruddy Rodríguez y el mexicano Alfonso Herrero. Sin embargo, más allá de este elemental ejercicio de sistematización, Venezzia se me pierde en el territorio de lo impreciso. Al final sólo sé que estoy ante una historia de amor más o menos previsible entre Frank Moore, un oficial del ejército norteamericano, y Venezzia, la bella esposa de un capitán venezolano cuya misión, en 1942, era proteger los tanqueros petroleros del acoso de los submarinos nazis que querían impedir el suministro de petróleo a los aliados. Un buen punto de partida que pronto se sumerge en las aguas de la confusión y la ingenuidad.

La ópera prima del venezolano Haik Gazarian ofrece un empaque de gran producción que intenta arropar y levantar un guión que padece de problemas de estructura y desarrollo. A partir de una exposición histórica que revela un oscuro caso de espionaje ocurrido en el marco de la guerra, Gazarian intenta narrar un relato amoroso entre los héroes anónimos de ese capítulo real. Desde ese momento la anécdota zigzaguea entre vericuetos poco verosímiles, mezclando la inevitable relación de Venezzia y Moore con las acciones de los villanos, es decir, los cómplices de los nazis. El personaje de Moore incurre en tantos desatinos en su conducta como espía que el espectador llega a dudar de su misión verdadera. La incursión y posterior pelea en el restaurante alemán “porque estamos en guerra con los nazis” es definitivamente absurda. La actitud doméstica de Venezzia, que nunca ha salido del pueblo, marca incoherencias con respecto a la vida de una mujer casada en esa década, una mujer que se relaciona con un hombre distinto a su marido. Son personajes no creíbles. La conducta de su esposo Enrique raya en el estereotipo más flaco del villano universal. La aparición de personajes colaterales que no añaden vigor a la trama —la prostituta que se ofrece a Moore, por ejemplo— y de situaciones irresolutas que no son vitales —el boicot a la torre de transmisión o la arrepentida amante del capitán— constituyen debilidades de la trama que conducen hasta un final trágico, también previsible. Finalmente la historia regresa a la exposición del principio, con una voz que homenajea a los héroes anónimos de esos escaños ocultos de la historia. The end.

El relato amoroso entre una bella mujer —que no es ciega pero que padece de una extraña enfermedad ocular— y un guapo oficial estadounidense —que habla español porque su madre era mexicana, aunque no sepa que las hallacas venezolanas se comen como los tamales veracruzanos, es decir, sin la hoja de plátano— resbala por la pendiente de lo tradicional en este tipo de películas, incluida la escena erótica de costumbre, y se convierte en un proyección del drama romántico en las guerras, como hemos visto tantas veces. La mejor actuación es la de Ruddy Rodríguez como la mujer que no puede ver. Alfonso Herrero luce rígido y poco expresivo. Rafael Romero, por su parte, marca cierta presencia actoral a pesar de lo limitado de su personaje. Habría que celebrar la fotografía de Vitelbo Vásquez y la música de José Vinicio Adames, muy hermosa aunque a veces utilizada en exceso.

Venezzia es una historia muy interesante perdida en un guión simplista y una dirección poco efectiva. Cabría esperar mejores películas de Gazarian.

VENEZZIA, Venezuela, 2009. Dirección: Haik Gazarian. Guión: Jörg Hiller, Edgar Ramírez y Valentina Rendón. Producción: Delfina Catalá. Fotografía: Vitelbo Vázquez. Música: José Vinicio Adames. Montaje: Gerson Aguilar. Dirección de arte: Yvo Hernández. Elenco: Alfonso Herrera, Ruddy Rodríguez, Valentina Rendón, Rafael Romero y William Goite, entre otros. Distribución: Cines Unidos.

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en 1 y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cine AMOR Y ESPIONAJE EN ESTA TIERRA PETROLERA

  1. gustavo dijo:

    es muy buena la pelicula…………………
    tiene una trama muy fuerte se trata del amor en tiempos de gerra la recomiendooooooooooo es muy buena

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s