Cine LAS VENCEDORAS DEL FESTIVAL DE MÉRIDA

Una casa para Maita 1

Endry Cardeño ejecuta una actuación de alto impacto en "Una casa pa' Maita", de Eduardo Barberena

La nueva edición del encuentro cinematográfico más importante de Venezuela se caracterizó por el regreso exitoso de dos cineastas de trayectoria —César Bolívar y Eduardo Barberena— que acapararon los premios más importantes del V Festival del Cine Venezolano de Mérida con Muerte en alto contraste y Una casa pa’ Maita, respectivamente. Ambos filmes se impusieron con distancia a los otros trabajos en competencia. En otro plano, el reconocimiento a la mejor ópera prima fue para Macuro, la fuerza de un pueblo, de Hernán Jabes. Este fue el año de la producción de la Villa del Cine, pues las tres películas consagradas vienen de la productora del Estado. La discusión de los miembros del jurado —entre los cuales me incluí, al lado de los cineastas Diego Rísquez y Mariana Rondón, el director del Archivo Fílmico de la Cinemateca Nacional, Oscar Garbizu, y el cineasta colombiano Carlos Moreno— fue bastante compleja y sin prejuicios,  hasta llegar a una decisión que pretende recoger los mejores logros de nuestro cine en los últimos doce meses. Pero además apreciamos una amplia diversidad temática de los filmes en concurso —identidad sexual, historia, romance, comedia, policial, luchas sociales, musical urbano, experimentación— con la participación de cineastas de larga trayectoria al lado de ocho óperas primas, lo cual evidencia la vitalidad y crecimiento profesional de nuestra cinematografía. También resaltamos la nueva tendencia del cine comunitario —hecho por la gente de los barrios y las poblaciones al margen de la industria tradicional— que expresa las realidades urbanas y rurales de nuestra sociedad a través de tres largometrajes. Mérida tuvo de todo y fue una fiesta con sorpresas y nuevas tendencias.

Una casa pa’ Maita, de Barberena, obtuvo los reconocimientos como mejor película, mejor guión para Elio Palencia, mejor dirección —compartida con Bolívar en Muerte en alto contraste— y mejor actriz secundaria para Violeta Alemán. Lo que más sorprendió es que el premio a la mejor actuación femenina principal recayó en Endry Cardeño, una actriz colombiana transexual que interpretó de manera conmovedora a Cheila, la muchacha venezolana aprisionada en el cuerpo de un hombre que trata de hipotecar la casa familiar para pagar su operación de cambio de sexo. Se trata de un drama muy sólido basado en la obra teatral de Palencia que expone las miserias de una sociedad acorralada por la intolerancia, el oportunismo y la hipocresía. Además recibió el premio del público que por primera vez coincide con el del jurado. Pocos esperaban que el regreso de Barberena, con dos décadas sin presentarnos un film, fuera tan exitoso.

El otro retorno victorioso fue el de Bolívar con Muerte en alto contrate, un policial muy bien construido en torno a una venganza personal de orígenes políticos. Un joven policía —interpretado por Erich Wildpret, ganador como mejor actor— busca a quienes participaron en una matanza de sus padres en los años ochenta y los caza uno a uno. Con guión de José Antonio Varela y el propio Bolívar, consigue crear una mezcla de suspenso y acción realizada con pericia y profesionalismo. Bolívar tuvo el tino de elegir actores de trayectoria para los papeles secundarios —Juan Manuel La Guardia. Carmen Julia Álvarez, el fallecido Juan Manuel Montesinos, Luigi Sciamanna, Dimas González, Alberto Alifa, Julio Alcázar, entre otros­— y construyó un cuadro de interpretaciones bastante parejo, en el que se incluye el debut de Norelis Rodríguez como actriz. El film obtuvo el Premio Especial del Jurado y ganó también los de montaje, responsabilidad de Julio César Bolívar y Jonathan Pellicer, de dirección —compartido con Barberena— y de fotografía, a cargo de Jhonny Febles. Bolívar demostró madurez y coherencia para un retorno de empuje en su carrera.

Este fue un festivcal sorprendente. Además de Macuro, la fuerza de un pueblo, participaron otras siete óperas primas como Día naranja, de Alejandra Szeplaki, que obtuvo los premios de mejor dirección de arte para Vera Español y mejor música para Camilo Froideval, Libertador Morales, el justiciero, de Efterpi Charalambidis, Son de la calle, de Julio César Bolívar, premio a la mejor cámara, A mí me gusta, de Ralph Kinnerad, Venezzia, de Haik Gazarian, y dos largometraje producidos por las comunidades populares: Que Dios te perdone, de Carlos Eduardo Uzcátegui, de la población merideña de Bailadores, y Volver al pasado, de Yosmar Iztúris, drama sobre la violencia de los barrios de Guatire. Nunca antes habían participado tantas películas priumerizas. Además, estuvo Mafia interna, de Jackson Gutiérrez, nuevo largometraje del autor de Azote de barrio, un fenómeno que circula sólo en DVD entre los buhoneros. Además, Zamora, la nueva película de Román Chalbaud, recibió los galardones de mejor sonido para Josué Saavedra, y de mejor actor de reparto para Julio César Mármol por su interpretación de José Antonio Páez.

El cine venezolano se mueve. No sólo está vivo sino en crecimiento. Ya se perfila que en la próxima edición del Festival de Cine Venezolano de Mérida 2010 habrá más movimientos alrededor de las nuevas películas de cineastas de trayectoria, como Taita Boves, de Luis Alberto Lamata, Un té en La Habana, de Fina torres, y Reverón, de Diego Rísquez, más un número aún no determinado de óperas primas.

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en 1 y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cine LAS VENCEDORAS DEL FESTIVAL DE MÉRIDA

  1. Jose Antonio Varela dijo:

    El trabajo del guion aqui en Venezuela es complejo, laborioso, arduo y solitario.

    Es placentero leer que el trabajo se percibe profesional. Gracias

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s