Gerver Torres LA MAQUETA

Américo Faillace, mientras fue presidente de una organización dedicada a construir escuelas, nos decía a los que allí trabajábamos que cuando no había dinero para edificar nuevos planteles, debíamos dedicarnos a preparar proyectos, a hacer maquetas, de manera que cuando los fondos volvieran a fluir, estuviésemos listos para comenzar inmediatamente la ejecución de obras.  Tal vez lo decía con naturalidad porque es arquitecto. El arquitecto nunca sabe bien cuando va a arrancar la edificación, pero sabe que debe tener siempre los planos listos.

El sabio consejo me viene con frecuencia a la memoria, a propósito de lo que debe ser una de las tareas más importantes para los demócratas venezolanos, hoy en la oposición. En estos tiempos de sequía, en los que tenemos muy limitadas oportunidades de contribuir al desarrollo del país y, peor que eso, vemos la manera como se destruye una nación, hay que dedicarle tiempo a planear, a pensar el país, a formular proyectos, a estar preparados. De las peores cosas que nos podrían  pasar es que cuando este largo gobierno termine, las fuerzas democráticas no estén preparadas y tengan que empezar a pensar  desde cero, qué y cómo hacer. Debemos aprovechar estos tiempos para armar la maqueta del país que queremos.

La construcción de la maqueta del país con que soñamos no es solo ni principalmente una tarea técnica para estar saber cómo vamos a hacer las cosas cuando tengamos la oportunidad de hacerlo. Es también una acción política que desde ya contribuiría a acumular fuerzas, articular y animar gente, promover una reflexión colectiva sobre nuestros problemas y sus soluciones, generar esperanza. Comenzar a construir la maqueta es en sí misma una acción política y pedagógica extraordinaria, además de un acto de responsabilidad con el país.

Esto vale también y de manera particular, para los gobernantes de oposición, a quienes se les impide desarrollar su obra de gobierno. Ellos deben liderar el esfuerzo por  plasmar, construir, explicar las maquetas de los Estados y municipios que gobiernan, tal como los soñamos. El gobierno nacional puede bloquearles de mil maneras su gestión administrativa, pero no puede impedirles que siembren nuestras mentes y corazones con la idea del municipio, del  Estado, del país y de la sociedad que podemos llegar a tener todos los venezolanos.

gerver@liderazgoyvision.org

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en 1 y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Gerver Torres LA MAQUETA

  1. Estoy totalmente de acuerdo con esa propuesta. En tiempos de sequía -o de arrase, que son estos que estamos viviendo- bueno es pensar, proyectar y crear para cuando vengan tiempos de construir.
    Según tengo entendido eso fue lo que pasó en España, concretamente en Barceona durante la dictadura; una vez terminada echaron a andar todos las «maquetas» que habían forjado a escondidas y he allí una ciudad llena de proyectos concretos, llena de vida.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s