Gerver Torres ¡FELIZ AÑO!

El año que comienza en menos de una semana será un año crucial para las fuerzas democráticas venezolanas y, por lo tanto, para el futuro del país. Lo será porque el régimen que nos gobierna está intensificando todos sus esfuerzos por completar la implantación en el país de un modelo socialista incompatible con la libertad. Sea la aprobación apresurada de la ley de propiedad social; sea el procedimiento expedito, extra judicial, contra la jueza Afiuni, sean las nuevas amenazas contra los medios de comunicación independientes o la declaración del presidente definiéndose marxista, se trata en todos los casos de expresiones de ese acelerado esfuerzo por acabar con la precaria democracia venezolana. 

El régimen necesita avanzar ya, sin dilación, porque las condiciones se le van haciendo cada vez menos favorables para implantar su modelo. La ventana de oportunidad se le está cerrando: se reducen sus fuentes y volúmenes de financiamiento, se agotan los programas asistencialistas, se desploma el aparato productivo, se destapa la corrupción, se exacerba el crimen,  cae el apoyo popular al presidente y su gobierno,  se le abren frentes diversos en sus propias filas, se desvanece la otrora buena imagen internacional. Ni una sola buena noticia en el horizonte para el régimen.

Por otra parte, la concreción final, más certera y precisa de la amenaza totalitaria, plantea ahora  las opciones políticas que los venezolanos tenemos, de manera muy clara. Desaparecen rápidamente las medias tintas; se disipan las dudas sobre el derrotero al cual quiere llevarnos el gobierno. En ese escenario dicotómico en el que estamos entrando, de totalitarismo o libertad, las fuerzas democráticas tienen una excelente oportunidad; tal vez la mejor que hemos tenido en los últimos diez años. El peligro ya no tiene disfraz.  Está desnudo.

Esa oportunidad se potencia además, por el hecho de que para el próximo año están pautadas elecciones parlamentarias. Para el gobierno no resulta nada fácil digerir ese acontecimiento, porque aún el escenario electoral más pesimista para la oposición le resulta inmanejable a un régimen que necesita crecientemente el control total de la sociedad. Por ello, si la dirección de la oposición actúa con sabiduría y magnanimidad, el 2010 será el comienzo del fin de este régimen. Cabe decir: ¡Feliz Año!

gerver@liderazgoyvision.org  

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en 1 y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Gerver Torres ¡FELIZ AÑO!

  1. ¡Así sea! El principio del fin, digo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s