Cine en video LOS LÍMITES DE LA BONDAD

La actuación de Imelda Staunton como Vera Drake es realmente sorprendente.

El director inglés Mike Leigh ha construido una brillante carrera a partir de una premisa sencilla pero importante: la vida es una aventura que se asume día a día. Lo cual equivale a decir que los grandes héroes de esas aventuras son los personajes del común. Seres humanos de la cotidianidad, con sus virtudes y miserias, que se relacionan con sus entornos, con sus dudas y con otros seres humanos en similares condiciones. Hay un detalle más: sus héroes son heroínas. La mayoría de sus personajes son femeninos, en una suerte de homenaje a las luchas de las mujeres británicas. Basta recordar Al desnudo (1993, mejor dirección en el Festival de Cannes) o Secretos y mentiras (1996, Palma de Oro en Cannes y fuerte competidora en el Oscar del año siguiente) para definir una sospecha que volvió a confirmarse con El secreto de Vera Drake (2004, León de Oro en el Festival de Venecia), un drama profundamente conmovedor que se mueve entre las aguas de la bondad y el delito. Una pieza maestra que nunca se estrenó en Venezuela pero que se puede ver en video. Búsquela.  

Vera Drake es una mujer trabajadora que a principios de los años cincuenta batalla día a día en una sociedad signada por la posguerra, vale decir, por la pobreza y la necesidad de ser solidarios. Vive con Stan, su marido, y sus dos hijos, Sid y Ethel. Conforman una familia modesta pero relativamente feliz. Vera es una mujer de la limpieza, Stan es mecánico en el garaje de su hermano, Ethel trabaja en una fábrica de bombillas y Sid es aprendiz de sastre. Esta madre coraje inglesa siempre está ayudando a la gente: visita regularmente a un vecino enfermo e invita a otro, Reg, a cenar a casa —porque cree que no come lo suficiente— y, en secreto, ayuda también a las chicas en necesidad de abortar, una práctica ilegal en la Inglaterra de entonces. Cuando una de estas muchachas es hospitalizada, la policía va a buscar a Vera a  su casa sorprendiendo al resto de la familia, precisamente cuando celebraban el compromiso entre Ethel y Reg. La gente que ella más quiere descubre su secreto más íntimo. Pero también se pone al descubierto las contradicciones del sistema judicial británico.    

El secreto de Vera Drake no es una película sobre el aborto aunque éste permanezca como factor fundamental de la trama. El tema central del film es de carácter moral y se refiere a la bondad de una mujer dispuesta a ayudar al prójimo en tiempos muy difíciles. El propio Mike Leigh lo explica de esta manera: “lo que cuento no es una cuestión política, sino moral, que tiene mucho que ver con los principios. Y la cuestión fundamental es si, al final, esta mujer, la protagonista, es culpable de algo o simplemente es alguien que trata de ayudar a los que le rodean”. Tal premisa se extiende en una narración sencilla y compleja a la vez, atenta a los detalles, basada en un realismo poético que escudriña en las relaciones sociales y legales de esa sociedad para poner de bulto las injusticias y las contradicciones de un sistema jurídico implacable.    

Como en sus películas anteriores, Leigh hace énfasis en algo que a falta de mayor precisión podríamos llamar la honestidad femenina, es decir, cierta condición que disfrutran sus personajes populares para devenir en mujeres de lucha. Heroínas que actúan con generosidad, madres que protegen a sus seres queridos con una bondad que no conoce sus límites. Mujeres que pelean por sus derechos ante las formalidades de la justicia. Porque lo que Vera Drake persigue es aliviar las penas de las chicas que han sido embarazadas en una sociedad machista y sin cultura sexual. Chicas de la clase obrera que desconocen los métodos de prevención de embarazos. Ella resuelve problemas, no los crea. Claro, la discusión alrededor del aborto se encuentra servida en cada escena del film, pero lo que domina a lo largo de la narración es la solidaridad y la necesidad de sobrevivir a la pobreza y la marginalidad.    

La actuación de Imelda Staunton es realmente sorprendente. Se mimetiza en su personaje y le otorga un brillo inusual. No es una estrella pero sí una gran intéprete.  Podemos recordarla como la cómplice y benévola nodriza en Shakespeare enamorado o  como una madre aprensiva que debe superar sus temores en Los amigos de Peter, de Kenneth Branagh. No obstante, si esta actriz va a ser recordada por alguna de sus interpretaciones, definitivamente será por su impecable y conmovedor trabajo como Vera Drake.    

EL SECRETO DE VERA DRAKE (“Vera Drake”), Reino Unido y Francia, 2004. Dirección y guión: Mike Leigh. Música: Andrew Dickson. Fotografía: Dick Pope. Montaje: Jim Clark. Elenco: Imelda Staunton, Phil Davis, Peter Wight, Adrian Scarborough, Heather Craney, Daniel Mays, Alex Kelly, Sally Hawkins, Eddie Marsan, Ruth Sheen, Martin Savage, entre otros.

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en 1 y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s