Cine DOS HÉROES DE LA MODERNIDAD

Robert Downey Jr. construye una visión distinta de Sherlock Holmes.

Se afirma que Sherlock Holmes es el personaje de ficción más versionado en la historia del cine y la televisión y que desde 1905 ha sido interpretado por más de 75 actores, entre ellos Christopher Lee, Peter Cushing, Michael Caine, Peter Lawford, Frank Langella, Peter Otoole, Christopher Plummer, Roger Moore y hasta Juan Manuel Montesinos en una extrañísima adaptación caraqueña que filmó Juan Fresán a finales de los ochenta. Dicho de otra forma, se trata de un personaje devenido en icono de la cultura británica que ha transitado por 4 novelas y 56 relatos de ficción, escritos por sir Arthur Conan Doyle entre 1887 y 1927, y por nada menos que 223 producciones audiovisuales, incluidas algunas chinas y españolas. Todo un récord. Por eso me pregunto por qué Guy Ritchie se planteó otra adaptación de ese mito londinense, según la elaboración de los guionistas Michael Robert Johnson, Anthony Peckham y Simon Kinberg, quienes no se fundamentaron en un texto de Conan Doyle sino en las características de sus personajes: Sherlock Holmes, John Watson e Irene Adler, principalmente, y con una sutil referencia al ausente villano Moriarty. Tal vez porque esta nueva mirada significó todo un desafío: cambiar los valores éticos y estéticos de un símbolo de la Inglaterra de otrora, apegado a valores conservadores y a un mundo que ya dejó de ser. No hay justificación alguna para la nostalgia ni para las tradiciones. Este es otro Sherlock Holmes, no busquen al caballero de la implacable lupa ni de aquel sombrerito extraño.   

Ritchie presenta  a un Holmes muy poco flemático, de escasa elegancia, gran boseador, con problemas de higiene y de conducta, y a un Watson bastante listo y proactivo, también ducho en las peleas y mucho más elegante que su amigo, muy diferente al bonachón médico algo tonto que hemos visto hasta saciar en otras adaptaciones. Un Holmes (Robert Downey Jr.) y un Watson (Jude Law) que han asumido la modernidad y que a finales del siglo XIX avizoran la era de la tecnología y se enfrentan al malvado lord Blackwood (Marck Strong), empeñado en pulir la historia imperial de Inglaterra y dispuesto a reconquistar para la pérfida Albión los territorios de la América del Norte perdidos en 1776 a manos de unos revoltosos.  

En realidad, más importante que la historia a narrar, lo central de este Sherlock Holmes se halla en el estilo cinematográfico con que se definen los personajes y se cuenta la anécdota. El realizador inglés —Juegos, trampas y dos pistolas humeantes (1998), Cerdos y diamantes (2000) y RockanRolla (2008), entre otras menos afortunadas— propuso una puesta en escena muy actual, distanciada del tono tradicional y marcada desde el principio por la influencia de los videos musicales. Se apoya en la fotografía del francés Philippe Roussellot y en la exitante música del alemán Hans Zimmer. En definitiva, el director apuesta más por la espectacularidad de las acciones y por el encanto de sus personajes que por la trama un tanto banal que involucra a una secta satánica y a un villano enloquecido dispuesto a almorzarse a todos los miembros del Parlamento y el Gobierno británicos en una operación mortalmente masiva.  

Robert Downey Jr. y Jude Law son fundamentales en la elaboración de esta apreciación diferente de Holmes y Watson, pues sus actuaciones marcan el distanciamiento que impusieron Ritchie y sus guionistas. Downey hace énfasis en las manías y las fragilidades del detective, no sólo frente al villano investigado y sus matones sino ante el posible matrimonio de su amigo y compañero con una encantadora pero tradicional dama inglesa. El trabajo de Law también contribuye a acentuar esta situación ambigua entre dos amigos y compañeros cuya convivencia es interrumpida por una mujer: su futura esposa Mary (Kelly Reilly). A esto se agrega la presencia de la norteamericana Irene Adler (Rachel McAdams) como otro elemento femenino perturbador, la única mujer que ha vencido a Holmes, vinculada con Moriarty, su enemigo, y encarnación de un amor imposible. Con todo, los dos amigos y compañeros se baten contra las fuerzas del mal nuevamente. Holmes hace gala de sus conocimientos de química mientras acaricia su célebre Stradivarius mientras Watson demuestras sus facultades médicas pero también físicas. Tal vez la película debió titularse Holmes y Watson, para ser más justos. Ambos expresan inteligencia, capacidad, arrojo y mucho humor negro.  

Hay algo en Sherlock Holmes que cubre todo el relato: la presencia formidable de Londres, la de finales del siglo XIX y la de comienzos del siglo XXI, reconstruida de manera admirable, con múltiples referencias a la construcción del Puente de la Torre en 1894, a los muelles del Támesis y a la célebre e hipotética dirección del número 221 B de la calle Baker en el Noroeste de la ciudad. Es el Londres que se halla en casi todas las películas de Ritchie, especialmente en Cerdos y diamantes y en RocknRolla, como emblema de la modernidad.  

SHERLOCK HOLMES (Sherlock Holmes) Reino Unido, Australia y EEUU, 2009. Director: Guy Ritchie. Guión: Michael Robert Johnson, Anthony Peckham, Simon Kinberg, basados en los personajes creados por sir Arthur Conan Doyle. Producción: Susan Downey, Dan Lin, Joel Silver y Lionel Wigram. Fotografía: Philippe Roussellot. Montaje: James Herbert. Música: Hans Zimmer. Diseño de vestuario: Jennt Beavan. Elenco: Robert Downey Jr., Jude Law, Rachel McAdams, Mark Strong, entre otros. Distribución: Warner Bros.

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en 1 y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s