Gerver Torres QUEMAR LA ASAMBLEA

En la guerra ocurre que cuando un bando está en retirada, destruye equipos e instalaciones con las que no puede cargar, para evitar que caigan en manos del enemigo. Así se han quemado hasta ciudades completas. No siempre lo logran hacer. Cuando en 1944, Hitler vio que perdería París a manos de las fuerzas aliadas, ordenó al general Dietrich von Choltitz que la quemara completamente. El general, por fortuna, no le hizo caso. Sus hombres se le empezaban ya a sublevar.

El episodio me viene a la mente a propósito de los intentos que está haciendo el oficialismo por liquidar la Asamblea Nacional, aduciendo la creación de un nuevo “Parlamento Popular”. Es claro que el chavismo teme la pérdida de esa institución en las próximas elecciones legislativas y la quiere vaciar de todo poder antes que caiga en manos del “enemigo”. La quiere quemar, la quiere destruir antes que el “enemigo” se apodere de ella.

Claramente, las fuerzas democráticas vienen montando una amenaza creíble. Es la amenaza de que puede tomar el control de la Asamblea, y es eso lo que tiene en retirada desordenada a las huestes oficialistas. Las maniobras para liquidar la Asamblea son un reflejo del avance de las fuerzas democráticas. Es posible que ante esa eventualidad, algunos concluyan que no tiene sentido la participación electoral y llamen a la abstención. Eso sería un error. Si la oposición se desmoviliza electoralmente, el oficialismo abandonaría sus planes de quemar la Asamblea y podría retenerla. Por esta razón, cualquiera sean las amenazas que el oficialismo lance sobre el futuro de la Asamblea, la oposición debe seguir adelante con su esfuerzo por conquistarla. Si al final la destruyen, eso sería igualmente una derrota para el oficialismo, el cual cada vez más se ve obligado a abandonar los caminos de la legalidad.

Claro está, la dirigencia opositora debe contemplar este escenario y definir los cursos de acción a seguir.

gerver@liderazgoyvision.org

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en 1 y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s