Xiomara Rauseo CARTA AL PRESIDENTE QUE NOS AMENAZA

La nueva y nefasta etapa de la revolución.

Le escribo esta carta aunque lo más seguro es que no la lea nunca. Pero no importa. Igualmente creo que será una buena forma de drenar el dolor, la tristeza y hasta el miedo que usted me produce. Tal vez me sirva para restaurar en algo la lesión psíquica que me aqueja.  Actualmente estoy convaleciente de una fractura que me ha obligado a permanecer en reposo, leyendo, viendo televisión, mientras me recupero del trauma físico que me produjo una caída. Estoy, Presidente, en un período de recuperación física y en un proceso acelerado de deterioro psíquico. Sí, gracias a usted que se ha convertido en el primer factor estresante de nosotros los ciudadanos venezolanos.   

No exagero cuando digo que sufro de un trauma psíquico agravado. Esta semana he seguido sus presentaciones públicas. Así resistí todo el Alo Presidente del domingo 11 de abril. También la televisión me permitió ser testigo de la juramentación, el lunes 12, de las “guerrillas comunicacionales” y el martes 13 no me perdí nada de la puesta en escena para la celebración del Día de la Milicia Nacional Bolivariana, del Pueblo en Armas y de la Revolución de Abril, tal y como reza el decreto que lo declara día de júbilo, oportunidad en la cual usted juramentó a las Milicias Bolivarianas. Claro, el solo hecho de haber logrado ver desde el principio hasta el final, tales eventos es una franca manifestación de mi nueva conducta patológica.   

Hay algunas opiniones que señalan estos actos como manifestaciones de su debilidad, de sus miedos, simples actos de provocación. Yo, realmente  pienso que son, además, manifestaciones importantes de una nueva y nefasta etapa de la revolución.     

Ya sabíamos que usted es un militar en un régimen militarista, pero en alguna medida había tratado de guardar las formas, hablaba de la Constitución y hasta llevó adelante una Constituyente. Creó un partido político y hasta puso a un docente —transgresor él  pero docente al fin, (verdad Aristóbulo?)— al frente del PSUV. Se ha venido sirviendo de personajes con discursos jurídicos, civiles —los de Carlos Escarrá y José Vicente Rangel, entre otros— y hasta internacionalmente se ha servido del verbo fino aunque ahora destemplado de Roy Chaderton, así como de muchos otros civiles que se han ido quedando en el camino.   

También se venía sirviendo de las instituciones y de mis congéneres al frente de ellas, para seguir dando una apariencia de democracia. Pero yo lo entiendo,  Presidente, es difícil, hasta para usted, pedirle a Cilia que promueva y apruebe en el Parlamento una ley que obligue a los jóvenes a espiar, a los campesinos a disparar, a los trabajadores a dar la vida por usted y que inmediatamente Luisa Ortega, desde la Fiscalía, califique como delictiva la conducta del joven que no quiera convertirse en “sapo”, o del trabajador  que no quiera un fusil.  

Además sería un poco cuesta arriba —por más que sea— pedirle a  Luisa Estela en el TSJ que se pronuncie acerca de la  constitucionalidad de tal ley. Y qué tal si a la Defensora del Pueblo usted le hubiese solicitado que sentenciara que “todo ciudadano en el libre ejercicio de sus derechos humanos debe tener un fusil”. Claro, además saldrá la contrarrevolución a protestar cuando el Consejo Nacional de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes haya creado para su complacencia un Departamento de Protección a las Guerrillas Comunicacionales.  

En fin, todo este barniz de legalidad, institucionalidad y civilidad ya estaba fuerte, ¿verdad Presidente? Mucho trabajo es prepararle los guiones a tanta gente para nada. Para que de todas maneras usted siga perdiendo popularidad y le esté resultando incómodo al mundo entero. Para que sus “hermanos” Lula, Correa y Cristina  prefieran retratarse con Obama o Uribe, o para que a Ortega y Evo en cualquier momento les deje de gustar  sus modales.  

Así que yo estoy segura que todo esto fue motivo de análisis, en compañía de sus otros hermanos: los Castro.  

Entonces, llegaron los cubanos y le señalaron que usted estaba trabajando de más, que en la isla, durante estos 50 años, no han necesitado de tanta gente, ni de tantas instituciones. Así como usted ha aprendido de ellos a responsabilizar de su fracaso en materia de políticas públicas, al imperio y a la burguesía, también debía aprender a “adoctrinar a los niños” y “ponerle un fusil en la cintura” al ciudadano que se diga socialista.   

Sí, Presidente, toda su política ha sido para los venezolanos un proceso de pérdida, de duelo, de luto. Hemos venido perdiendo espacios cívicos, derechos civiles, libertades, pero no teníamos fecha para ello, porque ha sido paulatinamente, a veces silenciosamente. Nos hemos disfrazado y nos hemos engañado nosotros mismos calificándonos de prudentes, de personas que no caemos en provocaciones, cuando en realidad somos un pueblo que poco a poco se viene autocensurando por temor.  

Sí, temor, pero creo que sus asesores caribeños consideran que no es suficiente el temor del médico, del maestro, del juez, a quienes nunca más les abrieron un concurso para darles estabilidad. No es suficiente el temor de los obreros a  protestar cuando no le cumplen con sus reivindicaciones o porque nunca  más pudieron discutir un contrato colectivo. No es suficiente el temor del comerciante al que obligan a cerrar su negocio o del industrial que expropian, del estudiante a quien le echan gas del bueno, del gobernador a quien no le dan el situado o del ciudadano que va a denunciar la violación a sus derechos a   Globovisión. O hasta el temor del funcionario público, a quien simplemente se le olvidó vestirse de rojo, cuando así le es ordenado. Ya la sanción de despido, la cárcel, los insultos públicos, la represión, la descalificación —nada de eso— es suficiente y ya no es necesario, porque llegamos a la nueva y nefasta etapa. ¿No es así, Presidente? Ya usted “no es el mismo pendejo”, ayer lo dijo, con grosería incluida.  

Ahora usted no es Ciudadano Presidente, ahora debemos llamarlo como sus seguidores Comandante, el Comandante, el único Comandante. Cada vez necesitará menos a Aristóbulo, Escarrá, las instituciones, la Constitución, el disfrazado lenguaje democrático. Ya exhibió las armas, la batalla, el combate, ya usted sólo habla como un militar que está en una batalla y, por supuesto, parte de los venezolanos somos sus enemigos, a quienes usted está dispuesto a matar si es necesario. Por eso el miedo que usted y los Castro quieren que tengamos ahora es mayor.   

Pero, Presidente,  le informo que en lo personal, como una forma de superar la angustia que usted me produce, he decidido combatirla con herramientas que, por cierto, algunas me he copiado de usted.  

En primer lugar, he decidido decretar como Día de Duelo Nacional el 13 de abril de 2010, así será El día de la Pérdida de la Ciudadanía. Igualmente he decidido cuidarme de unos cuantos milicianos armados, a quienes usted les hizo jurar delante de la Espada de Bolívar que no tendrán piedad ni clemencia con quienes no hemos creído ni creemos ni creeremos en su socialismo bolivariano.  

Le puedo decir también que la angustia y el miedo que usted quiere provocarnos no me va a obligar a huir. ¿Sabe algo Presidente? No me voy. Soy, a pesar de no ser socialista/bolivariana, tan venezolana como usted, con más derecho que usted (que ha decidido regalar las réplicas a cuanto dictador pase por aquí) a empuñar la espada de Bolívar. Para mejores fines.      

 Sepa también, Presidente, que no compartiré su odio. No me contaminará con su veneno. No me transmitirá sus valores. No me obligará a mentir. No aceptaré las divisiones entre los venezolanos. Daré la bienvenida al pueblo chavista que ha creído en usted. Pero no olvidaré la responsabilidad de aquellos que lo acompañan en la destrucción del país.  

Le participo que he decidido armarme… de paciencia y de votos y cada vez que haya que ir a votar en contra de usted lo haré. A lo mejor sus amigos del CNE no contarán mi voto, pero a usted sus cómplices sí le dirán la cifra exacta de cuántos fuimos a decirle NO. Ya basta.  

Finalmente, Presidente, no sé si esta carta le servirá a usted para algo. Pero a mi sí me ha servido para descubrir que usted no me robó el mes de abril y que el miedo y la lesión psíquica a que hice referencia en el primer párrafo realmente no están de mi lado sino del suyo.  

Atentamente  

Xiomara Rauseo

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en 1 y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a Xiomara Rauseo CARTA AL PRESIDENTE QUE NOS AMENAZA

  1. Ruth de Quiñones dijo:

    Muy complacida por tu carta, ya la leimos en la flia, satisfechos de que eres una venezolana más con la que contamos para reconstruir el Pais, con valor, con sabiduría y mucho amor de verdad por la patria! Cuenta con nosotros, Exitos!

  2. Alicia Reina dijo:

    Excelente comadre! has puesto en papel lo que la mayoria de nosotros llevamos en el corazón.
    Alicita

  3. Iraida Reina dijo:

    Muy buena tu carta Xiomara! Así es , debemos permanecer fieles a nuestros principios y seguir adelante sin permitirnos ser cobardes, pues la valentía está en seguir adelante, causando lo que postulamos, con persistencia, hasta conseguir lo que deseamos. No existe tal cosa como el fracaso, pues esto es solo una excusa para no continuar haciendo lo que debemos hasta obtenerlo. Viva nuestra patria y sus valientes hijos como tu!!

  4. Scarlett dijo:

    Apreciada Xiomara. Muchas veces en la vida nos ocurren situaciones que nos limitan un aspecto de nuestra vida, como por ejemplo tu actual problema del pié, lo cual lamento, pero ya vez que ese «tiempo extra»que de no haber sido por ese inconveniente pasajero lo has podido convertir en una experiencia fructífera no solo para ti sino como una ciudadana mas que acertivamente eres capáz de expresarte con el convencimiento profundo de lo que no quieres para ti y nuestro país. Sabemos que no estás sola en ésto y que a pesar de lo que se nos quiera amedrentar, conocemos que ésta manera de actuar, siempre tendrá el fin que todo demócrata espera. Seguiremos adelante, luchando con lo que cada uno de nosotros puede aportar. Un abrazo y pronta recuperación. Scarlett

  5. olga ramos cortez dijo:

    Que marabilla prima, no importa si no la lee, alguien le dira, y sino no importa, has narrado de una manera muy breve la verdad de lo que se vive en venezuela actualmente, lo que hemos vivido y lo que estamos viviendo, y para sorpresa todavía hay personas que no se quieren dar cuenta, comporto en toda su extensión el contenido de la misma y yo tampoco me voy porque este país es tan mio como de todos los venezolanos que habitamos en él, y tenemos que rescatarlo.

    Un besote, se que estas mejor, sigue escribiendo. OLGA (primurri)

  6. Ana Emilia dijo:

    Querida Xiomara:

    Más que nunca me siento orgullosa de ser tu amiga. Mujeres embraguetadas como tu es lo que necesitamos en este país, y ojalá que no hayas arado en el mar y que a cualquier aduleante se le ocurra hacer llegar tu carta a Esteban. Felicitaciones amiga y que Dios te bendiga y te mejores pronto

  7. Ana Emilia dijo:

    perdón: adulante*

  8. Esther Mateo dijo:

    Querida amiga, realmente conmovedora y valiente tu carta. Creo que es una manera creativa de elaborar una experiencia traumática, en la que nos ayudas a todos tus lectores. No conocía los detalles de los acontecimientos de esta semana que tu describes tan bien. Realmente me dejas perpleja y muy asustada, pero tu misiva es un antídoto para la parálisis, y un estímulo para seguir pensando y luchando, a pesar de todos los horrores que nos seguirá tocando sufrir. Espero poder tener la entereza y el coraje que hoy tu nos trasmites en tu carta, más que para Chavez es para todos los ciudadanos venezolanos que seguimos en pie de lucha. cariños Esther

  9. Miguel Noya dijo:

    Hoy 19 de Abril de 2010 a 200 años del comienzo de la independencia y como un acto de celebración real, hemos declarado la Independencia de los Valles altos de Carabobo del territorio de saqueo Venecubano, por ende aqui solo se cumpliran la Leyes de la Física , la Astrofñisica y la belleza del arte en todas sus manifestaciones será la normativa de vida. Cualquier tipo de mala vibra ocasionada por los mutantes y aberraciones subhumanas e impuestas por los militares cobardes que rigen ese territorio, quedan desterradas tanto física como psicologicamente, bienvenida hermana a la nueva propuesta de país libre. Buen artículo, un arma jamas podrá acallar una buena pieza de música..El terror se aleja dejando de temer

  10. Lucia Leon de Burgazzi dijo:

    Xiomara
    Sintiéndote que no leyéndote, me viene al corazón algo del novelista francés André Malraux: «En el rigor del invierno descubrí que hay dentro de mi una invencible primavera.»
    Hoy mi amada balsera de SG tu eres mi primavera invencible.
    Estamos en el imperio y mañana tengo una segunda consulta sobre mis ojos que me tiene muy asustada, ahora mi susto tiene luz. Tu con tu verbo, tu con tu inteligencia, tu con tu sabiduría esencial y sobretodo tu, cuando yo recuerdo tu risa, tu mirada.
    Gracias Balse (en confianza)
    Gracias por darme de tu luz para seguir
    Subscribiéndote y amándote
    teamasiempre
    Tu mejor Lucia

  11. Graciela Martinez dijo:

    Muy valiente tu carta Xiomara, gracias por escribir a pesar de como te sentias, eres un ejemplo de lo que debemos ser y de lo que debemos hacer. Ese… lo que quiere es anularnos con el miedo, con el terror pero sus acciones no muestran sino lo mismo que siente. Por que se protege tanto? De que y de quien se protege? Gracias nuevamente. Estoy segura que despues de esta accion te sientes mejor. GM

  12. Marisela Hernandez dijo:

    excelente tu carta, amiga
    muy valiente
    un abrazo desde Paris

  13. Tania dijo:

    Hola Xiomara, no te conozco en persona pero al leer tu carta puedo conocer tu esencia perfectamente.
    Yo tambien tengo miedo, mucho miedo, pero me da mas miedo seguir viviendo con este sreñor…
    El 25 de abril las primarias, y el 26 de septiembre, por una Asamblea PLURAL, porque a nosotros no nos ha gustado y sin embargo la hems respetado. sabemos que ellos no haran lo mismo, por eso hay que ser mayoria. Saluods

  14. Magaly Villegas dijo:

    Hola Ximara, me complace haber leido tu carta. transmite el sentiemiento de todos. Me permito tomarla para enviarla a unos cuantos amigos que no tienen acceso al blog de Alfonso. Cariños.
    Magaly

  15. leoner ramos dijo:

    al fin alguien habla como tiene que ser. sin las llorantinas de la oposición, pero sí con el sentido lógico de lo que se debe hacer.

  16. Beatriz Rendón dijo:

    Excelente comentario Xiomara!!! A mi me han afectado ya dos veces, en mi ámbito laboral, las decisiones del Presidente Chavez. Sin embargo y a pesar de lo duro que ha sido, también pienso que podemos y debemos seguir adelante. Te deseo lo mejor para tí y los tuyos!

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s