Cine EL VISIONARIO DE LA PRISIÓN

Tahar Rahim interpreta al trepador Malik en "Un profeta" de Jacques Audiard.

A primera vista parece otra película de cárceles, como tantas que abundan con una trama más o menos similar. Pero a medida que avanza Un profeta encontramos un drama sobre un tema de mayor envergadura: el aprendizaje del poder. Lo peculiar es que esa educación para ejercer el dominio colectivo se ejecuta en un espacio tan reducido como una prisión. Es una muestra de un cine muy peculiar que alcanza altas cuotas de calidad gracias, en primer lugar, a un guión muy bien urdido que se desarrolla con un vigor arrollador y, en segundo término, a la perfecta interpretación de Tahar Rahim como el muchacho norafricano que aprende a manejar los hilos del poder. Ambos factores se encuentran al amparo de la excelente realización del francés Jacques Audiard, que sabe sostener el ritmo narrativo y la tensión dramática en una historia esencialmente masculina y ruda. No en balde la película ha cosechado tantos premios en su andar. Arrasó en la entrega de los Cesar de la Academia Francesa, ganó el Gran Premio del Jurado en Cannes del año pasado y acaba de ser postulada al Oscar como film no hablado en inglés. Actualmente se presenta en el marco del XXIV Festival de Cine Francés.

El héroe —más bien el antihéroe— es un personaje de la Francia contemporánea, donde los inmigrantes marcan la cotidianidad de sus ciudadanos. Malik El Djebena, de diecinueve años, proviene de un indefinido país del norte de África. Habla francés y árabe como sus lenguas maternas, pero apenas sabe leer y escribir. Las primeras imágenes del film lo muestran cuando ingresa a la prisión —por un crimen también indefinido pero que involucra a oficiales de policía—  para cumplir seis años de condena. En el recinto carcelario hay dos grupos de prisioneros claramente definidos: los árabes y los corsos. Malik pretende mantenerse al margen de unos y otros pero no puede. Es elegido por Cesar, el líder de la banda corsa, para que asesine a un árabe. La negativa de Malik a cometer el crimen no tiene futuro. La brutal amenaza de Cesar logra su cometido. Malik cumple el encargo y empieza un camino de ascensión dentro del entramado criminal. Ahora es un asesino con todas las de la ley. Allí comienza su aprendizaje. Allí se convierte en visionario, en profeta de su propio destino.

El Profeta conforma un tipo de thriller que utiliza el confinamiento de una cárcel para aumentar la sensación de incertidumbre que la historia crea a partir de un juego de fidelidades y traiciones. Es un juego de fuerza y brutalidad que deviene en una operación de sutiles manejos de los hilos de la dominación, pero evita caer en el tipo de dureza típica de los “dramas carcelarios”. Malik es un joven prisionero que intenta salir de prisión un poco más “educado” para enfrentar el mundo dentro y fuera de la prisión.

El film de Audiard es duro en su tratamiento, como todas las películas de cárcel, pero no emplea ningún recurso fácil para crear una falsa tensión entre los personajes. Lo logra a través de un guión poco complaciente,  lleno de rudeza pero también de sutilezas, que no juega a los buenos y los malos. Todos son villanos, todos son criminales. Lo que establece cierta diferencia es su origen: Córcega o África del Norte. Lo esencialmente francés de la historia se halla en los carceleros, los policías, las autoridades de la prisión. De resto, es un drama de inmigrante contra inmigrante, hablado a ratos en francés, por momentos en el dilecto corso y en ocasiones en árabe.

Un factor fundamental en la solidez de la película hay que hallarlo en la  sobresaliente actuación de su desconocido protagonista, Tahar Rahim como Malik, quien sabe marcar la evolución de su personaje desde la debilidad objetiva hasta la fortaleza elaborada por el dominio de las bandas. Lo secundan Niels Arestrup como el jefe de los corsos César Luciani, Adel Bencherif como Ryad, el árabe que busca la reivindicación, y un conjunto de intérpretes secundario que saben otorgar color sus personajes.

El otro factor destacable se ubica en la notable dirección de Jacques Audiard, director de dos filmes memorables: De latir mi corazón se ha parado y Lee mis labios. El realizador captura con frialdad al personaje principal, pero su visión también tiene una gran capacidad para explorar sus contradicciones y frustraciones. Un profeta es un thriller sobre un hombre que se convierte en visionario de su suerte.

UN PROFETA (“Un prophète”), Francia e Italia, 2009. Dirección: Jacques Audiard. Guión: Jacques Audiard y Thomas Bidegain. Producción: Martine Cassinelli. Fotografía: Stéphane Fontaine. Montaje: Juliette Welfling. Música: Alexandre Desplat. Dirección artística: Michel Barthélemy. Elenco: Tahar Rahim, Niels Arestrup, Adel Bencherif, Reda Kateb, Hichem Yacoubi, Jean-Philippe Ricci, Gilles Cohen, Antoine Basler, Leïla Bekhti, Pierre Leccia y Foued Nassah. Distribución: Cinematográfica Blancica.

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en 1 y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cine EL VISIONARIO DE LA PRISIÓN

  1. Miguel Fabelo dijo:

    Muy bueno tu escrito y realmente bueno este filme carcelario, otro del mismo “genero” y también marcadamente masculino es Celda 211 (D. Monzon) con mucho éxito en los Goya 2010.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s