Letras TAN LEJOS Y TAN CERCA

El año pasado me topé en la Librería Lerner de Bogotá con esta primera y muy particular novela de un joven físico turinés que ha indagado en los laberintos afectivos de la generación que despunta en el siglo XXI, a partir de ciertos elementos de su profesión. Su primer texto sobre Alice della Rocca en la nieve me conmovió y me enganchó a la historia de una chica y un muchacho que padecen la aritmética de los solitarios. Después supe del impacto que había generado esta historia sencilla y compleja a la vez. La soledad de los números primos, de Paolo Giordano, se ha convertido en un verdadero fenómeno de ventas desde que se publicó en Italia a mediados de 2008 —cuando el autor apenas contaba 26 años— y ha sido traducida al inglés, francés, español, alemán y portugués en tiempo récord. Sólo su publicación en Salamandra (Barcelona, 2009) ha registrado quince ediciones en español. ¿Cómo un libro puede obtener tanta repercusión? Cabría la sospecha razonable sobre los códigos del best seller tradicional, pero no existen en este relato sobre los afectos solitarios. Hay, por el contrario, mucho dolor y una gran necesidad de compartir ese dolor.

Dos son los personajes de La soledad de los números primos. Alice Della Rocca y Mattia Balossino, jóvenes con sus respectivos pasados dolorosos, se hallan acosados por la incomprensión y la culpa. Dos personas gravemente heridas en su niñez que deambulan con sus cicatrices y han encontrado en la soledad la garantía de su individualidad. Según el escritor, algunos números primos —que se dividen sólo entre uno y entre sí mismos— se convierten en parejas que se aproximan sin llegar a tocarse: el 11 y el 13, por ejemplo, o el 17 y el 19 o el 29 y el 31, muy cerca pero sin contacto directo. Como Alice y Mattia.

La soledad tiene dos caras: una que condena a la tristeza y otra que preserva la autonomía. Ambos personajes comparten esa experiencia, en mayor o menor medida, porque se encuentran condenados a cierto grado de aislamiento, a sentirse individuos incapaces de vencer la distancia que los separa del otro, A pesar del gran amor que sienten, han tendido puentes que resultaron inútiles. Alice arrastra su pierna coja. Mattia arrastra la culpa del recuerdo de Michela. Alice se sumerge en la práctica de la fotografía. Mattia quiere hacer la tesis sobre los ceros de la zeta de Riemann. Viven sus solitarias existencias.

Giordano narra su historia de manera directa, sin ampararse en los recursos de la retórica. Trabaja de forma paralela ambos personajes y se permite explorar la posibilidad del encuentro y, sobre todo, de la permanencia conjunta entre la chica y el muchacho. Sin embargo, no hace trampas. Prefiere trabajarlos con precisión matemática. Define con detallismo la personalidad de una y otro y les ofrece una mirada de comprensión sin incurrir en la sensiblería. Los observa con ternura pero sin lástima.

Ignoro el futuro de Giordano como escritor. Nadie sabe si logrará escribir otra novela de la dimensión de La soledad de los números primos. Pero en ésta se encuentra la extraña madurez de un hombre que no ha cruzado la línea de los treinta años pero pareciera acumular la experiencia de uno de cincuenta.

LA SOLEDAD DE LOS NÚMEROS PRIMOS (La solitudine dei numeri primi) de Paolo Giordano. Traducción de Juan Manuel Salmerón Arjona. Ediciones Salamandra, 2009, Barcelona. 281 páginas.

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en 1 y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Letras TAN LEJOS Y TAN CERCA

  1. Arsenio Cué dijo:

    Me pareció una novela sencilla pero magnífica, muy equilibrada.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s