Cine EL CAOS DE LA VIDA

Una propuesta distinta para un film en construcciçon.

Dieciséis personas atrapadas en un vagón paralizado del subterráneo de la ciudad de Nueva York. Están allí, sin mayores explicaciones, contra su voluntad. Nadie sabe que está pasando en la superficie ni por qué no vienen a rescatarlos. Personas que no se conocen, con intereses diferentes y actitudes particulares. Ignoran cuándo podrán salir. Permanecen sin agua ni alimentos. Los celulares no funcionan. El aislamiento es espacial y temporal pero sobre todo es un aislamiento emocional. Nadie está seguro de los afectos ni de las fidelidades. Nadie confía en nadie. Este es el punto de partida de Subhysteria, una coproducción entre Estados Unidos y Venezuela muy curiosa y poco convencional, dirigida y escrita por el venezolano Leonardo Zelig e interpretada por dieciséis actores de distintos orígenes, como deberían serlo los habitantes de la urbe neoyorquina. Un film para el desconcierto y la curiosidad.

La propuesta de Zelig —apellido artístico de Leonardo Gutiérrez, tomado del film de Woddy Allen— se levanta como un proceso en construcción que recurre a la interacción entre los intérpretes y el director para completar el guión. Los actores improvisan desde una situación dramática determinada. Los personajes son elaborados sin diálogos definidos. Este recurso expresivo contribuye a crear la atmósfera de caos que domina la historia. Porque el film se revela como una metáfora del caos en las vidas de esos seres humanos.

El director venezolano soltó las riendas de un caballo desbocado que busca su propio rumbo pero que no llega a ninguna parte, como el propio vagón del metro. El sustento del caos de sus personajes hay que buscarlo en la incertidumbre, la ausencia de seguridad, el temor a lo desconocido. Un miedo paralizante que también permite que afloren las angustias. La maraña de relaciones delata los secretos de cada uno. La cámara sigue estas acciones y gestos como un testigo periodístico, una crónica roja del desastre.

Paradójicamente, el punto débil de la película se ubica en la fortaleza de su propuesta narrativa, porque del caos generado por el miedo —su mçedula dramtica— no surge una resolución dramática satisfactoria. El final sigue siendo tan abierto como el inicio. Es como un paréntesis. Son personajes sin destino, finitos en tiempo y espacio, con desarrollo desconocido. El recurso de la interacción espontánea funciona a la hora de crear una situación dramática angustiante, pero falla al momento de cerrar la propuesta. Esto parece hecho adrede, como postura autoral, pero no es suficiente para construir el film. Inconcluso, diletante, a la deriva.

Un film así exige mucho de sus actores, tal vez demasiado, pero todos tratan de estar a la altura no tanto de sus personajes sino del conflicto dramático presentado. Se aprecia un profesionalismo de este elenco multinacional, donde logro identificar a Elaiza Gil, Héctor Palma y Violeta Alemán, por razones obvias. Por su parte, Gustavo Bernal y Javier Pérez-Karam enfrentaron satisfactoriamente el reto del montaje de esta historia sin guión acabado. Subhysteria, en este sentido, aparece como una obra experimental  que presagia nuevos trabajos de Zelig. Esperemos.

SUBHYSTERIA, Venezuela y EE UU, 2010. Dirección y guión: Leonardo Zelig. Producción: Javier Pérez-Karam. Fotografía: Philip Armand. Montaje: Gustavo Bernal y Javier Pérez-Karam. Música: Daniel Belardinelli. Sonido: Rob Albrecht. Elenco: Osvaldo Benavides, Ginger Kroll, Isabella Cascarano, Elaiza Gil, Rally Gifford, Héctor Palma, Rebeca Alemán y Shannon Lower, entre otros. Distribución: Cines Unidos.

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en 1 y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Cine EL CAOS DE LA VIDA

  1. Pingback: Cine EL CAOS DE LA VIDA | Directorio de blogs

  2. Miguelángel Landa dijo:

    Espero su estreno acá en Margarita para verla y comentarla.
    Afectos
    MIguelángel

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s