Alicia Freilich NUESTRO DESORDEN PÚBLICO

S e puede hacer caricatura, filme y hasta un musical cómico sobre Hitler, Mao, Mussolini, Stalin, Fidel Castro y sus clones regionales. Pero el efecto depende en exclusiva del talento humorístico y ético, sin doble moral, del autor. Porque hay una tenue línea de borde que separa la carcajada gruesa y fácil que exalta y banaliza el mal tiránico de la otra risa, difícil pero aliviadora, pues logra liberar por algún rato el malestar de una sociedad oprimida, humillada y casi destruida. Lindero frágil que consagra, promueve dudas o liquida.

Si gobernadores y alcaldes constantemente ofendidos y despojados acuden por justa y diferida ley al palacio dictatorial y ríen la charlatanería burlona del mandamás, causante y convocante, con ese simple descuido revelan una peligrosa dosis del desorden mental que nos abruma. En cambio, quien queda serio frente al circo y el marginado del convite que protesta con dignidad, ambos, reflejan orden interior y seguridad, hoy necesarios.

Dicen los atentos al sabio lugar común que el ser esencial radica en gestos y detalles, por eso en sus viajes el polaco judío descartaba al cochero cristiano que no se persignaba al pasar frente a una iglesia y rompía con amigos católicos que callaban ante pogromos y la profanación de sinagogas. El sufrimiento detecta vacíos y farsas.

Al punto. Desorden Público es un pionero grupo musical venezolano con veinte años de labor calificada, inteligente, principista, seria y divertida, de proyección europea y norteamericana. Ciertos títulos disqueros definen su concepto: Plomo revienta, En descomposición, Dónde está el futuro, Estrellas del caos.

Su fundador y director, Horacio Blanco, comunicador social por la Universidad Central de Venezuela, guitarrista, cantautor, barítono de voz potente y versátil, comanda esta tropa de instrumentistas, cada uno músico integral y echador de broma en serio. Sus balas de melodía, rítmica y letras hieren los vicios que nos marcan.

De humor ácido y sin complejos, reproducen diarias sonoridades, ruido mecánico, verborrea, olor y sabor del valle-país, «nación-verbena» en continuo zaperoco y contradicción.

Artistas nunca desordenados ni aburridos, lanzan sus dardos críticos contra la anarquía estructural que nos identifica.

Mucho puede aprender nuestra incoherente disidencia pública y privada de esta obra artística, sólida y confiable.

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en 1 y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Alicia Freilich NUESTRO DESORDEN PÚBLICO

  1. Brillante y lúcido.
    «Un destello en medio de la absoluta oscuridad».
    Saludos .
    Roberto Loscher

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s