Gerver Torres MARÍA LUISA Y LA POLAR

Mi madre me contaba, que allá por Ocumare de la Costa, a finales de los años 20 del siglo pasado, había una casa llamada “La Orapía” a donde los esbirros del general Juan Vicente Gomez, trataban de llevar las muchachas más bonitas del pueblo para que el dictador, cuando iba de visita, escogiera las que más le gustaban y se divirtiera con ellas. En esas oportunidades, a mi tía Maria Luisa, al igual que a otras jóvenes vecinas, sus padres la escondían, para protegerlas de los  antojos del general.

La historia la recuerdo a propósito de los arrebatos estatizadores del régimen. Sin duda que estos arrebatos tienen múltiples orígenes que incluyen entre otros, la ideología socialista que alimenta al régimen y que se plantea la liquidación de todo el sector privado; la búsqueda del control total del país, la venganza política y hasta los caprichos del jefe de la revolución. Pero, en algunos casos, la decisión de ir contra una determinada hacienda o empresa en particular, está  motivada por el interés de individuos o grupos oficialistas, en apoderarse de esos activos.

Un individuo o grupo se enamora de una hacienda o empresa y empieza a fantasear y a planear como apoderarse de ella. ¡Cuántos oficialistas no soñarán hoy con ser el presidente del grupo Polar! A partir de allí  comienza una campaña hacia dentro y fuera del gobierno para establecer la necesidad de su estatización. Vienen las intimidaciones, las acusaciones, los expedientes contra la empresa.  Un interés privado, particular, se transforma en una política pública, en una acción de gobierno.

A María Luisa la podían esconder cada vez que venía el dictador de visita. En cambio, las empresas privadas no tienen manera de esconderse, mucho menos cuando se trata de las más vistosas y atractivas del país, y cuando no es uno, sino unos cuantos dentro del régimen los que las desean. Por esa razón, lo que queda es pelear, luchar, resistir. Movilizarnos en su defensa.

gerver@liderazgoyvisión

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en 1 y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Gerver Torres MARÍA LUISA Y LA POLAR

  1. Ruth de Quiñones dijo:

    Estoy muy de acuerdo con lo que dice acerca; Los caprichos del dictador. Pero tambien recordemos, que vivimos un socialismo del siglo xxi, es decir, se supone que se ha enterrado cada vez más el capitalismo salvaje!Y, para ser coherentes con los ideales del socialismo mesmo. debemos acabar con todo lo que se parezca capitalismo o el ser rico. Giordani lo expreso asi: Tenemos que ser pobres todos, para poder edificar el socialismo chavista o del siglo xxi. De eso se trata. O no?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s