Alicia Freilich PORFIJAZZ

Aquel difícil día de los supuestos reparos electorales, de diluvio interminable, necesito la medicina urgente, construir un fortín espiritual contra el odio, la incertidumbre larga y lesiva. Buscar el placer es primera ley de resistencia.

Sobre la tarima del auditorio banquero al centro mismo de La Castellana, diecisiete originarios de distintos países, virtuosos de varios instrumentos que hacen vida en diversas orquestas locales de música clásica y popular, reunidos desde hace dos años en sus ratos libres por un señor de setenta y siete años, hoy la edad sin tiempo de Aldemaro, también moreno y terco, de apellido Jiménez, trompetista de vocación, merenguero de largo oficio en música bailable, nacido en Santo Domingo y radicado aquí, país inmigrado, por mucho tiempo juntos y bien revueltos para ejercer su antigua y común pasión totalmente gratuita, el mejor jazz desde una big-band hecha en el país, que sin falsos rubores, ya puede y debe ser mundial.

El director, arreglista y compositor confiesa su eterna deuda con aquel  afroamericano Thad Jones cuyos arreglos para grandes bandas en los años sesenta siguen de escuela para los ejecutantes del género. Hay un  responsable nominal de esta banda, no de hampones como los que todo el día y todavía a esa hora casi nocturna, guerreros en uniforme, bota, charretera y armamento de gran calibre destinado a votantes, acosan nuestras almas y avenidas. Ese comandante, en camisa almidonada y corbata, que intercala frases de gratitud  a los escasos presentes, entre ellos el eterno anfitrión Jaqcques Braunstein, se llama Porfirio, en verdad es bien porfiado y lo demuestra en este inolvidable concierto. Puede haber un trocito celestial en mitad de esta selva de hierro que quiere robarnos el derecho a seleccionar nuestro destino.

Bendito, buen Porfijazz.

Fragmento de En clave sexymental. Aldemaro Romero a medio siglo creativo. Editorial Comala, C. A. Caracas 2006.

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en 1 y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Alicia Freilich PORFIJAZZ

  1. Maritza dijo:

    Muchas gracias, Alicia, por tus hermosas palabras de reconocimiento a la obra de mi padre. Obra que su público y sus músicos han pedido continuar. Así sea. Mi padre, donde esté, de seguro tendrá lágrimas de agradecimiento.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s