Gerver Torres DÓLAR NEGRO

Asistí a la rueda de prensa clandestina que ofreció el dólar negro esta semana, para pronunciarse sobre el nuevo esquema cambiario implantado en Venezuela. Transcribo a continuación lo fundamental de sus declaraciones.

Dólar negro: comienzo por lamentar mi presencia en este país. Esta nunca es una buena noticia. Sólo estoy allí donde existe represión económica, donde las cosas no están bien. Soy el síntoma de las políticas y los modelos económicos fallidos. Estoy sorprendido del grado de improvisación de este gobierno en una materia tan delicada como la cambiaria. Cerraron ese mercado por tres semanas mientras inventaban un nuevo sistema, siendo que han podido diseñarlo tiempo atrás, mientras el viejo sistema estaba operando. Pero, peor aún, lo que han inventado es precario e insostenible.

El nuevo sistema es inviable porque fija arbitrariamente unos precios para el dólar al mismo tiempo que condiciona la demanda. La economía no distingue entre demanda justificada y no justificada. La demanda es una sola y es ella, junto a la oferta que exista, la que fija el precio. Si el sistema no otorga todos los dólares que la economía demanda, los agentes vendrán a mí y yo terminaré siendo la verdadera referencia del precio del dólar y, por tanto, de todos los demás precios en la economía. Lamento decir que el sistema recién impuesto me convierte a mí, el símbolo del capitalismo mismo, en el rey de la economía venezolana.

El sistema es inviable y colapsará en un tiempo relativamente corto. Cuando ello ocurra, el gobierno tendrá dos salidas: una, revertir totalmente el modelo socialista que ha venido imponiendo hasta ahora, o dos, huir hacia adelante, cerrar totalmente el sistema, tomando control de las tenencias en bolívares de los agentes nacionales, imponiendo un corralito y/o estatizando la banca. Si las fuerzas democráticas se lo permiten, no tengo dudas que esta última será su opción. Deben luchar para evitarlo.

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en 1 y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s