Alicia Freilich GERENCIAR CULTURA

Hernán Sifontes, propulsor de la Fundación para la Cultura Urbana.

Calibrar lo hecho por gerentes culturales de este país es una asignatura urgente y larga  para libros de investigación en muchos tomos y labor tan difícil como la tarea que ellos comandan ayer, hoy y mañana, porque su rastro deja una huella indeleble. En esa lista honoraria, hoy por hoy  resulta imprescindible el nombre de  Herman Sifontes. Debo personalizar en este caso. Lamento que mi relación con él se ha limitado a un cordial saludo en los eventos donde ocasionalmente coincidimos porque es hoy cuando admito públicamente mi enorme vínculo deudor  pues  formo parte de la gran cantidad de venezolanos demócratas y libertarios, que le deben mucho a este señor  sensible, atento a los saberes y especialidades ajenas, abierto a la creatividad local y universal.

Su  baja estatura física contrasta con su gigantesca espiritualidad y le permite pasar casi inadvertido en los escasos actos culturales y educativos a donde acude con auténtica humildad y venciendo la evidente timidez que le ocasiona presentarse en público. Actos que no serían posibles sin su sabia y consecuente pasión y acción promotoras. La Fundación para la Cultura Urbana, organismo patrocinado por Econoinvest desde hace doce años tiene en él, su magisterio de apoyo y línea  gerencial.

Este privilegiado pero breve sitio, impide una detallada información sobre la importante obra derivada de Herman Sifontes, el emprendedor culto, perceptivo y buena gente que  le otorga a Venezuela un espacio donde impera el equilibrio mental para producir sin dogmas, la desbordante creatividad para inventar sin trabas, la actitud personal del respeto y reconocimiento al otro. Sólo impone un  estricto límite controlador. La calidad.

Libros, música, reflexión, obra plástica, urbanismo en ideas, imágenes y  programas, foros, seminarios, cursos conducidos por lo más selecto de la cultura nacional y mundial,

Oasis al centro mismo de un volcán.


Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en 1 y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s