Cine POPPY, UNA CHICA FELIZ

Sally Hawkins interpreta la felicidad de un chica londinense en el film de Mike Leigh.

Mike Leigh no es optimista. Sería irresponsable serlo ante un mundo que se cae a pedazos. Especialmente su amada Inglaterra. Sus películas demuestran su angustia ante la fractura social de su país, incluso antes de que estallara la crisis económica que aún azota las naciones del mundo. Cuando recuerdo dramas como El secreto de Vera Drake (2004) —que hace unos meses les recomendé que buscaran en video— o Secretos y mentiras (1996), construyo la visión de un cineasta que pone el acento en la vida amarga de los personajes populares que viven en los suburbios de Londres. Pero a la vez rememoro la agridulce Todo o nada (2002) —ubicada en una comunidad minera con desempleo— antes de abordar la muy alabada La dulce vida (“Happy-go-lucky», 2008), comedia con giros dramáticos que ha ganado distintos premios en festivales importantes y que se acaba de estrenar en Venezuela. Parecen distintas vertientes de un mismo cineasta, pero en realidad se trata de una misma comprensión  con diferentes matices de esos seres que viven el día a día con sus frustraciones y sus esperanzas.

Poppy es una maestra de 30 años, soltera y emprendedora, extremadamente simpática, que atraviesa su existencia con una sonrisa insólita a pesar de los dramas que la rodean. No importa que le hayan robado su bicicleta o que en su barrio se consuman drogas. Lo mejor siempre está por venir. No tiene novio, pero no le preocupa. Ya vendrá el amor prometido. Durante diez años ha vivido con su gran amiga Zoe y de vez en cuando se emborracha cordialmente en el pub correspondiente. Asiste a clases de flamenco con una profesora muy tópica y termina saliendo con Tim, un muchacho encantador que funciona como trabajador social. Pero eso sí, se topa con Scott, un instructor de manejo de automóviles que se manifiesta en sus antípodas. Huraño, neurótico, pesimista, chovinista, inseguro. La conexión es inevitable pero también imprevisible.

Todo parecía conducir hacia una comedia romántica donde Scott y Poppy encuentran sus diferencias y afinidades hasta conformar una relación de signos contradictorios, pero en su guión Leigh evita caer en ese lugar común y prefiere atarse a la visión optimista de una chica feliz que está a punto de dejar de serlo en un mundo de justificados pesimistas. “Sonreír trae suerte”, parece pensar Poppy, mientras le dice a todo el mundo: “Sé feliz”. Ese be happy es su muletilla personal. Como si fuese tan fácil. Poppy constituye una personalidad que contrasta con los entornos duros en los que vive la clase trabajadora londinense. No es el mundo de gratas sofisticaciones de Saville Row o Picadilly Circus sino el campo de lucha cotidiana de personas que tienen que creer en la esperanza a riesgo de incurrir en el suicidio virtual.

Las “alegres aventuras” de Poppy —encantadoramente interpretada por Sally Hawkins— constituyen los pasos de un discurso vital destinado a confrontarse con el pesimismo e incluso el conformismo. Como personaje Poppy evoluciona hacia un punto de madurez que no niega sus postulados de felicidad. Simplemente los lleva adelante contra viento y marea. Es un personaje ficticio que desencadena situaciones fuera de lo normal. En especial cuando el insoportable y desamparado Scott  —muy bien actuado por Eddie Marsan, rostro habitual de muchas películas inglesas— se sale de sus habituales casillas y explota en un instante de comprensión de su propio drama, en una escena memorable que consolida el film. Pues si la primera parte de La dulce vida transcurre casi de forma intrascendente, la segunda se aventura en el terreno del conflicto personal y adquiere dimensión dramática. Como en las buenas películas de Mike Leigh, el pesimista.

LA DULCE VIDA (“Happy-go-lucky”), Inglaterra, 2008. Dirección y guión: Mike Leigh. Producción: Simon Channing Williams. Fotografía: Dick Pope. Montaje: Jim Clark. Música: Gary Yershon. Elenco: Sally Hawkins, Eddie Marsan, Alexis Zegerman, Andrea Riseborough, Samuel Roukin, Sinéad Matthews, Kate O’Flynn, Sarah Niles y Sylvestra Le Touzel. Distribución: Cinematográfica Blancica.

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en 1 y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cine POPPY, UNA CHICA FELIZ

  1. HORAS ROTAS dijo:

    …traigo
    sangre
    de
    la
    tarde
    herida
    en
    la
    mano
    y
    una
    vela
    de
    mi
    corazón
    para
    invitarte
    y
    darte
    este
    alma
    que
    viene
    para
    compartir
    contigo
    tu
    bello
    blog
    con
    un
    ramillete
    de
    oro
    y
    claveles
    dentro…

    desde mis
    HORAS ROTAS
    Y AULA DE PAZ

    TE SIGO TU BLOG

    CON saludos de la luna al
    reflejarse en el mar de la
    poesía…

    AFECTUOSAMENTE

    ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE BLADE RUUNER , CHOCOLATE, EL NAZARENO- LOVE STORY,- Y- CABALLO.

    José
    Ramón…

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s