Alicia Freilich ¿QUIÉN ES PATRIOTA?

H ace medio siglo se quiso popularizar el slogan «venezolano siempre, comunista nunca». Hasta comprobados antirrojos sintieron molestia ante ese falso dilema dogmático que confundía nacionalidad con ideología. Total rechazo civilista produce el «patria, socialismo o muerte», lema que cunde en actos militares y sectarios del PSUV, partido del régimen por ahora en el poder. Es una disyuntiva excluyente que impone la opción de venezolano sociocomunista sí, pero liberal socialcristiano, conservador, socialdemócrata y etcéteras, no. Y justifica una inminente guerra entre paisanos, hermanos, vecinos.  Una mayoría venezolana lo es por nacimiento, adopción o querencia y no olvida ni tiene por qué olvidar su origen o que sus padres y/o antepasados nacieron en otros países, practican diversas creencias religiosas y simpatizan con distintas tendencias ideológicas.

Simón Bolívar nació en colonia española, hizo Venezuela y murió expatriado en Colombia.

Andrés Bello pudo realizarse en Inglaterra y Chile. Nunca se les exigió olvidar Venezuela y jamás la olvidaron porque patria es familia, paisaje o suelo, idioma, olor, sonido y emoción al desnudo, sin uniformes.

En ningún escrito bolivariano ni en los textos de quienes forjaron la venezolanidad conceptual y concreta se discrimina entre venezolanos de primera, copartidarios de una tolda político-partidista, y otros de segunda clase, sometidos a vigilancia armada y patriotera sobre la buena fe de su nacionalidad. Y no hay tal señalamiento porque constitucional y emotivamente el patriotismo venezolano se ha sustentado en ideario, doctrinas, hechos y personajes de fusión étnica, religiosa, ideológica y cultural.

De seguir el actual intento por transformar en ley de identidad nacional la citada, marcial y sectaria consigna, se fundará una revolucionaria nación basada en la premisa «sólo los caribes son hombres», grito salvaje justificable si acaso en barbarie troglodita.

Pero todavía hay una Venezuela moderna, integral, integrada e integracionista que sabe cómo el nacionalismo a ultranza parió guetos en África y América del Norte, campos de prisión, tortura y exterminio en la corte de Mao, en la Europa fascista de los imperios nazi y soviético-estalinista con su satélite cubano, en los gorilatos de Centroamérica y Suramérica.

Y esa no ha sido nuestra historia básica. Mucho menos esencia de la venezolanidad.

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en 1 y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s