Alexis Márquez Rodríguez MALA SUERTE

El derrocamiento de Pérez Jiménez, en enero de 1958,  abrió al país una nueva etapa, en la cual se restauró la democracia, si bien más como forma de gobierno que como sistema social. Los partidos AD y COPEI se alternaron en el poder, y aun con fallas y vicios, ejercieron el gobierno con un mínimo de libertad y respeto a  los derechos humanos. Sin embargo, no supieron  complementar el ejercicio democrático con realizaciones económicas y sociales suficientes para asegurar el bienestar de la población. Pese al auge económico que nos proporcionaba la industria petrolera, aun con lo bajo de los precios del petróleo, aspectos fundamentales de la vida del país, como la salud y la  educación, presentaban una aguda crisis.

Bajo el imperio de la corrupción y de la ineptitud, en 1998 la situación era un verdadero desastre. El pueblo, que había venido votando cada cinco años por AD y COPEI, estaba harto.

Venezuela tuvo, pues, mala suerte en los cuarenta años que siguieron al derrocamiento de la dictadura militar, pues no obstante gozar, aun con matices, de aquel  bienestar y de aquellas libertades, la pobreza entre las clases  populares no sólo se mantuvo, sino que incluso se acrecentó, al mismo tiempo que la economía se tornaba catastrófica, todo debido a la ineptitud de los gobernantes de ambos  partidos y a la corrupción de muchos de ellos.

Fue así como la figura de Hugo Chávez, nueva, fresca y prometedora, con la aureola que se resumía en el emblemático “por ahora” que lo hizo famoso, se impuso en las elecciones presidenciales, que al par de elegirlo a él enterraron a todos los partidos políticos.

El pueblo –clases altas, medias y populares por igual– votó en 1998 por Chávez, convencidos de que cumpliría sus promesas, sobre todo en lo tocante a la corrupción, al desarrollo económico y a la erradicación de la pobreza.

Al poco tiempo de electo, Chávez alcanzó un poder como  nunca se había visto en nuestra historia. Por una parte el prodigioso aumento de los precios del petróleo le proporcionó  una inaudita riqueza financiera, y por otra el considerable respaldo popular, expresado en numerosas elecciones, lo convirtieron en un gobernante tan poderoso como los más poderosos jeques árabes.

Pero una vez más nos tocó la mala suerte. En los once  años de gobierno chavista no sólo no se cumplieron las  promesas electorales, sino que los males del pasado, particularmente la corrupción, se han multiplicado de manera insólita y brutal. De nuevo estamos en el desastre.

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en 1 y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Alexis Márquez Rodríguez MALA SUERTE

  1. ¿Mala suerte profesor Márquez? ¿O más bien falta de conocimiento sobre nuestra historia, sobre lo que somos, y como nos comportamos? Somos responsables de las deci siones políticas que nos afectan como colectivo. Si no terminamos todos de asumir a Venezuela de esta manera, siempre estaremos repitiendo los mismos esquemas.

  2. Paula de Castillo dijo:

    Profesor,acertado su analisis…pero mas que en la casualidad, creo en la causalidad; la historia continúa escribiendose y actualmente estamos llamados a ser los protagonistas! Lo importante es asumir nuestro rol desde nuestros espacios, tratando de aprender de este gran error que tanto nos ha costado para forjar un futuro prospero… Contamos con las luces y la reserva moral, como usted, para lograrlo! Debemos ser optimistas! Que Dios le siga iluminando… Se le aprecia…

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s