Alexis Márquez SÍ, VAMOS POR ÉL

Sorprende la actitud plañidera de Chávez, y de muchos  de sus seguidores, cuando se refieren a los ataques, mas bien  contraataques, de los sectores de oposición a su persona y a su gestión  de gobierno. Con tono lastimero Chávez suele decir “Vienen por mí”, como denunciando lo que al parecer considera injusto, y quizás ilegal, por parte de opositores que critican sus actitudes personales y sus actos de gobierno, poniendo de relieve lo execrable de tales actitudes, impropias  de un gobernante, y lo pernicioso de aquellos actos, producto de la improvisación y de la ineptitud, los signos más notorios del actual gobierno y de los remedos de poderes públicos, que no son sino gestores incondicionales del inquilino de Miraflores.

Sorprende, porque tales críticas son el cumplimiento del papel que específicamente le corresponde a la oposición. Y el tono de esas críticas, por lo demás, está dado por el propio Chávez, que con su lenguaje procaz y desaforado, aunado al escandaloso fracaso de sus (im)políticas, obliga a sus oponentes a adoptar un tono enérgico en sus manifestaciones, aunque de hecho estas nunca han descendido al lamentable nivel del  lenguaje presidencial, y hasta se les achaca una supuesta blandura y falta de “punch”.

Si Chávez asumiera realmente su función de gobernante, en vez de  adoptar una actitud permanente de diatriba y agresividad irracional, otra sería la situación, pues las críticas de la oposición  tendrían un nivel distinto, como ocurre en los países verdaderamente democráticos, donde la política se practica en un clima de normalidad,  en el cual la  oposición cumple su rol de manera eficaz y  apropiada.

En cuanto a que la oposición “viene por Chávez”, es lógico y  natural que sea así. Parte fundamental de la función de los sectores opositores es lograr el reemplazo del gobierno instituido. Por supuesto,  ese reemplazo puede hacerse de varias maneras, una de las  cuales, la estrictamente democrática, es la vía electoral, y la oposición venezolana, en conjunto, ha demostrado hasta la saciedad su vocación  democrática en ese sentido. Lo cual no quiere decir que no haya entre  nosotros sectores, y sobre todo individualidades golpistas, que  preconizan la salida de Chávez mediante la violencia. Pero aunque se trate de opositores al gobierno chavista, no son la oposición  mayoritaria, que se ha venido resteando hace años con la vía electoral. Lo cual le ha proporcionado sonados triunfos, como el del pasado 26 de setiembre. Y todo indica que habrá otros importantes triunfos en el  futuro ya cercano.

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en 1 y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s