Política ficción LA METÁFORA DEL RESCATE

El exitoso rescate de los 33 mineros chilenos pone de relieve algunos hechos que podrían parecer perogrulladas pero en los tiempos que corren —tan contradictorios y oscuros— muchas cosas obvias permanecen ocultas. ¿Cuál fue al hazaña del gobierno de Piñera? Algo que pertenece al sentido común y al abecé de la gerencia: conocer la situación; analizar sus posibles soluciones y evaluar sus consecuencias; establecer objetivos posibles; definir requerimientos, plazos y herramientas; convocar a los especialistas; solicitar la cooperación nacional e internacional; ejecutar un plan operativo con rigor y disciplina; y no abandonar la tarea hasta el final. Et voilà. El mundo siguió la operación minuto a minuto hasta la salida del trigésimo tercer minero. Tremendo triunfo del Chile de hoy y de su presidente ante la opinión pública del mundo.

En Venezuela este rescate ofrece una metáfora para considerar el triunfo político de las fuerzas de oposición reunidas en la Mesa de la Unidad Democrática el domingo 26 de septiembre. Me constan los múltiples obstáculos que hubo de enfrentar la secretaría ejecutiva de la MUD —tanto del Consejo Nacional Electoral como de sus propios integrantes y de los radicales— para conquistar la mayoría numérica de los votos. Además esta política demostró varias perogrulladas. La primera: Chávez es minoría, como afirmamos desde hace tiempo. La segunda: la oposición democrática tiene una clara opción de triunfo electoral en 2012 si hace lo que debe hacer. La tercera: Chávez conoce las dos anteriores. Por eso radicaliza su gobierno y continúa jugando al caos en todos los órdenes nacionales en busca de una salida que no pasa necesariamente por las presidenciales.

La metáfora del rescate ilustra las posibilidades de una estrategia de las fuerzas democráticas. Comprender la nueva situación política, analizar sus posibles salidas y evaluar sus consecuencias, incluidas las que están fuera del ejercicio electoral impulsadas por el gobierno; establecer objetivos posibles en esta nueva correlación de fuerzas; definir requerimientos, plazos y herramientas, como una candidatura de consenso, una visión no inmediatista de gobierno y un plan de reconstrucción del país; convocar a los especialistas, tanto en el campo de los partidos como de la sociedad civil; solicitar la cooperación nacional e internacional; ejecutar un plan operativo con rigor y disciplina, sin ceder a las tentaciones ocasionales; y no abandonar la tarea hasta el final. Lo que está en juego es el rescate de todos los venezolanos.

 

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en 1 y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s