Alexis Márquez Rodríguez LIDERAZGO

Mucha gente, sobre todo del lado del chavismo, dicen con frecuencia  que la mayor  debilidad de la llamada oposición es su falta de líderes. La verdad es que si algún sector muestra una aguda carencia de liderazgo es el chavismo, y  no precisamente la oposición.

En efecto, nadie puede poner en duda los atributos liderescos de Chávez. Con ellos logró imponerse en 2008, en las  elecciones que por primera vez  lo pusieron en Miraflores. Fueron esas dotes de líder las que calaron en los votantes, especialmente en los estratos más pobres, pero también en densos sectores de clase media, y hasta en algunos representantes de la alta burguesía criolla, de los medios intelectuales y de los económicos. Terreno abonado para esos atributos fue el estruendoso fracaso de los partidos AD y Copei, que habían convertido en un desastre la democracia conquistada en 1958.

Pero el liderazgo de Chávez está hoy en franco declive. Muy pronto millones de  venezolanos de la clase media y de sectores de más arriba cayeron en el desencanto y se  descubrieron engañados por el nuevo caudillo.  En los sectores populares, en particular en los  estratos más pobres, el desengaño ha sido más lento, pero ya es detectable. La caída del  chavismo en las cifras de votos en las sucesivas elecciones es indesmentible. Y como de ese lado el único líder existente ha sido el propio Chávez, es obvio que el chavismo se va quedando irremediablemente sin liderazgo.

En cambio, en los diversos sectores de la oposición ha sido lo  contrario. Allí han surgido líderes jóvenes, con un pensamiento novedoso, que se han ido arraigando nacional, regional o localmente. Incluso en los viejos partidos el liderazgo tradicional, en gran parte responsable de lo que ha ocurrido en la última década, se ha retirado a rumiar su fracaso, y ha dado paso a jóvenes dirigentes forjados al calor de los  hechos, que han sabido asumir sus funciones con dignidad e inteligencia. Lo cual ha ocurrido también en los nuevos partidos y demás agrupaciones políticas surgidos al paso de los acontecimientos.

Sólo es de esperar que esos nuevos líderes asimilen cabalmente las lecciones de la  historia, de la presente y de la pasada. Uno de  los más notorios defectos de la dirigencia política venezolana ha sido su improvisación y la forma olímpica como se ignoran las lecciones de la historia. Los políticos venezolanos, con muy contadas excepciones, han sido soberanamente incultos, y han exhibido un verdadero horror al estudio y a la lectura. Se han dado sólo al disfrute de los  beneficios del poder cuando lo han tenido, o a la búsqueda afanosa del mismo.

Si nuestras nuevas generaciones políticas superan esos vicios y defectos, y se preparan para las funciones de gobierno, podremos tener la convicción de que nuestro país entrará, de verdad, en una  nueva etapa.

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en 1 y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s