Alberto Rodríguez Barrera LENIN Y SU MÈNAGE A TROIS *

Fue el primer jefe de estado soviético, desde noviembre de 1917 hasta su muerte y una de las figuras políticas más influyentes del siglo XX. Vladimir Ilich Ulganov nació en Simbisk (luego Ulganovsk) junto al Río Volga. En mayo de 1887, su hermano mayor fue ahorcado por conspirar para asesinar al Zar Alejandro III. Siete meses después el joven Vladimir fue arrestado por primera vez por protestas estudiantiles. En 1901 adoptó su famoso nom de guerre y como teórico marxista inició su amor de toda la vida con la revolución. Fue encarcelado por primera vez en 1895 y en los próximos 22 años dirigió a los bolcheviques desde su exilio en Siberia, Suiza, Alemania, Francia, Inglaterra y Polonia. Cuando los campesinos se sublevaron espontáneamente contra los Romanovs, en marzo de 1917, Lenin reconoció el caos gubernamental, y en noviembre exigió —y tomó— el control total.

El mando de seis años de Lenin fue despiadado y sangriento, y en su lecho de muerte temió haber traicionado los principios y los trabajadores que buscó representar. También temió que su legado sería peor. En el último memorandum dictado exigió con urgencia la remoción de Stalin como secretario general del partido; un año más tarde estaba muerto; envenenado, especularon Trotsky y otros, bajo el mando de Stalin.

La revolución fue toda la vida de Lenin, y no sorprende que tres de las mujeres que amó estaban íntimamente involucradas con ella, y una cuarta lo abandonó por eso. Poco se sabe de su breve affair con Apolinaria Yakuvoba en 1895. Ella organizó y panfleteó las actividades ilegales de Lenin; él le propuso matrimonio y fue rechazado. Pero en 1894 Lenin conoció a Nadezhda Konstantinova Krupskaya, un año mayor que él, severa, con pelo ajustado hacia atrás, activa marxista. Lenin fue exilado a Siberia en 1897 y al año siguiente, cuando ella también fue sentenciada a tres años de exilio, Nadeshda solicitó pasarlos junto a su novio, Lenin. Se concedió su petición con la condición de que la pareja se casara inmediatamente, cosa que hicieron, el 23 de julio de 1898.

Se especuló que la relación era sólo un expediente político, pero para ambos era maravillosamente apropiado; ella era feliz sirviendo a la revolución que él personificaba, y él adquiría una devota camarada subordinada que también era secretaria, asistente, cocinera, lavandera y dirigente partidista. Aceptaba sus decisiones sin chistar, y nunca hacía preguntas. Esta docilidad de Nadezhda permitió que Lenin tuviera devaneos sin preocuparse por la opinión de su esposa. El matrimonio se extendió hasta su muerte.

En 1905, viviendo bajo el nombre de William Frey en San Petersburgo, Lenin conoció a Elizabeth de K. Linda, inteligente, aventurera, independientemente rica, y recientemente divorciada; en su tercer encuentro Frey le dijo que quería tener reuniones clandestinas con ella en su elegante apartamento; ella estuvo de acuerdo. Algunas noches las reuniones secretas tenían sólo dos participantes. Lenin y su ricachona pasaron noches muy alegres mientras Nadezhda planchaba la ropa de Lenin sin mirar al reloj. Durante nueve años, Lenin sostuvo relaciones intermitentes, pero sus diferentes mundos eran difíciles de conciliar. Elizabeth era literaria, artística, graciosa —burguesa en una palabra— y Lenin era… radical. “Es bastante obvio”, le dijo él una vez, “que nunca llegarás a ser una social demócrata”. “Y tú”, respondió ella, “nunca serás otra cosa que social demócrata.”

Otra Elizabeth habría de llegar a ser la estrella del panorama amoroso de Lenin: Elizabeth d’’Herbenville Armand, llamada Inessa. Contaba 31 años cuando conoció a Lenín en París (1910), y ya había roto su hogar abandonando a su marido y llevándose a sus cinco hijos con ella. Erudita, hablaba francés, alemán, inglés, ruso y un poco de español. Antes de conocer a Lenin había vivido en unión libre con su cuñado y también lo había desechado. Estudió con la feminista Ellen Key y hasta estuvo detenida por sus actividades radicales tras la lectura de la obra de Lenin Qué Hacer. Ya había saboreado cárcel y exilio, del cual logró escapar. Al conocer a Lenin se materializaba uno de sus sueños. Inessa no puso reparo alguno porque Lenin estuviera ya casado. Insistió en conocer a Nadezhda y pronto se hicieron grandes amigas. Nadezhda llegó a sentir vivo afecto por la querida de su esposo, y en varias ocasiones los tres vivieron alegremente bajo un mismo techo y en la misma cama.

Desgraciadamente, la vida irregular de Inessa había debilitado su salud y en 1920 un violento ataque de tifus la remitió primero a la cama y luego a la tumba. Lenin creyó que moriría también. Muchos creyeron que pasarían pocos días antes de que Lenin la siguiera a la tumba. Nadezhda también la lloró. Lenin comenzó a mostrar un claro declive en su salud. Comía poco, trabajaba demasiado, y se mostraba hosco y huraño. Aunque Nadezhda nunca le dio motivo de enojo, se mostraba remoto y callado con ella. Se hizo más drástico e intolerante, y comenzó a pensar demasiado en la muerte.

Lenin falleció tras larga enfermedad un 21 de enero de 1924. Había sufrido varios ataques y estaba a poco de ser un vegetal. Su pobre y menudo cuerpo fue embalsamado y remitido a una vitrina de vidrio empotrada en la Plaza Roja. Su viuda Nadezhda siguió viviendo en el sencillo apartamento de cuatro habitaciones en el Kremlin hasta que murió de tifus a los 70 años un 27 de febrero de 1939.

Publicado en Código de Barra el 13 de noviembre de 2010. http://codigodebarra-revista.blogspot.com/

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en 1 y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s