Gerver Torres ¿BIENESTAR SIN EMPLEO?

Investigaciones recientes sobre el bienestar, calidad de vida o felicidad, como quiera llamársele, realizadas a escala mundial por la empresa Gallup, encuentran que el factor más importante en la determinación de cómo la gente siente y aprecia su vida es el bienestar ocupacional. Esto es, la satisfacción con su trabajo, con su ocupación, con aquello a lo cual dedica la mayor parte de sus energías diarias. El hallazgo es interesante porque el peso de ese factor aparece incluso por encima de factores asociados a la familia u otras relaciones sociales como las de amistad, que se creían ser los de mayor importancia. Cuando se explora un poco más profundamente el bienestar ocupacional, se encuentra que los factores que a su vez lo determinan tienen que ver con la sensación de utilidad, de realización de metas, de estar la persona dedicada a hacer las cosas que mejor sabe hacer, aquellas para las cuales tiene talento y de contar con líderes que los estimulen de forma regular para seguir por ese camino. El peso del trabajo es tal en el bienestar, que de acuerdo con estas investigaciones, el factor individual que más puede afectar negativamente la felicidad de una persona es una situación prolongada de desempleo, inclusive más aún que, por ejemplo, la perdida de la pareja.

El grado de compromiso, de identificación con el empleo, no solamente es un factor que impacta el bienestar de las personas. Es además una variable que impacta la productividad de las empresas y por tanto de toda la economía. Un trabajador más comprometido con su trabajo es un trabajador más productivo, más eficiente.

Estas consideraciones vienen a mi mente a propósito de la situación que se da en Venezuela con el ataque sistemático que el gobierno mantiene contra la empresa y la iniciativa privada, principales proveedores de empleos en el país; con la tendencia que tiene a querer hacerle creer a los trabajadores, que si trabajan para una empresa privada, están siendo explotados; con la preferencia que expresa a resolver todos los problemas con becas y limosnas que nos van convirtiendo en un gran campo de damnificados, ya no solo por las lluvias que caen del cielo sino por las cosas peores que llueven del gobierno.

gerver@liderazgoyvision.org

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en 1 y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s