Isabel Pereira EL AMERICAN DREAM NO ES UNA PESADILLA

Contrario a lo que dice el premio Nobel de economía Joseph Stiglitz, el sueño americano está más fuerte que nunca. Lo demuestran las revueltas en Egipto, Honduras y lo que está pasando en Libia. Son las nuevas clases medias moviéndose, tomando territorios, aspirando a la libertad y a mejores gobiernos. Sin miedo a exagerar se puede decir que la gran locomotora que ha promovido esta clase media, que es una realidad y un sentimiento en el mundo de hoy, han sido los Estados Unidos y su American Dream. Con base en esta idea, EEUU se convirtió en un país con una enorme clase media que hace suspirar a sus vecinos de Centroamérica y al resto de los suramericanos que por todos los medios intentan cruzar sus fronteras. Las cifras son contundentes: en lo que va del siglo XXI, ese país ha recibido alrededor de 10.3 millones de inmigrantes nuevos. En total, viven en los Estados Unidos 37.9 millones de inmigrantes.

La aspiradora que ha movido estos millones de persona -muchos más que todos los habitantes de Venezuela- es el sueño que podemos calificar de universal para la humanidad: libertad ciudadana, autosuperación de las penurias, comunidades ordenadas, vida segura. Este núcleo que se ha llamado el sueño americano podemos decir que forma parte de las aspiraciones de cualquier mortal.

Hoy, Stiglitz señala que a partir de la ultima crisis que azotó los Estados Unidos, estadísticamente hablando el movimiento social de nacer dentro de la clase baja y “poder movilizarse de estrato se ha desacelerado”. Afirma además que esto provoca una crisis de valores, una especie de pesadilla, ante la imposibilidad de tener una casa con jardín, un automóvil, hijos en buenos colegios, con el respaldo de buenos empleos y seguridad social.

Afirmar que el American Dream hoy es una pesadilla parece totalmente erróneo. Lo siniestro es la perspectiva de que el sueño americano sea muy difícil de lograr.

Además es fácilmente comprobable que mientras las masas movidas por el Manifiesto Comunista fracasaban estruendosamente, el American Dream hacía correr a los hispano americanos y otros muchos a las puertas de USA.

El corazón del sueño americano ha sido un motor para la integración de esta sociedad. Esta creencia, encarnada en aspiración colectiva, fue expresada por primera vez en 1931 por el historiador estadounidense James Truslow Adams, quien planteó que la prosperidad depende de las habilidades de cada persona y de su trabajo, idea que aun pareciendo muy simple logró cambiar los Estados Unidos al convertirse en la base del gran consenso que permitió integrar un país heterogéneo, receptor de inmigrantes de todo el mundo.

El sueño americano se funda en un gran pilar, que lo diferencia de todos los planteamientos marxistas: la libertad como sustantivo, tal como la define la constitución americana: NOSOTROS, el Pueblo de los Estados Unidos, a fin de formar una Unión más perfecta, establecer Justicia, afirmar la tranquilidad interior, proveer la Defensa común, promover el bienestar general y asegurar para nosotros mismos y para nuestros descendientes los beneficios de la Libertad, estatuimos y sancionamos esta CONSTITUCION para los Estados Unidos de América. Esto significa que es una constitución para asegurar la libertad como condición básica de la existencia de sus ciudadanos y no para limitar, prohibir, sino todo lo contrario, y esa libertad la han usado los ciudadanos para crecer, organizarse y ser más prósperos, aunque existan coyunturas marcadas por la inseguridad y abatimiento creado por políticas erradas.

En nuestro país se intenta vender los contrario al sueño americano: El manifiesto Comunista y la lucha de clases como su instrumento, el gobierno inculca a los ciudadanos que en lugar de esforzarse y mejorar para alcanzar sus sueños lo que hay que hacer es poner la rodilla en tierra y dispararle todo aquel que tenga una buena casa, un buen carro porque, según ellos, esos son sus enemigos.

El Presidente con su inútil tenacidad arremete contra la propiedad privada, expropia, repite a los trabajadores que los empresarios son unos explotadores, cierra sindicatos, ahoga las universidades libres para promover seudo casas de estudios creadas como campamentos en pocos meses.

Pretende sustituir la Universidad Central con sus escuelas de filosofía, letras, Ingeniería Química, Arquitectura, Economía y otras, por unas improvisadas estructuras que emulan las de un fracasado país como Cuba y con ello aleja la posibilidad de que una familia de pocos ingresos pueda ascender porque tiene un hijo graduado que logró un buen empleo o fundó una empresita a la que le esta yendo bien.

Ya basta de fraudes y mentiras. Lentamente pero con firmeza comenzamos a comprender que también los venezolanos podemos tener un sueño, venezolano por supuesto, es decir ,tener libertad, respeto, poder construir un patrimonio, una casa con jardín, un trabajo decente, criar a nuestros hijos con amor y decencia y sobre todo permanecer vivos.

isaper@gmail.com
@isapereirap

Anuncios

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en Otras voces y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s