Culinaria LAS DELICIAS EN EL CORAZÓN DE MADRID

El Mercado de San Miguel funciona en una estructura metálica de principios del siglo XX.

Madrid disfruta de un espacio muy especial para saborear mariscos insólitos, delicados jamones ibéricos, seductores vinos de todos los pagos españoles, un buen pacharán navarro, untuosos quesos de cabra, vaca y oveja, panes artesanales de corteza quebradiza, apetitosas croquetas y otras delicias de las culinarias regionales. Lo descubrimos el año pasado y fue todo una sorpresa. Imagínese, usted llega al lugar y se pasea entre los puestos de venta. Prueba aquí o allá, compara calidades y precios y compra para comer allí mismo o para llevar a casa. Todo en un ambiente informal y hermoso con productos de alta calidad. No es un restaurante ni una tienda de delicadezas tradicional. Es un mercado para consentir el paladar y funciona en una estructura metálica de férrea belleza, desde las 10 de la mañana hasta la medianoche. Se llama El Mercado de San Miguel y se halla en la Plaza de San Miguel, saliendo por el  costado oeste de la Plaza Mayor. Imperdible.

Si usted va a la capital española, por placer o por negocios, no deje de buscarlo. Lo encontrará bajo una estructura de metal que data de principios del siglo pasado que, como otras similares, operaba como mercado. La de San Miguel es la única de su tipo que queda en la ciudad. Posee una belleza muy particular, sobre todo en la noche, bajo una iluminación sugerente. No espere un mercado tradicional pues desde hace unos años funciona como un simpático lugar de tapeo, cata y degustación de productos gourmet. Todo muy fino y todo muy informal en el corazón del Madrid más castizo.

Varios puntos de venta en los cuatro costados del mercado, atendidos por marchantes especializados y orgullosos de lo que venden. Los precios varían de acuerdo con el tipo de producto. Hay gente que compra allí todo lo necesario para un buen almuerzo en familia o para una cena íntima, incluyendo vinos y licores, y se lo lleva a casa. Otras personas —la mmayoría— lo disfrutan allí mismo, acodadas en las barras de las ventas o —si corren con suerte— en pequeñas mesas. No hay camareros, así que cada cual va y compra lo suyo y vuelve a su lugar de disfrute.

Pedimos croquetas de sepia, percebes gallegas, queso de Burgos, gambas de Huelva, jamón ibérico de Guijuelo cortado al momento, todo acompañado por un magnífico tinto Finca Allende reserva 2005, de Rioja, con su característica cepa graciano. Una de las señoras que vende en el puesto de vinos nos recomendó un albariño excelente, pero no de Rías Bajas sino de la denominación de origen Ribeiro. Todos los vinos que se encuentran allí son reservas o de crianza. Pedimos por copas (tres euros) para probar varios, pero también se puede comprar por botellas (once euros), lo cual es más recomendable. Todo estuvo estupendo. No es una opción económica —hoy por hoy nada lo es en Europa— pero la relación entre calidad y precio es muy razonable. Sobre todo porque algunas tascas del centro de Madrid venden cualquier tortilla a precio de lujo.

Uno de los puestos de venta incluso servía platos más contundentes, como la fabada asturiana o el cocido madrileño. Pero la mayoría está allí para disfrutar del tapeo y de la variedad de sabores. El servicio es rápido y amable. Eso sí: debería haber más mesas y sillas pues en la noche se llena hasta el tope.  Los jueves, viernes y sábado la acción llega hasta las 2 de la madrugada. Con el señorial encanto de Madrid.

Anuncios

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en Culinaria y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s