Alicia Freilich JORGE SEMPRUM, TATUADO EN BUCHENWALD

Esta semana falleció el conocido escritor y periodista español radicado en Francia, guionista de dos películas históricas, La Guerra ha terminado y Z. Famoso también por La segunda muerte de Ramón Mercader, que nos llegó en los años setenta por la editorial caraqueña Tiempo Nuevo, dirigida por don Benito Milla. Texto donde narra el asesinato de Trotsky para entre líneas motivar la razón que lo llevó a romper con su militancia comunista.

Menos conocido del gran público por su grande y primera novela El largo viaje, traducida al español por Seix Barral en 1965. En ella relata su experiencia directa como participante de la Resistencia, su detención por la Gestapo en 1943, los dos agónicos años en el campo de concentración y de exterminio Buchenwald, la liberación y su retorno del extranjero a Francia.

Todo este pavoroso iliterario exterior se junta con otro largo y difícil viaje. El interno, hacia la propia y adolorida conciencia. Ambos se estructuran en forma de espiral concentrada sobre un eje, narración de la vida y la muerte de ciento viente enclaustrados dentro de un vagón que los conduce durante cinco días y cinco noches, desde Francia hasta el campo alemán. Semprún arma un impresionante montaje fílmico con todos estos argumentos, a menudo recurre al corte imprevisto de paisajes captados en distintos tiempos y lugares, fragmentos de vidas ajenas y biográficos, en un tono de letanía escalofriante.

Testimonio para siempre de lo que significa pasar de repente a la condición de paria, expatriado que quiere ejercer la libertad sin adjetivos. A ratos, un reportero preciso, nunca impersonal, que registra cada suceso, expresión y voz. De allí la frase corta, el tenso laconismo. Pero al unísono el sensible poeta de una prosa lírica y nerviosa que desgarra la negra esencia del fascismo. Un extraño ser que absorbe el desamparo de los anti SS, judíos, rojos españoles, toda minoría disidente y prisionero del totalitarismo, hasta hoy. Concisión ácida de quien “está preso porque quiere ser libre”. Queda su mirada triste de humanista que recuerda para un futuro presente.

Herencia escrita recomendable como libro de cabecera, en especial, para los diputados y demás funcionarios del actual Partido Comunista Venezolano.

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en Letras, Otras voces, Sociedad y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s