Trino Márquez PERÚ: VIGILANCIA Y TRANSPARENCIA

Ojalá Mario Vargas Llosa no tenga que arrepentirse de la pasión que le puso al triunfo de Ollanta Humala. Sin su activo respaldo y el de Alejandro Toledo, Humala hoy estaría haciendo un balance de por qué había perdido frente a una joven como Keiko Fujimori.

Al comandante Hugo Chávez también lo acompañó un grupo amplio de intelectuales asqueados del continuismo y la petrificación de Acción Democrática y COPEI. Ellos buscaron en el caudillo la salida a la ruina económica, el deterioro moral y la crisis política en la que –supuestamente- el bipartidismo y los líderes del punto fijismo habían hundido a la nación. La mayor parte de esos intelectuales, los más sensatos y honestos, rápidamente se desencantaron. Se dieron cuenta de que el putchista fracasado era mucho peor que todos los mandatarios precedentes. Autócrata, militarista, inepto y condescendiente con la corrupción que campea a su alrededor. El Caballo de Troya con el que tomó por asalto a una sociedad ingenua y desguarnecida fuela Constituyente. El voto, principal instrumento de los demócratas, fue utilizado para dinamitar la democracia y atornillarse en el poder. El cordero que pastaba en 1998 por los potreros del país, se convirtió en un lobo con unas fauces insondables. ¿Será este el destino del Presidente Electo de Perú?

Humala fue elegido en circunstancias muy distintas a las que rodearon a Chávez. La Venezuela de finales de los noventa era una nación en plena crisis económica y política. Perú, al contrario, ha vivido un auge del PIB que lleva más de veinte años, y su sistema político, a pesar de carecer de grandes partidos nacionales, se ha estabilizado. Aunque Vargas Llosa no quiera recordarlo, ese ciclo expansivo comenzó durante el primer gobierno de su odiado Alberto Fujimori.

Humala alcanza la primera magistratura antecedido por la funesta experiencia de Chávez. Guerra avisada no mata soldado, y si los mata es por descuidado, dice el refrán popular. Así es que si los peruanos se dejan aplicar la misma receta que los otros integrantes de la pandilla –Correa, Morales y Ortega- no tendrán perdón de Dios. Los demócratas peruanos están obligados, en virtud de la apuesta tan arriesgada que tomaron, a ser vigilantes de las acciones de Humala, con el fin de impedir que el virus introducido por Chávez en el continente siga propagándose por el resto de la región.  Están comprometidos a ser guardianes de la democracia, o sea, de la alternancia en el poder y el respeto al Estado de Derecho, y del talante respetuoso de la izquierda democrática tipo Mujica, Rousseff o Funes.

A Mario Vargas Llosa los venezolanos tendremos que pedirle que -desde España, Perú o desde donde se encuentre- nos dé su apoyo irrestricto y entusiasta –tal como lo hizo con Humala- para con su valiosa ayuda sacar a Chávez de Miraflores. Salvo en el terreno de los derechos humanos, el comandante vernáculo es peor que Alberto Fujimori en todos los terrenos. No importa que el premio Nobel no haya nacido en nuestra tierra. Su estatura moral e intelectual y su proyección internacional como defensor de la democracia, será un inestimable aporte en la lucha contra la novedosa dictadura neocomunista que existe en Venezuela.

Esta neodictadura intenta ahora utilizar artilugios tecnológicos para sembrar temor en la población votante. Además de la montaña de dólares que unos cuantos vivos se embolsillarán, la culminación de la automatización del voto envolverá de dudas y temores al pueblo llano. En las elecciones peruanas no fue necesario ninguno de esos dispositivos automáticos que propone el CNE para garantizar la fidelidad y confianza en los comicios. La gente se presentó a su centro de votación y sufragó sin estar sometida al martirio de sofisticadas máquinas biométricas, captahuellas, cuadernos electrónicos y el resto de la parafernalia que la mayoría oficialista pretende imponer. El proceso de votación transcurrió sin sobresaltos, ni presiones de ningún grupo fascistoide. Los resultados se anunciaron nacional e internacionalmente a partir del conteo rápido y de las encuestas a boca de urna realizadas por un grupo de empresas reconocidas. Fue un proceso  transparente, esencialmente civil. Llos protagonistas fueron los ciudadanos que se pronunciaron por alguno de los dos candidatos de la contienda. A la hora prevista culminó la consulta y al poco tiempo los peruanos y el resto del mundo se enteraron de los resultados       -por cierto muy reñidos,  menos de 3% de diferencia-. Nadie salió  a decir que había sido una victoria de m …, o a cantar fraude, o a amenazar con que no reconocería el triunfo del otro. Perú, que crece a tasas sostenidas de 6% y 7% anualmente desde hace dos décadas, no gasta sumas millonarias en automatizaciones innecesarias. Los chavistas, con intenciones nada santas, quieren malbaratar el dinero de los venezolanos. Hay que impedirlo. La sociedad tiene que retomar la conducción de las elecciones.

@tmarquezc

Anuncios

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en Otras voces y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s