Fernando Escorcia LA CASA DE RUBEN: EL JUGO DE LA GASTRONOMIA INSULAR*

Fernando Escorcia entrevista a Rubén Santiago para su programa de radio.

Desde hace muchos años, 38 para ser exactos (a este 2011) Rubén Santiago se ha incrustado en nuestra tierra para desgajar el exuberante jugo de nuestra gastronomía insular. Rubén Santiago en su casa, su cocina y sus recetarios ha inventariado la cocina margariteña pero también ha reinventado esa noción pluricultural que reposa en las mesas orientales. Curioso y bonachón, Rubén se ha convertido en el vigía de nuestro mestizaje culinario, producto de esa inusitada mezcla de culturas inmigrantes y tradiciones.

En su modesta y cálida Casa de Rubén se ha sembrado la semblanza del margariteño y la exclusiva característica de nuestros ingredientes. Nuestros peces, moluscos y mariscos se reservan para la frescura que nos inventa. El pastel de erizo o la ensalada de botuto dejan en quien las saborea la misteriosa salobridad de nuestra tierra. El pastel de chucho ensambla los sabores del pescado y el plátano. En el que ha aportado suficientes elementos y valores como para que le valoremos por haber reinventado este emblematico plato insular y hacerlo posible y “comercializable” en las cartas de los restaurantes de nuestro territorio neoespartano e insular.

A esto potensiamos la crema de frutos marinos que redimensiona la fosforera. El inenarrable asopado de mariscos margariteño deja boquiabierto al gourmet de mejor facha que se retuerce de exquisitez ante este plato. Los condumios, combinaciones y sabores de nuestra isla se mezclan para darle personalidad e identidad a un plato de fama internacional. Incluso podemos agregar un capricho que solicitamos con anticipacion: Mero a la sal pampatarena. Son demasiadas las pistas que lo enlazan con la alegria caribena y la satisfaccion venezolana.

En su casa y en su cocina, se cuecen día a día las mejores formas del plato insular. En sus fogones arde la olla de nuestra identidad. Se funde el claro misterio de nuestro caribe y el sudor vertido en las tierras de la Nueva Cádiz. En La Casa de Rubén se anida el jolgorio y la gloriosa jerga de nuestra gente. Se aglomera la fantasiosa y divertida anécdota de nuestro pueblo; la facilidad del verbo y la chanza; el reclamo y el cariñoso insulto que abraza nuestra cotidianidad. En La Casa de Ruben abrazamos el venezolano que somos y el margariteno que queremos ser. Humor, picardia, sabrosura y venezolanidad. A pesar de los kilos forzados que ha perdido Ruben, su bonhomía mas bien le crece a borbotones para regalar en sus tertulias, platos y guisos. No se lo pierdan. Venir o vivir en la Isla de Margarita sin visitar La Casa de Ruben es como ir a la laguna La Restinga y no comer ostras.

* Publicado en http://fernandoescorcia.blogspot.com.

Anuncios

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en Culinaria, Otras voces y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s