Alicia Freilich PRIVADO Y PÚBLICO

Caricarura de Manuel Olayza 2000

Se trata de biología política. Una persona, por más cerebral que sea, se enamora y enloquece. Igualito puede pasarle al país más democrático.

Los psiquiatras explican: quien ha experimentado la situación límite de un delirio y el consecuente divorcio conyugal, geográfico, profesional o de cualquier índole, sabe de su dificultad pues obliga a cambios sustanciales en cuerpo, alma y mente. Son momentos de precipicio por todos los ángulos y requieren calma, introspección, balance, asesoría técnica, ayuda médica, en particular la psicológica, y lo más difícil: amigos por afinidad y a toda prueba. Los sociólogos aclaran: todo grupo constituido en comunidad, país o nación, es un cuerpo biológico con espíritu y cerebro de vivencias y necesidades idénticas o muy parecidas a las individuales que lo configuran. Y ambos concluyen: a riesgo de perder el juicio y varios o bastantes logros, esos períodos de transición exigen contener lo instintivo y emocional en todas sus variantes para dar entrada al frío análisis que incluye una interna calculadora elemental y serio sentido del humor autocrítico.

El comunicador aplica: Venezuela se divorcia de la mitomanía. Ya entró en ese tránsito de lucha por la recuperación de su cuarentona cédula democrática obtenida a costa de represión, cárcel, guerra, guerrilla, exilio, atraso, pobreza y sacrificio de muchas vidas durante siglo y medio desde su nacimiento político independiente. La mitad de los venezolanos, hoy mayormente niños y jóvenes, ha sido testigo, víctima, ahora seguro actor de este intervalo desde un militarismo en vías de dictadura comunista hacia una república liberal,con la meta de lograr un socialcapitalismo democrático, como el pretendido por el presidente Obama lo que implica comparación investigativa, tolerancia, corregir errores, desprendimiento, principios de ética perdida o nunca practicada.

Para esta renovación, la MUD tiene obligaciones urgentes. Pero resulta por demás cómodo y cínico limitarse a reclamar sin ofrecer ningún compromiso ni aporte personal. Las fichas sobre el tablero de esta hora decisiva son de cada jugador en su propia mesa casera de sólidas cuatro patas para sobre ella, colocar ego, autocontrol, conocimiento, experiencia, haberes, deseo, sentimiento, apostando a un ajedrez de futuro donde el ingrediente primario es la razón.

¿Y los fans revolucionarios? El dogmático desprecia la psiquiatría y el psicoanálisis. Quién sabe, a lo mejor, de inicio, en vez de revanchas y ensayos de guerrilla o terrorismo, pueden acudir a la receta de aspecto cursi pero la más popular, tantas veces eficiente. Asumir aquel hermoso bolero de boleros, terapéutico del duro despecho. Sobre todo en la versión insuperable que le hizo Bola de Nieve y entre sabias frases dice: He renunciado a ti, ardiente de pasión, no se puede tener conciencia y corazón…

Anuncios

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en Otras voces, Sociedad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s