Isabel Pereira EL VERDADERO CENSO NACIONAL

Venezuela no es un país de pobres aunque para crecer haya tenido que sufrir los errores propios y ajenos de caudillos, dictaduras, gobiernos populistas, repartidores de recursos fiscales y ahora, por último, socialistas a la cubana. Las estadísticas en Venezuela muestran que 44% de las personas son pobres, por ende un 56% no lo son. Con una proporción igual, un candidato ganaría holgadamente las elecciones. Esto lleva a concluir que no somos un país de pobres, aunque la pobreza sea inmensa.

Partiendo de esta idea es aconsejable que nos tratemos de ver como una sociedad donde la mayoría es clase media. Basándonos en la idea de que la clase media no se define frente a esa medida infernal representada por el salario mínimo, cifra equivalente a la menor cantidad de ingresos que puede tener un hogar para no sufrir. Sí asumimos el salario mínimo como medida, simplemente estamos cerrando el paso al poder humano de transformación. A la fuerza espiritual de las personas para cambiar.

Es irrebatible la idea de que la clase media está conformada en su origen por personas que fueron pobres y dejaron de serlo por haber decidido transformarse como personas. La clase media por tanto está integrada básicamente por ex – pobres que decidieron dejar de serlo “ellos mismos”, que se esforzaron para transformar la realidad, el entorno que parecía invencible. Esta nueva clase media no puede medirse por el salario mínimo porque es lo más alejado de su propia vida, una gran mayoría de ellos no son asalariados. Pero, construyen sus casas e inventan maneras de emprender negocios.

El cambiazo

Si nos miramos como clase media todo el universo cambia. En lugar de abusar del poder discrecional de repartir, podríamos ver con claridad infinitud de oportunidades abiertas, que nos convidan a entrar, a reconstruir, a participar.

El reto sería transformarnos de caritativos en solidarios; de enemigos de clase en los mejores socios; pasar de culpar a los otros a responsabilizarse. Sustituir el afán de poder y dominación por el respeto a la fuerza humana que se desprende de aquellos que son capaces de vencer las circunstancias con voluntad e inventar una casa, un negocio.

Como oímos siempre: “Nadie nos ayudó a construir este barrio, nadie se acercó a decirnos donde podíamos hacerlo y donde no podíamos hacerlo. Fuimos nosotros solos y ahora estamos aquí”. Ese es el desafío….

Si reconocemos que no somos pobres, sino que los recursos son escasos, que las posibilidades de financiarnos son débiles, que carecemos en su mayoría de relaciones salariales que den lugar a créditos, que se han invertido todos los ahorros en viviendas que carecen de títulos de propiedad, que estamos abiertos para aprender todo aquello que mejore nuestras vidas, las respuestas, los caminos deben ser otros. Se trata de partir o comenzar por valorizar lo que se tiene y no afincarse sobre las debilidades.

El resultado solo puede ser el que se asume frente a los hechos cumplidos, allí están los constructores de las más grandes aglomeraciones de viviendas del país, productores, micro empresarios, comerciantes, forzando la entrada a lo que llamamos “formalidad”.

El verdadero Censo Nacional

Para ser clase media habría que comenzar por descubrirnos nosotros mismos, dejar de lado el auto compadecimiento. Sería de gran utilidad para el país que además de contarnos y medir las cosas, lo cual es necesario pero insuficiente, porque con esa información podemos hacer cosas muy buenas o lo contrario, lo conveniente, lo necesario, sería atrevernos a realizar un censo introspectivo que nos permita ver por dónde andamos los venezolanos, qué sentimos, creemos y soñamos.

El primer paso es auto analizarse. Querido lector, si lo considera de interés, tome un papel y un lápiz, buque un momento de privacidad y hágase algunas de las siguientes preguntas:

¿Qué hago cada día? a. Trabajo en cualquier cosa, soy toero o b. Tengo un rumbo.

¿Qué sé yo? a. ¿Hago lo que sé?, b. ¿Lo que sé, para qué me sirve? c. ¿Qué necesitaría aprender para hacer las cosas mejor?

¿Qué quisiera hacer? a. ¿Cuál es mi sueño? b. ¿Qué debería hacer para lograrlo?

¿En cuál camino estoy? a. Las señales dicen que llegaré a donde quiero ir; b. No tengo esperanzas de llegar. c. Voy por el camino errado.

¿De quién depende que tome el camino acertado? a. ¿De mí mismo?; b. ¿Del gobierno

La mejor fórmula para gobernarnos es: a. Repartir igualitariamente; b. Crear oportunidades para que haya producción. c. Quitarle a los otros y repartir.

¿Cómo cree que Steve Jobbs construyó Apple? a. Explotando a sus trabajadores, b. Liberando todo su ingenio.

¿Cómo cree que son las relaciones en Suiza y en Brasil entre los empresarios y el gobierno?: a. Enemigos; b. Socios.

¿Se siente libre? a. ¿Usted decide su vida producto de sus aspiraciones?; b. ¿Se ve obligado a hacer cosas que no le gustan?; c. ¿Le parece imposible llegar a la meta?

Balance de sus deberes y derechos. Haga una lista con dos columnas a. Las cosas que cree merecer sólo por existir y b. Las cosas que sólo puede obtener por sus esfuerzos. Compárelas, reflexione y saque conclusiones.

Esta información seria útil para acercarnos al buen camino, aquel donde las personas sientan que sus expectativas y sus realidades confluyen y no que desde alguna instancia de poder se les obliga a asumir proyectos de vida o ideas, de forma compulsiva.

Las claves para ser clase media.

Si usted al terminar su censo personal, se siente que puede, que tiene ganas de emprender, analice algunas claves para cambiar la percepción de que somos un país pobre, por otra: Somos una sociedad clase media. Entendiendo clase media como una sociedad de gente que cree en sí misma, que sabe que tiene que aprender mucho y aplicar lo que sabe y que además tiene la libertad para crear, para emprender lo que se proponga.

1. Creer en nuestras capacidades. Superar la debilidad para aprender, emprender o trabajar. Se trata de ser humildes pero voluntariosos. (Selecciones del Reader Digest tiene bastantes ejemplos)

2. Con mucho respeto dejar a los héroes en el panteón y mirar al frente ¿Cuáles son los líderes de hoy? ¿Qué espero de ellos? (Ofrendas florales a los héroes y libres para pensar el futuro).

3. Acercarnos al otro, entender que no somos enemigos, que no me resuelvo atacando a los otros. El reconcomio produce enfermedades irreversibles. Matar el reconcomio. Aprender de los que han triunfado no atacarlos, ni despreciarlos.

4. Creer que somos capaces de trabajar en equipo. Si juego tercera base en béisbol ¿no puedo compartir un proyecto con otros?

5. Conectar las recompensas con nuestro esfuerzo, no esperar regalitos. Aspirar a lo que he ganado con mi esfuerzo.

6. No convertir “todas” nuestras necesidades en derechos y sentarnos a esperar que se cumplan. Basta de reclamar a un Estado que no escucha.

7. No sentirnos victimas sino personas responsables, autoras, con proyecto de vida.

8. Ser capaces de asumir, sumarse a metas y objetivos unificadores de personas y grupos heterogéneos. Contribuir a las soluciones colectivas para problemas colectivos.

9. Luchar por la libertad personal y colectiva. Defender la independencia de los Poderes Públicos.

10. Desterrar los mesianismos. Nadie bajará a salvarnos. Tenemos el poder de asumir nuestras vidas.

¡A Dios gracias!

@isapereirap

isaper@gmail.com

Anuncios

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en Otras voces, Sociedad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s