Alicia Freilich EL YIDDISH-KAIT

De los 5.772 años que el pueblo judío cumple este 29 de septiembre, desde el siglo XI existe el yiddish, jerga utilitaria de la diáspora centroeuropea convertida en idioma (muy amado por Franz Kafka) y lengua literaria hasta alcanzar el premio Nobel 1978 en manos del escritor Isaac Bashevis Singer. El título de esta nota significa “la cadena del yidish”, patrimonio global para toda cultura en resistencia que aporta este lenguaje materno—familiar al mundo no judío, en la música por esa inflexión tan especial que fusiona liturgia, voz, instrumentos y mímica, desde el jazz clásico (Al Jolson, Benny Goodman, George Gershwin, entre tantos) hasta el contemporáneo John Zorn y las bandas del actual Klezmer. Al arte de la pantomima consagrado por Marcel Marceau. Y al espectáculo norteamericano, en el teatro musical y el cine de humoristas, entre muchos los hermanos Marx, Woody Allen y los hermanos Coen. Es una lista infinita.

El latín quedó como lengua oficial de la Iglesia y sus derivadas lenguas romance se afincaron distintas en su evolución. El yidish conserva su original sintaxis germánica con alfabeto hebreo, tomando vocablos y giros principalmente del alemán, polaco, ruso y luego de cada entorno, caso muy especial pues al crecer como yiddish-kait devino en institución, herramienta del sobrevivir, manera de ser, y lo más extraño, sello de conducta que permite su absorción por quienes lo escucharon o no. Por ejemplo, vocablos como “meshugue” (locura), “yidishe mame” (madre controladora) “lejaim” (por la vida) y tantos más, ya son comunes en el inglés cotidiano. La clave de esta integración, hoy con sólo tres millones de hablantes, está en una reciente novela titulada La biblioteca de los sueños rotos que resume con ternura, duras vivencias de esta generación obligada a donar o botar millares de libros con legado genético, tesoro de pobreza física, persecución, exilio y exterminio, efectos de la intolerancia, dejados en un rincón, adorno en mansiones, basura en toneles de oficina, nunca leídos por ignorancia, desinterés o flojera.

En su versión laica el mensaje de este idioma —tan forjado en la música pues la plegaria judía se construye sobre sonoridad instrumental y cantada, onomatopeya y gestualidad— se adaptó a la psique general aplicado como yiddish-kait: solidaridad en carencia o duelo, feroz humor autocrítico, lucha contra el olvido, la discriminación y el fanatismo, más si proviene de la propia comunidad judía, respeto de los Diez Mandamientos con o sin ritos proyectando a toda actividad la fusión cultural que mezcla, asimila, reinventa y aporta.

La obra citada (Duomo Ediciones. Barcelona, 2010), Premio Ribalow de Ficción 2011, es el mayor canto actualizado al yiddish. Su autor, Peter Manseau (n. 1974, Washington D.C.), es profesor de estudios religiosos en la Universidad de Georgetown, editor, articulista de The New York Times y The Washington Post. Su madre fue monja y su padre sacerdote católico. Yiddish-kait sólo es posible en democracia. Jamás bajo régimen dictadólatra, amoral en su interesado y artificial laberinto ritualista, sin religiosidad.

Sobrevida es recordar que se olvidó.

Anuncios

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en Otras voces y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Alicia Freilich EL YIDDISH-KAIT

  1. Pingback: Yiddish | TagHall

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s