Alicia Freilich ISAAC CHOCRÓN, EL MENTCH

Para su correo electrónico seleccionó Isacho, que fusiona nombre y apellido con sonoridad de jerga afectuosa, la misma que otorgó profesional y personalmente a manos desplegadas. Y solicitó sin ambages. Para quienes a esta altura del programa hacen balance del alma contenida en una gran obra, fue lo que el yiddish registra con una palabra aplicada sólo a los elegidos y que ya forma parte del inglés cotidiano. Mentch significa persona íntegra, gente cabal, autenticidad plena en su legado y conducta. Humano a plenitud en su ser, hacer y decir como escritor, pedagogo y promotor cultural.

Muchas angustias tuvo que superar hasta ser él mismo. Pionero de las artes escénicas venezolanas en proyección universal, también lo fue en su postura valiente, sin ocultamientos ni alardes, de su condición homosexual, en una época cuando parecerlo, siquiera mencionarlo, era lacra social, pecado vergonzante. Se sirvió de la ironía a modo de antifaz transparente para mostrar su compleja identidad . Y esa falta de doblez tan sobria, sin mentiras, exhibición ni desplantes, se refleja nítida en los conceptos centrales de su dramaturgia, cada día más vigente.

Que la Venezuela banal está en venta. Que la Revolución social comienza y sólo es posible cuando sus gestores pueden revolucionar primero su profundo interior mediante la reflexión analítica del por y para qué, cómo, cuándo y hacia dónde voy y luego iremos. Que ser y ejercer como judío veraz, ayer, hoy y siempre, implica la sólida sobrevivencia a duros conflictos intrafamiliares, comunitarios, nacionales y planetarios.

Quizá es por esa temática, al unísono tan propia, gregaria y general, es por lo que hace poco, Marko Milevich, estadounidense, y Wilfredo Hernandez,venezolano, investigadores en dos universidades norteamericanas, vinieron a la Sala Isaac Chocrón del Museo Sefardí de Caracas Morris E.Curiel para documentarse en directo sobre su trabajo y entorno.

Quizá por eso, el prestigioso equipo Palo de Agua profetizó en sentida nota luctuosa, que el telón permanece abierto para las nuevas generaciones de la dinámica cultural y teatral, capaz de asimilar y proyectar su heredad hasta los ciento veinte.

Anuncios

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en Cultura, Otras voces y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s