Gerver Torres UNA PALABRA QUE DESCRIBE EL PAÍS

Si a usted le preguntan cuál es la palabra que mejor describe la situación general del país hoy, ¿cuál diría? Yo digo que es “colapso”.  En el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española uno de los significados que se le dan a esta palabra es la de “Destrucción o ruina de un sistema u organización”.  Mire usted a su alrededor y dígame, ¿a cuál sistema u organización de los muchos que forman el país, no le cabe esa definición? Se pasea usted mentalmente por la infraestructura del país, y esa es la mejor definición: la vialidad, el sistema eléctrico, el penitenciario, el de salud, etcétera. están colapsados. Voltea usted hacia las empresas públicas, incluida PDVSA y ya es poco lo que queda en pie. Se detiene a pensar en la agricultura y el aparato productivo nacional en general y resulta que están en vías de extinción.  Si opta usted por una perspectiva más institucional y mira, por ejemplo, el sistema judicial, ¿qué calificativo le aplicaría? Lo que no está ya colapsado está en proceso de colapsar. Vea usted la acelerada acumulación de deuda externa y el desorden del gasto y concluirá que allí se gesta el colapso de las finanzas públicas.

Joseph Shumpeter popularizó el término “destrucción creativa” para describir procesos en los cuales se destruyen modelos, organizaciones y estructuras para dar paso a otros de calidad superior. Obviamente, este no es el caso de Venezuela.  Aquí  no se ve emergiendo por ningún lado los nuevos modelos, procesos u organizaciones que sustituyen las viejas.  La democracia directa, las empresas de producción social, las zonas de desarrollo endógeno, los fundos zamoranos, todo eso murió antes de nacer. Aquí cabe hablar más bien de “destrucción pura”; destrucción de la cual no ha surgido nada nuevo. Simple práctica de  “tierra arrasada”.

Pero esa destrucción sistemática de instituciones, organizaciones y empresas puede tener un lado bueno: la posibilidad y hasta la obligación que tendremos de construir un país totalmente nuevo, prácticamente desde cero; algo parecido a la reconstrucción de Europa después de la Segunda Guerra Mundial, algo similar al famoso milagro alemán. Será la oportunidad de construir nuestro “milagro venezolano”.

gerver@lidearazgoyvision.org

Anuncios

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en Otras voces y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s