Historia de un crimen A SANGRE FRÍA

Toby Jones ejecuta una actuación sorprendente como Truman Capote.

Obra notable filmada hace casi seis años, Infame fue anunciada en el Festival de Cine Independiente de EEUU a finales de julio de este año. Ignoro si fue estrenada en esa oportunidad, pues yo me encontraba fuera de Venezuela. Ahora se estrena comercialmente bajo el título Historia de un crimen, sin advertir que su personaje central es Truman Capote, cuando el escritor escribía A sangre fría. Para que no pase por debajo de la mesa, reproduzco la nota que publiqué en su momento. Por favor, no se la pierdan.

Esta película es un verdadero hallazgo. En 2006 —apenas un año después de estrenarse Capote, la película de Bennet Miller que le valió un Oscar a Philip Seymour Hoffman por su genial interpretación del escritor norteamericano— se estrenó esta Infame del guionista devenido en director Douglas McGrath con el singular protagonismo de Toby Jones como Capote en el proceso de escribir su más célebre novela: A sangre fría. La comparación es inevitable pero también irrelevante. Las dos obras tratan el mismo tema con el mismo personaje. Ambos filmes son excelentes y cuentan con actuaciones sorprendentes. Tal vez la diferencia se sitúe en la actitud más riesgosa de Infame, que muestra un Capote ambiguo en sus afectos, más frívolo en sus maneras, más abrumado por su propia inseguridad. En la presentación inicial, los títulos juegan con la palabra Famous (famoso) que se convierte en Infamous (infame), un giro que prefigura el tono del relato que sigue. Una apertura que marca la dimensión de una película que, repito, es un verdadero hallazgo.

Sobre la base del libro Truman Capote de George Plimpton, el film dimensiona el proceso creativo y personal que vive el narrador de origen sureño —nació en Nueva Orleáns en 1929 y murió en Los Ángeles en 1984— cuando descubrió el caso real que se convertiría en su mejor y última novela, A sangre fría, publicada en 1966 tras cinco años de trabajo intenso. Una noche de 1956, los ex convictos Richard Eugene Hickock y Perry Edward Smith ingresaron a la casa de los Cutler, una familia de prósperos granjeros de Kansas. Buscaban una caja fuerte con miles de dólares. Nada encontraron pero mataron a los cuatro miembros de la familia. El caso conmocionó a la opinión pública norteamericana y Capote emprendió la reconstrucción realista del crimen y trabó relación con los asesinos, en especial con Perry Smith. Con A sangre fría, el narrador elaboró una non fiction novel o una ficción sobre hechos reales que dio paso a lo que se llamó luego nuevo periodismo estadounidense. Realidad ficcionada, dirán otros.

Según la película de McGrath, las contradicciones que sufrió Capote en ese proceso lo condujeron a un dilema moral y hasta afectivo que impulsaron su propio deterioro, al amparo del alcohol y las drogas. El escritor moraba en dos mundos diferentes. Sus obras previas —Otras voces, otros ámbitos, 1948, Se oyen las musas, 1956, Desayuno en Tiffanny, 1958—lo había convertido en una luminaria de las letras y los círculos artísticos de Nueva York y Los Ángeles. Paseaba su condición homosexual sin complejo alguno y le gustaba escandalizar a las “buenas” conciencias. Pero, por otra parte, su vínculo afectivo con Perry Smith le planteó serias dudas sobre su vida. Capote no quería que lo ejecutaran pero sabía que la pena de muerte sería magnífica para el éxito de su novela. Lo cual sucedió. En 1965, después de cinco años de juicio, ambos asesinos fueron ahorcados. Al año siguiente se publicó A sangre fría y vendió de entrada más de 300 mil copias. También Capote actuó a sangre fría.

La fuerza del personaje central se levanta desde la pequeña humanidad del excelente actor inglés Toby Jones, quien dota de intimidad angustiosa a un Capote distinto al también magnífico de Philp Seymour Hoffman. En este caso, el escritor se desmorona a través de su relación afectiva con Smith. Gracias a ciertos gestos, un tono de voz muy particular y una fragilidad física que expresa su fragilidad emocional, el narrador vive su propio proceso de destrucción. En Infame Jones asume por primera vez un personaje principal. Es uno de esos actores secundarios que hemos visto en muy buenas películas, siempre en la línea de apoyo, que ha encontrado su lugar en el cine internacional. La película contó además con un elenco descollante: Daniel Craig como Perry, antes de hacerse famoso como James Bond en Casino Royale; Sandra Bullock como la escritora Nelle Harper Lee que acompañó a Capote en su proceso; el legendario director Peter Bogdanovich en un papel breve pero significativo; Jeff Daniels como el policía que abre sus puertas a lo exótico; Sigourney Weaver como una socialité de entonces; Isabella Rossellini como una de las Agnelli; y Gwyneth Paltrow como una figura social relevante. Es decir, McGrath tuvo el apoyo de lo mejor de Hollywood.

Infame es una obra trasgresora tanto en su puesta en escena como en el manejo de su personaje central. La forma en que el director se asoma a la vida de Capote es sutil y a la vez precisa. Sabe manejar las dos personalidades del escritor. De la frivolidad a la trascendencia, de la conveniencia social al amor imposible, del deseo de triunfar a la conciencia de su conducta, de la fama a la oscuridad. Es un drama que el propio Capote diseñó al estilo del título de su mejor novela.

INFAME (Infamous), EE.UU, 2006. Dirección: Douglas McGrath. Guión: Douglas McGrath, sobre el libro Truman Capote, de George Plimpton. Fotografía: Bruno Delbonnel. Música: Rachel Portman. Montaje: Camila Toniolo. Elenco: Toby Jones, Daniel Craig, Sandra Bullock, Peter Bogdanovich, Jeff Daniels, Hope Davis, Sigourney Weaver, Juliet Stevenson, Isabella Rossellini, Gwyneth Paltrow. Distruibución: Cinematográfica Blancica.

Anuncios

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en Cine y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s