La maravillosa vida breve de Óscar Wao LA SAGA DE UNA FAMILIA Y UN PAÍS SEGÚN JUNOT DÍAZ, por Alfonso Molina

La temporada perezosa que se desplaza del viejo al nuevo año me permitió saldar una vieja deuda: leer La maravillosa vida breve de Óscar Wao, la ya legendaria novela del norteamericano de origen dominicano Junot Díaz, ganador del prestigioso Pulitzer en 2008, del Premio del Círculo Nacional de Críticos de Libros de EEUU ese mismo año y de otros galardones importantes. Publicada primero en inglés y luego en español, propone una suerte de saga familiar muy particular que comienza en los tiempos de la dictadura de Rafael Leonidas Trujillo y se extiende hasta la década pasada a través de tres personajes de mucha fuerza: el rechoncho adolescente Óscar de León —rebautizado Óscar Wao como castellanización de Oscar Wilde—, su desesperada hermana Lola León y su madre Beli Cabral, mujer de mucho pasado pero también de mucha belleza morena. Historias del desencuentro afectivo, sexual y cultural desarrolladas entre Nueva Jersey y Santo Domingo a través de la visión de Yunior, narrador presente y oculto —se supone el álter ego del propio Junot Díaz— que se sustenta en el uso del lenguaje híbrido pero muy expresivo del inmigrante o hijo de inmigrante. Cuando terminé de leerla reconocí una obra apasionante y muy hermosa. Deseé haberla leído antes en inglés.

El propio Díaz parece un personaje novelesco. Nació en un barrio de Santo Domingo el último día de 1968 y se mudó a Nueva Jersey en 1974, cuando contaba apenas siete años. Conoció la vida del inmigrante pero también la de un adolescente que se abre camino en el campo de la literatura hasta estudiar la carrera de Inglés y egresar de la Universidad de Rutgers y luego culminar una maestría en Bellas Artes en la Universidad de Cornell, méritos académicos que confirmaron su vocación y su talento. Recibió una beca de la John Simon Guggenheim Memorial Foundation, gracias a la cual vivió en el DF mexicano, y otras distinciones universitarias. Actualmente se desempeña como profesor de escritura creativa en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) y como editor de ficción de la revista de literatura y política Boston Review. Sostiene una importante actividad como defensor de los derechos políticos y sociales de los inmigrantes en Estados Unidos. Los cuentos que había publicado en la revista The New Yorker fueron recogidos en su primer libro Drown (Ahogado) que fue publicado en 1996 por Mondadori en español bajo el título de Los Boys. Pero sin duda, la obra que lo ha catapultado es su primera novela: La maravillosa vida breve de Óscar Wao.

Se construye sobre la base de las desventuras de una familia y un país. Oscar es un adolescente obeso y nerd que presuntamente arrastra el fukú, es decir, una maldición  de sus antepasados dominicanos. Amante de la ciencia ficción, vive con su hermana Lola y de su madre Beli, víctimas directas o indirectas de la terrible dictadura de Trujillo que concluyó en 1961. Oscar no se atreve a tener relaciones sexuales, busca el reconocimiento social y escolar y sufre de amores no correspondidos, en abierto contraste con la resolcuión y la sensualidad de su madre y de su hermana, cada una a su estilo y hora. A través de largas notas al pie de páginas, que contextualizan la historia, se hilvana la narración de Óscar que en un momento dado abre paso a la de Lola y Beli, en diferentes momentos. De hecho, Óscar nunca conoció la dictadura pero padece su memoria y su terrible legado espiritual. En cambio Beli se halla unida de manera permanente con esos recuerdos y Lola sufre esa herencia involuntaria.

A veces la novela parece una tragedia, en otros momentos adquiere el tono de una comedia, a ratos semeja una burla de las costumbres y prejuicios de los inmigrantes, pero siempre se manifiesta a través del uso audaz del lenguaje que va más allá de la mezcla del inglés y el español. No se trata de un mero spanglish sino de una propuesta de lenguaje que arrastra incluso vocablos afro-antillanos. La sugestiva traducción castellana que leí —responsabilidad de Achy Obejas— revela la presencia del inglés como idioma del escritor y como respaldo lingüístico de la trama. Y una amiga que lo leyó en inglés me señala que también se siente la poderosa fuerza del español como lenguaje de la cultura dominicana. Podría decirse que es literatura dominicana escrita en inglés o literatura norteamericana con raíces dominicanas. Ignoro si esta propuesta de Díaz posee más consistencia, pues no he tenido acceso a otros libros suyos, pero sí revela una formulación muy cuidada en sus significaciones.

El reto de Óscar consiste en vencer el fukú maligno, convertirse en un gran escritor fantástico y seducir a la mujeres. Desiste de su vieja idea de adelgazar y de hacerse más atractivo. Practica, más bien, una suerte de flagelación continua y retroalimentada por los cuentos de su familia en la República Dominicana. Un desafío distinto a la de Lola y Beli, quienes buscan reafirmar la condición femenina de sus existencias y conductas. Ellas fueron las víctimas directas de un autoritarismo definitivamente machista y sanguinario, a la usanza del propio Trujillo. Pero siempre la reivindicación afectiva, sexual y social de esas dos mujeres se enfrenta con la brutalidad de una realidad excluyente.

Tal vez el aporte más importante de La maravillosa vida breve de Óscar Wao a la renovación del lenguaje —tanto en inglés como en español— se encuentre en la sesuda arquitectura narrativa que desde la perspectiva de Yunior va presentando personajes, situaciones y resoluciones de una forma externa mas no distante. El manejo de extensas citas expresa el detallismo del trabajo literario. Algo que guarda en común con Blanco nocturno, una novela muy distinta —aunque también excelente— del argentino Ricardo Piglia. El propio Díaz ha declarado que tardó once años en escribir la novela que lo colocó en el mapa mundial de la nueva narrativa.

LA MARAVILLOSA VIDA BREVE DE ÓSCAR WAO (The Brief Wondrous Life of Oscar Wao), de Junot Díaz. Traducción de Achy Obejas. Literatura Mondadori. Ramdon House Mondadori, Barcelona y Bogotá, 2008.

Anuncios

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en Letras y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La maravillosa vida breve de Óscar Wao LA SAGA DE UNA FAMILIA Y UN PAÍS SEGÚN JUNOT DÍAZ, por Alfonso Molina

  1. Uno de los mejores libros que he leído en mi vida y sí, hay que leerlo en inglés. Saludos,
    Elena B.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s