Historias cruzadas VOCES FEMENINAS CONTRA LA DISCRIMINACIÓN, por Alfonso Molina

Podríamos decir que Historias cruzadas se ha convertido en la película fenómeno del año pasado en el mercado estadounidense. Producida con un presupuesto de 25  millones de dólares y sin grandes estrellas ha recaudado hasta la fecha un poco más de 170 millones, cifra nada desdeñable. Dirigida por Tate Taylor sobre la base de la novela de Kathryn Stockett, ha seducido a los espectadores norteamericanos con una historia veraz y compleja que recoge el oprobio de una época no demasiado remota. A principios de los años sesenta, una chica blanca regresa con un grado universitario como periodista a su ciudad natal, Jackson, Mississippi, y casi por azar comienza a escribir un libro sobre las confesiones de las criadas negras en el estado más racista y segregacionista de EEUU. A partir de ese momento la trama adquiere una complejidad que pone de manifiesto no sólo la injusticia de la discriminación sino también la complicidad institucional que la amparaba. Lo hace a través de una historia coral, de muchas voces, casi todas femeninas. En esa época nadie soñaba con un presidente de raza negra.

En aquellos años la lucha de los afroamericanos por sus derechos civiles se convirtió en una causa transformadora de la considerada democracia más avanzada del planeta. El asesinato de Martin Luther King fue uno de sus capítulos más dolorosos pero hubo muchos otras historias menos conocidas pero igualmente significativas. Como la de Aibileen y Miny, dos mujeres que redimensionan sus vidas a través de la evocación y narración de sus conflictos y exigencias. Interpretadas de manera seductora por Vila Davis y Octavia Spencer, ambas le cuentan a Skeeper, protagonizada por Emma Stone, las notorias iniquidades que han sufrido. Se atreven a compartir sus vivencias con la chica blanca a pesar del temor a las represalias. Lo que hoy consideramos ridículo, medio siglo atrás era una ley aceptada y nunca discutida.

Historias cruzadas, titulada originalmente The help como la novela que la inspira, no pretende convertirse en una denuncia tardía ni busca reabrir la lucha de razas en una Norteamérica con muchos otros problemas, sino ofrecer una narración con un tono amable y comprensivo. No es un drama duro sino una evocación de una época muy injusta con un tono que recurre a la sonrisa y la comprensión. No es un comedia, no está hecha para reírse, pero tampoco es una tragedia en la acepción clásica.

El rasgo más sólido de la película de Taylor reside en el preciso dibujo de sus personajes y en el desarrollo de sus conflictos. Sus confesiones y sus actitudes ante la injusticia confirman la fortaleza de su desarrollo. Pero al mismo tiempo revela una debilidad en cierto maniqueísmo con que trabaja el perfil de las villanas de la historia. La distancia entre negras y blancas es muy marcada. Lo cual refuerza la condición de película femenina. Los personajes masculino son pocos y sobre todo irrelevantes. En ese submundo de mujeres, las diferencias no son sólo de raza sino también de condición social. Pero la trama fluye con comodidad y el espectador se engancha con las situaciones dramáticas y con los momentos cómicos.

Quizá el éxito del film haya que buscarlo en su componente histórico y en su tono verosímil. Aunque se inspira en una novela, posee elementos de cierto carácter documental. La reproducción de la época, la fidelidad de los detalles y el equilibrio narrativo ponen de relieve su poderosa carga humana sustentada en la fuerza de los hechos reales. Las narraciones de esas criadas fueron verdaderas, recogidas por la novelista y trasladadas al lenguaje cinematográfico por un ex actor que ahora se dedica a dirigir películas que atraen la atención de todos.

HISTORIAS CRUZADAS (The Help), EEUU, 2011. Dirección y guión: Tate Taylor, sobre la novela de Kathryn Stockett. Fotografía: Stephen Goldblatt. Montaje: Hugues Winborne. Música: Thomas Newman. Elenco: Emma Stone, Octavia Spencer, Jessica Chastain, Viola Davis, Allison Janney, Chris Lowell y Sissy Spacek. Distribución: The Walt Disney CompanyVenezuela.

Anuncios

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en Cine y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s