Bueno, bonito y barato CÓMO ESCOGER EL VINO DE DIARIO, por Alejandro Jiménez Castillo

Con cierta frecuencia me hacen esta pregunta amigos y conocidos, quizás no con las mismas palabras pero en general la duda es la misma: ¿cómo escoger un vino bueno, bonito y barato para consumo frecuente, para acompañar las comidas diarias o quizás tomar una copa en la cena?

El año precedente he notado un aumento interesante en la cantidad de personas que están dispuestas a tomar vino con frecuencia, creo que influenciadas en su mayoría por la cantidad de noticias que han surgido detallando los beneficios del tinto para la salud e incluso para la longevidad. Esto también lo deben haber tomado en cuenta los productores de esta noble bebida, pues se ha incrementado mayormente la cantidad de vinos de gama media y baja que sacan al mercado, apelando a supuestos análisis que apuntan a que “la gente quiere ahora vinos donde resalte la fruta”, lo que traducen en bebidas jóvenes, económicas y fáciles de tomar, y que a su vez ha hecho aumentar la oferta de éstos en los estantes de supermercados, licorerías y tiendas especializadas.

Se me ocurrió entonces escribir algunos consejos, tomados de mi propia experiencia y la de algunos amigos y amigas, para evitar sorpresas ingratas al momento de probar un vino en la intimidad y quietud de un sencillo almuerzo o cena en nuestra propia casa.

Sabiendo que el precio es el principal factor no hablaremos en detalle de este punto, pero sí vale la pena agregar que no sólo existen vinos buenos en la categoría de los económicos, que podríamos acotar en Venezuela como aquellos menores a Bs. 100,00 (o menos de doce dólares americanos), sino que puedo afirmar con experiencia que los hay muy buenos.

Otro detalle importante a tomar en cuenta es que es en extremo difícil conseguir vinos malos en el mercado, por varias razones: una es que los importadores pasan por un trabajo tan arduo para traer botellas al país que difícilmente se les ocurriría apostar a una posible pérdida con productos de baja calidad; otra es la técnica de vinificación, que en todos los países productores se ha pulido muchísimo, lo que también permite obtener calidad incluso en caldos jóvenes; además tenemos a las personas que seleccionan los productos que venden en sus tiendas que también han aumentado su nivel de conocimiento y hacen su propio filtro de calidad. No está demás agregar que nuestros vinos nacionales, en específico los producidos por Bodegas Pomar, desde hace mucho tiempo podemos anotarlos en la lista de recomendables en cualquiera de sus categorías.

Lo anterior no quiere decir que todos los vinos económicos que compremos serán buenos siempre; hay, entre otros, dos factores que pueden ayudar a dejar un mal gusto en boca: los defectos y el gusto personal.

Hay diferencias entre un vino de mala calidad y un vino defectuoso. Cuando uno habla del primero se refiere a un vino que es correcto, sin defectos, pero que por alguna razón no cumple las condiciones para llamarlo un buen vino. Entre estas razones pueden estar que el caldo proviene de uvas de mala calidad, que no logró equilibrar los niveles de acidez y dulzor, que no muestra los aromas esperados a un blanco, tinto o rosado, o en el que sólo se perciben aromas a alcohol, o únicamente a madera, estos entre otros criterios más que valen para extenderse en otra entrada. Un vino con defectos es aquel que por algún error en su período de producción (vinificación y/o crianza), transporte o almacenaje, se dañó de alguna manera, bien por excesiva exposición a sustancias químicas (sulfitos) u orgánicas (levaduras), bien por contacto con algún hongo en la botella o corcho, también por sobre-exposición al oxígeno por un corcho vencido en su guarda o almacenaje donde incluso puede dañarlo la mucha presencia de sol o calor.

La segunda razón para que uno sienta un vino malo es el gusto. Hay personas a quienes no les gustan una bebida con notas ácidas muy acentuadas, demasiado frutales, demasiado dulces, o con algún sabor amargo al final del trago, o a quienes les parece difícil la astringencia que producen en labios y paladar algunos tintos que han pasado mucho tiempo en crianza en barricas de roble.

Entendiendo lo anterior podemos imaginar que la mayoría casi absoluta de botellas económicas que conseguiremos en el mercado serán buenos vinos, ahora el truco está en poder escoger un vino que nos guste y acompañe bien el consumo diario con comidas o con una buena lectura.

Para no extenderme mucho menciono algunas recomendaciones que creo podrán ayudar a esta selección:

  • Compren un dispositivo para sacar el oxígeno de las botellas, son generalmente una pequeña bomba manual con unos corchos de goma especiales que permiten extraer el aire de la botella generando un vacío en ella, lo que evita que se sigan oxidando después de abiertos y puedan seguir consumiendo la botella por varios días. El que conozco y utilizo es de marca Vacuvin, pero quizás haya otras marcas en el mercado. Es casi un deber tener uno en casa.
  • Una botella de vino rinde para8 a10 copas, dependiendo de su tamaño. Se supone que el consumo frecuente  no debe pasar de dos (2) copas al día para que sus efectos saludables puedan en verdad ser beneficiosos para la salud, y no ocurra lo contrario por un exceso de alcohol en el organismo. Tomen esta cuenta como base para calcular la cantidad de vino a comprar al hacer mercado. Una compra quincenal por ejemplo, podría incluir unas tres botellas para poder tener la suficiente para la siguiente visita al supermercado o tienda de confianza.
  • Se debe tener siempre blancos y tintos para el consumo diario. Aunque no es exacta la vieja conseja de blancos para carnes blancas y tintos para carnes rojas, sí tiene su basamento lógico, pues los platosblancos como los hechos en base a pescados y aves, incluso ensaladas y las pastas con algunas salsas blancas, necesitan vinos suaves, frescos y de buena acidez que no superen o se impongan a la comida; la misma lógica aplica para los platos en base a carnes rojas, pastas con salsas rojas u oscuras, fiambres o sopas con sabores fuertes, requieren vinos con más potencia para lograr el nivel de sabores y aromas de éstos, con la astringencia necesaria para superar las grasas y otros matices en boca que producen las comidas de esta categoría. De acuerdo a sus preferencia o estilo de comidas diarias, compren blancos y tintos de tal manera que puedan acompañar sus comidas según la costumbre que tengan semanal, quincenal o mensualmente.
  • No hagan caso de prejuicios estéticos comunes: La tapa de rosca o el corcho sintético, una etiqueta fea, una botella delgada, pequeña, o muy gruesa, ninguno de estos criterios impactan la calidad de un vino. No he probado vinos envasados en tetrapack, esas cajas cuadrangulares aluminizadas, pero entiendo que son vinos jóvenes de mesa bastante correctos, aunque personalmente prefiero mantener mi prejuicio en ese aspecto y consumir solamente los envasados en botellas de vidrio.
  • Revisen la fecha: para la categoría de los económicos eviten vinos que marquen año de cosecha de más de dos a tres años. Hay los que aguantan más tiempo pero para arriesgarse hay que conocer bien la bodega, su proceso de vinificación, la región, y quizás otros datos más, por lo que prefiero recomendar que no se arriesguen en ese sentido, a menos que deseen hacerlo por probar o experimentar, que también es válido.
  • El punto de la fecha nos lleva a otro criterio relacionado: el lugar donde compren el vino. Busquen supermercados, licorerías o tiendas donde sepan que hay buena rotación de vinos; por regla general la mayoría de los sitios no especializados carecen de un buen método de almacenaje de este tipo de licores pero es algo que no representa problema cuando las botellas se venden rápidamente.
  • Revisen el líquido al servirlo, los vinos jóvenes y económicos deben ser muy limpios y brillantes, sin residuos o partículas de ningún tipo.
  • Cuiden la temperatura al servirlos: los vinos tintos deben servirse frescos (de12 a15 grados) y los blancos fríos (de7 a10 grados); los rosados deben servirse a una temperatura intermedia entre las anteriores (de9 a12 grados aproximadamente).
  • Prueben varias marcas, de varios países y de varias cepas (uvas) y vayan anotando cuáles son sus preferidas, de esa manera se irán formando una idea de qué vinos les gustan más para consumo diario y con el tiempo irán reduciendo el esfuerzo de selección.

Recordando estas recomendaciones podrán mejorar tanto la selección de sus vinos de diario como la experiencia al disfrutarlos solos o con comidas.

Anuncios

Acerca de Alfonso Molina

Alfonso Molina. Venezolano, periodista, publicista y crítico de cine. Fundador de Ideas de Babel. Miembro de Liderazgo y Visión. Ha publicado "2002, el año que vivimos en las calles". Conversaciones con Carlos Ortega (Editorial Libros Marcados, 2013), "Salvador de la Plaza" (Biblioteca Biográfica Venezolana de El Nacional y Bancaribe, 2011), "Cine, democracia y melodrama: el país de Román Chalbaud" (Planeta, 2001) y 'Memoria personal del largometraje venezolano' en "Panorama histórico del cine en Venezuela" (Fundación Cinemateca Nacional, 1998), de varios autores. Ver todo mi perfil
Esta entrada fue publicada en Culinaria, Otras voces y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Bueno, bonito y barato CÓMO ESCOGER EL VINO DE DIARIO, por Alejandro Jiménez Castillo

  1. SALUDOS
    SERIA POSIBLE QUE OFRECIERAS UNA LISTA DE POSIBLES VINOS DE DIARIO SEGUN TU EXPERIENCIA? PARA FACILIRTARME UN POCO LA SELECCION Y LUEGO IRE DECANTANDO SEGUN MIS GUSTOS
    GRACIAS

  2. Andrés, disculpa que no había leído tu comentario. Si eres de Venezuela, con gusto prepararé una lista actualizada de vinos de diario que se puedan conseguir acá.

    Saludos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s